www.diariocritico.com
ACNUR pronostica la llegada de 3.000 refugiados diarios a Macedonia los durante próximos meses
(Foto: OGNEN TEOFILOVSKI / REUTERS)

ACNUR pronostica la llegada de 3.000 refugiados diarios a Macedonia los durante próximos meses

> La situación en las fronteras greco-macedonias es de calma, aunque se mira con preocupación

martes 25 de agosto de 2015, 15:28h
Después de que el pasado jueves Macedonia decretara el estado de emergencia en sus fronteras y las cerrara parcialmente debido a la afluencia masiva de refugiados, y tras registrar varios altercados debido a esta medida, el Gobierno macedonio ha ido rebajando las restricciones, y de momento permite el paso de forma ordenada a los inmigrantes. Los refugiados llegan a Macedonia a través de Grecia para poder acceder a Serbia, y de ahí continuar su viaje a Europa huyendo de las guerra que acontecen en sus países de origen, sobre todo en Siria e Irak. ACNUR ha hecho un llamamiento a la Unión Europea y pide un plan de los 28, ya que Grecia, Italia, Macedonia o España no pueden afrontar solos esta situación de crisis humanitaria.

Hasta 3.000 personas se prevé que crucen a Macedonia cada día en los próximos meses, principalmente sirios que huyen de la guerra en su país y de los países vecinos, según ha alertado este martes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

"No vemos el fin del flujo de personas en los próximos meses", ha afirmado la portavoz de ACNUR, Melissa Fleming, citando la continuada violencia en Irak y Siria y "el deterioro de las condiciones" para los refugiados sirios en Turquía, Jordania y Líbano. En este sentido, ha considerado que los 28 países miembros de la UE deberían garantizar "una distribución equitativa" de los solicitantes da asilo. "Nosotros creemos honestamente que si se adoptan las medidas correctas esto es algo que Europa puede gestionar", ha añadido.

Macedonia sigue permitiendo la entrada de refugiados a través de su frontera con Grecia y, aunque la situación es de calma, persiste la preocupación por la llegada diaria de miles de personas.
Según datos ofrecidos hoy por el ministro del Interior macedonio, Mitko Cavkov, solo el pasado sábado llegaron a Gevgelija, la primera ciudad tras la frontera, 8.000 refugiados, lo que equivale a un tercio de la población de la ciudad.

Tras visitar Gevgelija junto al ministro de Exteriores austríaco, Sebastian Kurz, Cavkov subrayó que el país balcánico recibe recursos demasiado limitados como para acoger a estas cantidades de refugiados "de golpe y sin instalaciones seguras". Macedonia decretó el jueves pasado el estado de emergencia ante la masiva entrada de indocumentados, y la situación derivó en altercados con la policía, que empleó gases lacrimógenos, granadas aturdidoras y balas de goma contra los que intentaban atravesar el paso fronterizo con Grecia.

En este sentido, Cavkov aclaró que no era intención del Gobierno cerrar las fronteras, sino que intentaba gestionar ordenadamente la entrada de personas para proteger la vida de los refugiados. "Nuestra previsión es que esta escalada de llegadas seguirá en el futuro, y realmente no nos lo podemos explicar, porque este problema viene de un Estado miembro de la Unión Europea", concluyó Cavkov en alusión a la llegada de indocumentados desde Grecia.

La policía, cuya presencia se ha reducido notablemente en la zona durante las últimas horas, permite ahora el paso de grupos pequeños de personas, que atraviesan regularmente la frontera.
Ambos ministros recorrieron también el centro de acogida, acondicionado con tiendas de campaña, que se puso en marcha ayer para albergar a los refugiados y permitirles su registro, e intercambiaron algunas palabras con los indocumentados, tras lo que Kurz tildó la situación de "desastre humanitario". "Esto es un desastre para toda la Unión Europea y creo que hay una verdadera necesidad de centrarse más en este problema, y no sólo en la ruta hacia Italia, sino en todas las partes de los Balcanes occidentales", enfatizó el ministro austríaco.

Así, Kurz abogó por un control férreo de las fronteras en todos los contornos comunitarios y culpó a Grecia de no hacer suficiente en este sentido. La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), por su parte, hizo también un llamamiento a los Estados miembros de la UE para aumentar la ayuda a Grecia, Macedonia y Serbia ante las llegadas masivas que están recibiendo.
Según datos de ACNUR, más de 7.000 personas llegaron a Serbia solo en la noche del sábado al domingo.

En las distintas fronteras de estos países, la agencia colabora junto a las ONG que se encuentran en el terreno atendiendo a los refugiados mediante asesoramiento y orientación y proporcionándoles alimentos, colchonetas y tiendas de campaña. Concretamente, en la Antigua República Yugoslavia de Macedonia, ACNUR ha trabajado también junto a la Cruz Roja local para reunir a las familias que durante la confusión de los últimos días quedaron separadas al cruzar la frontera.

Aunque las autoridades macedonias han conseguido estabilizar la zona, todo apunta a que la normalidad está lejos que restablecerse, ya que diariamente llegan al puerto ateniense del Pireo miles de refugiados con la intención de seguir su viaje hasta la frontera con Macedonia. Tan solo hoy llegaron 2.500 refugiados procedentes de Lesbos, una de las islas griegas del mar Egeo.
"La ardua odisea que enfrentan las personas que huyen del conflicto no termina en las costas de Grecia, sino que se ven obligadas a caminar largas distancias bajo el calor abrasador y dormir en campamentos miserables o en campo abierto", relató hoy Gauri Van Gulik, directora adjunta de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.

Para Van Gulik, los refugiados y solicitantes de asilo no ven otra alternativa a seguir con su viaje, lo que "contribuye al desastre que hemos visto en la frontera con Macedonia en los últimos días", enfatizó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios