www.diariocritico.com
Vuelve la fiebre del biopic musical: Un repaso por sus aciertos y sus errores

Vuelve la fiebre del biopic musical: Un repaso por sus aciertos y sus errores

jueves 02 de julio de 2015, 17:40h

Parece que la moda de los 'biopics' musicales vuelve a ponerse de moda, la semana que viene se prepara el estreno de ‘Love & Mercy’, donde Paul Dano y John Cusack dan vida a Brian Wilson, hace poco James Brown volvió a cobrar vida con 'I feel good', al igual que Jimi Hendrix en la piel de André 3000 de Outkast y se preparan numerosos proyectos sobre músicos, incluyendo películas sobre Iggy Pop, Janis Joplin interpretada por Amy Adams, Miles Davis en un proyecto de Don Cheadle, Kurt Cobain e incluso una sobre el mismísimo 'Rey' Elvis, producida por Mick Jagger, que parece haberle cogido gustillo tras hacer lo propio con James Brown.

Para aquellos que tenemos en la música y el cine nuestras dos grandes aficiones, esto debería ser un verdadero regalo pero, la mayoría de las veces, no es así. Hollywood ha impuesto una fórmula dentro de los 'biopics' musicales que se suele repetir. Podríamos hablar de la fórmula 'Ziggy Stardust', esto es ascenso y caída (con redención final) de la estrella, nominación al Oscar para el actor de turno y una sensación de 'deja vù' en el espectador que no cesa.

Los primeros 'biopics' musicales tuvieron como protagonistas a los directores de las principales 'big band' de los 30 y los 40. La más recordada de todas es 'The Glen Miller Story', traducida en España como 'Música y lágrimas', con James Stewart dando vida al conocido trombonista y autor de 'In the mood'. La película no era gran cosa pero sirvió para volver a poner de moda la música de Miller nueve años después de su misteriosa desaparición en un avión al final de la II Guerra Mundial. Esta película marcó la pauta de los siguientes 'biopics', primer plano para la música y cuanto más trágica resultase la historia a contar, mejor para el proyecto.

Y es que lo más importante para llevar a cabo un 'biopic' musical no es tanto la carrera, como que la vida sea lo más movidita posible, a ser posible acabando en un trágico final. Es por ello que abundan las películas sobre el lúgubre 'club de los 27' (la de Amy Winehouse está en camino) pero no las de Paul McCartney. Al igual que hay películas sobre Buddy Holly y no sobre Chuck Berry. Vivir rápido y dejar un bonito cadáver suele garantizar un 'biopic'. Igual que protagonizar uno, suele conllevar, al menos, una nominación al Oscar. Algo que consiguieron Jamie Foxx dando vida a Ray Charles, Joaquin Phoenix como Johnny Cash, Angela Bassett como Tina Turner, Marion Cotillard como Edith Piaf, Sissy Spacek como Loretta Lynn, Forrest Whitaker como Charlie Parker o, incluso, Gary Busey como Buddy Holly. La fórmula comienzos duros, superar todos los obstáculos, llegar a ser una estrella y abusar de todo tipo de sustancias suele gustar mucho en la Academia. Paul Dano y John Cusack pueden tener muchas papeletas para ingresar en esta lista, gracias a su fiel retrato de la mente creativa de los Beach Boys, Brian Wilson.

Dentro de este enfoque encontramos la mayoría de los 'biopics'. Películas como 'La Bamba' y 'Great balls of fire' que devolvieron la música de pioneros como Ritchie Valens y Jerry Lee Lewis a las listas de éxitos durante los 80. Algo que también hizo Oliver Stone con la figura de Jim Morrison y los Doors a comienzos de los 90. Dentro de este saco también podemos meter los dos 'biopics' más famosos de los últimos tiempos, el 'Ray' de Taylor Hackford sobre Ray Charles y el 'En la cuerda floja' de James Mangold sobre Johnny Cash y el inicio de su relación con June Carter.

Los que se salen de la regla

Pero también ha habido otros biopics que se han salido de la norma y han intentado buscar otros modelos para retratar a sus protagonistas. Estos son los más interesantes y los más difíciles de encontrar. Se trata de películas como 'I´m not there' que se acerca a la poliédrica personalidad de Bob Dylan desde un ángulo también poliédrico. Aquí no hay linealidad, sino seis diferentes caras (y actores) para recomponer el puzzle más fascinante de la música popular del siglo XX ¿Quién es Robert Zimmerman? Si normalmente el biopic se queda en simplona alabanza, 'I´m not there' rompe esta regla con su caleidoscópica mirada al mayor enigma del rock, Bob Dylan. Cinco actores y una actriz dan vida a otras tantas personalidades del creador de 'Highway 61 revisited'.

Otro gran biopic, pero totalmente diferente es 'Control' de Anton Corbijn. El ex realizador de videoclips se decanta por una espartana estética que refleja a la perfección tanto la gris Manchester como la torturada alma de su protagonista, Ian Curtis. Una película que es como la música de Joy Division, triste, sombría pero totalmente cautivadora. Claro que Curtis es uno de los músicos que mejor suerte han corrido en el cine. Ya que nuestra siguiente película también lo tiene como uno de sus protagonistas. Se trata de '24 hour party people'. No tanto un biopic sobre Tony Wilson, responsable del sello discográfico Factory Records o del mítico club The Hacienda (y al que le hacen decir en la película: "Soy un personaje secundario en mi propia historia") como una acertada mirada al movimiento 'Madchester'. Joy Division, New Order o Happy Mondays, pasan por una película en la que también se puede ver la creación de la cultura 'rave'. La mejor película de su director, Michale Winterbottom, y de su actor principal, Steve Coogan.

Sin ser una película totalmente redonda, también se sale de la norma, ‘Love & Mercy’, la mirada de Bill Pohlad sobre Brian Wilson. Lo hace evitando contar toda la historia y centrándose en dos momentos clave. Por un lado, la creación de su obra maestra, ‘Pet Sounds’, y la que iba a ser su continuación, ‘Smile’, durante cuya grabación Wilson se vino abajo mentalmente para no terminar de recuperarse completamente nunca. Y por otro, su historia de amor junto a Melinda Ledbetter en los años 80, cuando vivía bajo la sombra del terapista radical Eugene Landy, el hombre que sustituyó la destructiva figura de su padre. Si bien, esta segunda parte roza, a veces, el telefilme, el nivel de la película sube como la espuma cada vez que aparece Paul Dano dando vida a Wilson en su pico creativo. Todas las escenas en el estudio son una gozada, dando la impresión de ser el único lugar en el que esta mente torturada encuentra toda su expresión.

Pero no solo de estrellas del rock viven los 'biopics' musicales. Vamos a terminar hablando de un músico de jazz y del, probablemente, mejor compositor de todos los tiempos. En 1988 Clint Eastwood demostraba que era el mejor heredero de los narradores clásicos con su acertada mirada del saxofonista Charlie Parker. El revolucionario del jazz, el ángel caído, el yonqui y la fuente de inspiración para todos los músicos de jazz posteriores a él. No en vano, como apuntaba Charles Mingus en el título de una de sus canciones, 'Si Charlie Parker fuese un pistolero, habría un montón de imitadores muertos'.

Pero no puedo terminar este repaso sin hablar de 'Amadeus'. La gran película que Milos Forman dedicó a Wolfgang Amadeus Mozart. El director checo se permitió la libertad que la mayoría de los biopics no se permiten, jugar a su manera sobre lo que pasó y no pasó, y poner en primer plano la música. Lo que 'Amadeus' nos propone es tan fascinante como poco probable desde un punto de vista biográfico. ¿Qué sucedería si el mayor genio musical de la historia fuera un hombre vulgar y corriente sin ninguna otra cosa destacable que su prodigioso don? Tom Hulce está irresistible como Mozart pero son Murray Abraham y su Salieri quienes le roban la función. Un hombre cultivado y piadoso, capaz de entender que, por mucho que lo intente, nunca podrá componer algo que se acerque mínimamente a las gloriosas composiciones del austriaco. Celos, indignación y regalos divinos se confunden en una película que debería servir como modelo para aquellos que se conforman con sacar postales de una vida y hacérnoslas pasar por el 'retrato definitivo' de tal o cuál estrella.

* Artículo editado sobre un original para la revista digital Nevermind

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios