www.diariocritico.com
Victorias pírricas

Victorias pírricas

lunes 25 de mayo de 2015, 09:41h

Acaba de finalizar el escrutinio de votos de las elecciones municipales y autonómicas en la mayor parte de España, exceptuando Andalucía, País Vasco, Galicia y Cataluña, y los resultados no arrojan mayor sorpresa de lo que ya venían anunciando las distintas encuestas a lo largo de toda la campaña electoral. Una vez más, la madurez democrática de los españoles ha sido determinante para otorgar las distintas cuotas de poder, en el amplio abanico de la gobernabilidad en ayuntamientos y comunidades autónomas.

Los innumerables casos de corrupción, la gestión de la crisis económica y el distanciamiento con los ciudadanos, han sido los tres argumentos válidos sobre los que se asienta una victoria pírrica, en la batalla electoral, sin precedentes en la historia de España, poniendo al frente de las instituciones públicas, en algún caso, a partidos surgidos de la desesperación ciudadana y el compromiso con la honradez y la cercanía como forma de gobierno, y en otros, a los dos partidos mayoritarios; PP y PSOE, pero sujetos al mecanismo de pactos, previsto en la Ley Electoral.

Con los gobiernos del Partido Popular, ostentando la mayoría absoluta en casi todas las comunidades autónomas y ayuntamientos, hemos asistido al mayor distanciamiento jamás producido entre los ciudadanos y sus representantes. La soberbia y la prepotencia que otorgan las mayorías absolutas hacen al mediocre sentirse superior sobre el resto de la gente, algo que no es patrimonio exclusivo de la "derecha", sino que sucede en todas las organizaciones y estamentos desde donde se ejerce el poder. Pero en el caso de los representantes públicos, es más sangrante, al tener la responsabilidad, adquirida en las urnas, de gobernar para todos y con la humildad que debe tener un servidor de lo público.

A partir de este momento, los partidos políticos de corte tradicional; PP y PSOE, que están llamados a recuperar la calle en tiempos venideros, deben someterse a un exhaustivo examen de conciencia, despertar a los nuevos tiempos, corregir y colegir actitudes, poner en sintonía los programas políticos, cuando los haya, con las verdaderas demandas sociales, ya que muy probablemente, muchos de los votos acaparados por los partidos y plataformas de izquierda tengan que ver con las clausulas suelo, con la permisividad ante los desahucios, y la fractura social entre las grandes compañías de servicios, amparadas por el gobierno, y las lógicas demandas de los ciudadanos para tiempos de crisis.

En estos últimos cuatro años de gobierno del Partido Popular, los bancos y las eléctricas han actuado en España con un salvajismo desproporcionado, sin freno a su codicia, sin tener en cuenta la situación real de las empresas y de las familias, y el resultado de todo ello, se ha visto traducido en la respuesta ciudadana en las urnas. Sin embargo, la sabia y contundente reacción democrática, también ha servido para reconocer el esfuerzo realizado por el Partido Popular y su gestión de la crisis, o mejor dicho, la manera menos sangrante que ha utilizado para sacarnos de ella, aunque según de la forma que se mire, así ha afectado más a unos que a otros.

Tras el descalabro de unos y el quiero y no puedo de otros, ahora llega el momento de los pactos, con una enorme responsabilidad para los partidos emergentes, ya que no es lo mismo pactar con el que gana que con el que pierde, para obtener una mayoría que le permita gobernar, a pesar de no ser la lista más votada. Cientos de ayuntamientos cambiarán de manos, merced a los acuerdos entre diversas fuerzas políticas, y se iniciará una nueva batalla, donde los distintos colores llamados a gobernar en el territorio, ya sea Comunidad Autónoma o Ayuntamientos, enfrentarán a unos y otros, y el perdedor de la contienda será, como siempre, el ciudadano que sufrirá las consecuencias de la incoherencia de una Ley que divide a los electores, y permite el gobierno de las minorías si pactan entre ellos.

Sea como fuere, nuestros políticos están resignados a acatar las decisiones del pueblo, en este antesala de unas elecciones generales, que pueden cambiar el rumbo de la historia de España, aunque sea con victorias pírricas, que generen controversia y desasosiego en los ciudadanos, y la pérdida de las huestes que se quedan en el campo de batalla de la democracia.

Ismael Álvarez de Toledo

periodista y escritor

http://www.ismaelalvarezdetoledo.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.