www.diariocritico.com

Si yo fuera griego

viernes 03 de julio de 2015, 18:18h
Si yo fuera griego emitiría un voto de castigo en el referéndum del domingo. Porque no hay posibilidad de votar en positivo: ni a favor de los gobiernos griegos anteriores, ni a favor de las autoridades actuales europeas, ni –desde luego- a favor del gobierno populista actual, que prometió la luna y hoy nos entrega el corralito. Por eso, mi voto se haría calculando lo menos malo para Grecia. Y me parece que eso me conduciría a buscar un gobierno de todos, un gobierno de unidad nacional para sacar al país de la virtual bancarrota.

Desde luego, no podría votar NO diciendo eso tan socorrido de que el NO en el referéndum griego es en el fondo un SI a Europa. Tal cosa es una falacia antidemocrática. Significa decir: estoy con Europa mientras que la gobiernen los que comparten mi visión ideológica. Si en Europa son elegidos partidos conservadores, entonces no estoy con las instituciones europeas. En otras palabras, la vieja visión instrumentalista de la democracia: confío en las instituciones democráticas mientras estén los míos en el poder. En caso contrario, que caiga Sansón y todos los filisteos. Una muestra más de nuestra cultura política de baja calidad. Si se quiere una Europa distinta entonces hay que ganarle las elecciones a la derecha en cada país y no quejarse luego de la “Europa de los mercaderes”. No se entiende muy bien por qué se repite que el gobierno de Syriza ha sido elegido democráticamente y luego se habla de los que hoy mandan en Europa como si hubieran caído de Marte.

Además, no se puede votar NO contra esa “Europa de los mercaderes”, como si eso nada tuviera que ver con el voto a favor de un gobierno populista que usa el engaño sin que le tiemble la conciencia. Votar NO en el referéndum no es inocuo respecto de la situación interior de Grecia. Significa decir si al gobierno de Tsipras. ¿Es eso lo que quieren hacer los descontentos de la actual Europa?

Claro, votar SI tampoco tiene sentido en puridad. Porque significa votar SI a una propuesta inexistente en particular y hacerlo a favor de las políticas de austeridad en general. ¿Entonces?

Pues no hay más remedio que votar castigando a todos y obligando a que la situación regrese a fojas cero. Y eso se logra mediante la búsqueda de un gobierno de salvación nacional para sacar al país de la emergencia extrema en que se encuentra. En ese gobierno debería participar Syriza, porque tiene respaldo democrático, pero también las principales fuerzas de la oposición. ¿Y cómo se lograría ese gobierno? Desde luego, rechazando al gabinete actual y recomponiendo las negociaciones con Europa. Y para ello no hay más alternativa que votar SI en el referéndum. Desde luego, si fuera griego no votaría SI con una amplia sonrisa, sino pensando que es lo menos malo posible, desde una perspectiva verdaderamente democrática.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios