www.diariocritico.com

El caladero de “chicharros” un año después de Gowex

lunes 08 de junio de 2015, 12:16h

Uno de estos días se cumple un año desde que la firma de análisis Gotham City Research hiciera público su informe de irregularidades que hacía saltar por los aires a la hasta entonces exitosa compañía Gowex y con ello, se creaban expectativas de que la vida de los “chicharros” estaría más controlada.

Un año después, todo sigue más o menos igual. Jenaro García, CEO de Gowex, disfruta de libertad pese a las serias y duras acusaciones que pesan sobre él, algo que denunciaba hace un par de semanas el propio presidente de la Asociación de Empresas del Mercado Alternativo Bursátil, (AEMAB), Romero-Haupold al quejarse de que “un presunto estafador” -se refería a García- “esté en la calle y no en la cárcel”. De igual manera, los “chicharros” continúan disfrutando de las bondades de la Bolsa.

Así se puede colegir de un reciente informe elaborado por la casa de análisis Estrategias de Inversión en el que se analizan cuatro valores “droga dura” de la bolsa española que cotizan a precios por debajo de la barrera psicológica de 1 euro por acción y que son altamente especulativos, llamando así la atención sobre “chicharros” que pueden seducirnos al calor de revalorizaciones astronómicas, pero que esconden una realidad empresarial complicada: Amper, Uralita, Reig Jofre y Gam.

No son los únicos, pero reflejan que la Bolsa española continua siendo un mercado de renta variable en el que se desarrollan saludablemente compañías de pequeña capitalización que tienen un precio por acción bajo y una liquidez limitada o sea, una alta volatilidad, lo que las convierte en objetivo de los especuladores.

Cuando el caso Gowex saltó por los aires, algunos perdieron hasta el apellido, aunque también fueron muchos los que con anterioridad habían obtenido pingües ganancias y para llegar a ello tuvieron que fallar muchos controles y entre ellos los de auditoría.

Como suele ocurrir tras un “suceso” como el de Gowex, fueron muchas las voces que se apresuraron a pedir medidas que impidieran en el futuro que se repitieran situaciones como el de la empresa de internet.

Hoy, sin embargo, el debate sigue exactamente en el mismo lugar que entonces, incluso en alguna ocasión ha estado a punto de repetirse algún que otro “gowex”. Sin embargo, los chicharros siguen formando parte del menú de quienes juegan en bolsa y los argumentos, a favor y en contra de que el plato figure sin asterisco alguno en la carta de ese gran restaurante que es el mercado continuo, se mantienen irreductibles.

¿Que uno se puede intoxicar? ¿Que la especulación bursátil es la pimienta del mercado? ¿Qué la transparencia si sitúa bajo mínimos? ¿Que la búsqueda de la rentabilidad implica riesgos? Para gustos, los colores y mientras tanto siguen publicándose manuales para especular con los chicharros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios