www.diariocritico.com
Según mi punto de vista, tú eres la mala...

Según mi punto de vista, tú eres la mala...

viernes 22 de mayo de 2015, 15:05h

No es que vaya en el título de opinión semanal, mi intención de deletrearles alguna canción de la Lupe; esos conocidísimos temas de la cantante cubana considerada "la Reina del Latin Soul", que bien podrían definir e ilustrar al personaje del que quiero contarles. Para los neófitos en el arte musical, les remito a dos títulos: La Tirana y Puro Teatro, que la Lupe llevó al estrellato de manos de Tito Puente.

Sirvan las letras de estas dos populares melodías, para definir el carácter y la personalidad de María Dolores Cospedal, por ahora, más secretaria general del Partido Popular que presidenta de Castilla-La Mancha. Y es que en estos años de desgobierno del PP en la región, nuestra presidenta ha conseguido lo que nunca antes otro presidente obtuvo de manera tan abrumadora; ser la persona más resentida y odiada por la generalidad de los castellano manchegos.

Castilla-La Mancha ha sido y es, por naturaleza e historia propia, una región trabajadora y austera, gemela de la otra Castilla en cuanto a identidad y recursos, pero sacudida sistemáticamente por quienes se han aprovechado del trabajo y honradez de sus habitantes, por aquellos que venían de Madrid a su coto privado -como ahora- y no dejaban riqueza o acomodo entre las gentes que les servían; muy al contrario, dejaban aquí sus miserias y volvían a la vida del primer mundo como si de vuelta de un parque de atracciones se tratase. Siempre fue así, siempre en tiempos pretéritos, donde no gobernaba el pueblo, donde las decisiones importantes eran tomadas en lejanos despachos por quienes no tenían interés por esta tierra, sino para medrar con sus recursos.

Con la llegada de la democracia muchos pensaron que las cosas podían cambiar, qué Castilla-La Mancha se iba a parecer más a la otra Castilla, y menos a Andalucía y Extremadura, y por poco lo llegamos a conseguir, cuando se puso al frente de esta región a uno de los nuestros; me refiero a José Bono, y digo de los nuestros, porque era y es de aquí, y no un político importado desde Madrid, que se declara castellano-manchego a tiempo parcial.

Todos los anhelos y esperanzas que han puesto los militantes y simpatizantes del Partido Popular, por que gobernase uno de los suyos, desde que esta tierra áspera y seca se convirtió en autonomía, se han materializado gracias a una crisis sin precedentes en la reciente historia de España, pero al mismo tiempo, en la persona que más recortes de prestaciones sociales ha generado Castilla-La Mancha, y que más odios ha acumulado a lo largo de estos cuatro años.

Cospedal no es una persona cercana, ni siquiera para los suyos, es un ejemplo frío y despiadado, revanchista y traicionera, como compete a cualquier dictador que se precie. Y por ello, tiene la enemistad de todos los que rivalizan o compiten con ella, sea en Castilla-La Mancha, o en la cúpula del Partido Popular, donde tiene varios frentes abiertos con sus correligionarios más destacados.

Probablemente, el domingo, desaparezca Cospedal del mapa político de ésta región, pero quedarán todos aquellos que no han movido un dedo por los suyos, los cómplices de la mayor debacle social en esta tierra, los artífices del desgarro económico que ha dejado a miles de personas en el calle, y muchos servicios básicos desatendidos. Alcaldes y concejales que han podido aprovechar la coyuntura de un gobierno favorable para remodelar sus pueblos, ofrecer mayores posibilidades a sus conciudadanos, y no han hecho nada, bueno sí, medrar para buscar un sitio en la política que les permita vivir del cuento, sea en el gobierno o en la oposición.

Ahora no es tiempo de lamentaciones. Ya no es tiempo de enmendar errores y dar el perfil bueno para convencer al distraído votante, al indeciso, al cabreado. Ahora llega el momento de ser consecuente con lo que se ha sembrado; todos, y esperar que si el milagro no se produce, la caza de brujas nos pille con una buena ristra de ajos al cuello, por supuesto, ajos morados de Las Pedroñeras.

La cercanía reclamada por los líderes del PP no se ha producido, ni se va a producir jamás, porque la cercanía tiene que ir en la voluntad de las personas, en la sinceridad de los gestos, en la moderación. A estas horas, los políticos del PP en Castilla-La Mancha, hacen cábalas para comenzar su particular caza de brujas el próximo lunes, para castigar, si ganan, a aquellos que no les han sido proclives, aunque hasta ayer pidieran con humildad, si es que eso existe en el Partido Popular, que les otorguen una confianza perdida en estos cuatro años de desgobierno.

Por la parte que me pueda tocar, por aquello de matar al mensajero, me pondré a buen recaudo, para que no me salpique más que lo necesario, haré mi jornada de reflexión particular, en torno a un vermut de grifo; en Tomelloso, y ejerceré mi derecho al voto tarareando aquello de la Lupe que sirve de título a esta reflexión, "según mi punto de vista....."

Ismael Álvarez de Toledo

periodista y escritor

http://www.ismaelalvarezdetoledo.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios