www.diariocritico.com

ENTREVISTA

Javier Jiménez, director general de Lanzadera: “La clave para que triunfe una empresa es el líder y el equipo”

Javier Jiménez, director general de Lanzadera
Ampliar
Javier Jiménez, director general de Lanzadera (Foto: Kike Rincón)
viernes 16 de octubre de 2015, 15:19h

Los conceptos emprendedores, innovación, poner en marcha un sueño… son los que posiblemente más se han repetido en los últimos años; casi tanto como el de crisis económica. Entre tanto -con cifras desorbitadas de paro, prima de riesgo, cierre de empresas y corrupción- España ha demostrado ser un país con talento, competitivo, capaz de afrontar y sortear dificultades. Esto ha sido, en parte, por iniciativas como la de Lanzadera, un proyecto promovido por el muy conocido empresario Juan Roig, que da fe de la importante materia prima que tenemos en nuestro país: el conocimiento. Hoy hemos querido sentarnos con el director general de Lanzadera, Javier Jiménez Marco, para que nos cuente los entresijos, los proyectos y el futuro tan prometedor que se está fraguando entre las pareces de la Marina de Empresas de Valencia, la sede que ha estrenado hace pocos meses esta aceleradora de empresas.

Lanzadera es un proyecto que inicia su andadura a principios 2013, ya son dos años en los que ha testado su valía. ¿Qué acogida ha tenido en el mundo emprendedor? ¿Cuántos proyectos ha albergado desde el inicio?

La verdad es que hemos sido los últimos que hemos llegado a este mundillo emprendedor y no nos ha ido nada mal. Salimos a la luz el 21 de enero de 2013, y haciendo balance, la aceptación ha sido moderadamente buena. Hemos repetido convocatoria y ya estamos en nuestra tercera edición. Tengo que reconocer que hemos empezado con más errores que aciertos, pero con mucha ilusión y con mucho esfuerzo. De momento el resumen es alentador: hemos recibido 7.000 proyectos de los que hemos seleccionado 67 equipos para que trabajen con nosotros en las instalaciones de Lanzadera. Un resumen que no está nada mal.

Empezamos con prudencia. En la primera edición tan sólo seleccionamos 15 proyectos, no queríamos pecar de incautos. Luego llego la segunda edición, donde nos sentíamos un poco más fuertes y seleccionamos 20. En LA tercera, que ha empezado hace pocos meses, hemos sentido que teníamos el suficiente músculo como para seleccionar 32 proyectos. Un reto que nos ilusiona.

En cuanto a la acogida. La verdad es que estamos moderadamente contentos con los resultados y la aceptación de Lanzadera. Somos conscientes de que podemos aportar cosas, sobre todo un modelo de negocio y de gestión contrastado, que yo creo que es nuestra ventaja competitiva.

Lanzadera es un proyecto que nace de manera altruista por el empresario Juan Roig. Roig ha llegado a un momento en su vida en el que quiere devolver a la sociedad parte de lo que la sociedad le ha dado en estos más de 30 años de trayectoria profesional. Ese es el objetivo con el que nace este proyecto, que no tiene tras de sí un fin económico, ni ningún afán más allá que aportar conocimiento y hacer algo por la sociedad. Juan Roig ha querido poner a disposición de los emprendedores aquellos recursos, personas, dinero e instalaciones para que estos empresarios tengan ayudas para poner en marcha sus proyectos.

Acabáis de estrenar las instalaciones de la Marina Real Juan Carlos I. ¿Qué supone este cambio? ¿Adquiere una nueva dimensión Lanzadera en esta sede?

La Marina de empresas es un empuje brutal a nuestra responsabilidad. Tenemos claro que lo importante no es el continente sino el contenido, pero es cierto que las instalaciones son maravillosas y que ahora tenemos más recursos para poder desarrollar la actividad de una manera inmejorable. Eso sí, tenemos que luchar para estar a la altura de lo que se espera de nosotros, del esfuerzo que Juan Roig ha hecho para poner a disposición de los emprendedores algo que les apoye y les ayude a convertir esos sueños en una realidad. Ahora nuestro reto está en estar a la altura de las expectativas que nosotros mismos hemos creado.

Por tanto, esta nueva casa en la que nos encontramos nos da la posibilidad de tener mejores recursos, albergar a más emprendedores, a más proyectos, con mejores profesionales... Tengo que reconocer que hemos pasado de ‘no existir’, a existir un poquito. Sin embargo, para nosotros lo importante es el talento y el contenido de lo que albergan estas estupendas instalaciones.

¿Cuál es perfil de los emprendedores que se acercan a Lanzadera? ¿Qué tipo de proyectos son los que más os interesan?

Nosotros hemos aprendido algunas cosas en estos tres años y una de ellas ha sido que lo que verdaderamente importante son las personas. Me gusta contar siempre este ejemplo. Imagina que nos retrotraemos hace 20 años y que formas parte del comité de la selección de proyectos de Lanzadera. Viene un señor o una señorita que te dice que su proyecto pasa por revolucionar el mundo del café. Que va a hacer un café en unas cápsulas de aluminio, que además esas cápsulas las va a vender en sus propias tiendas y que, por cierto, te va a cambiar el parque de máquinas de cafés del mundo. Probablemente dijeras, ¡que pase el siguiente! Y ya ves, hoy es una realidad. ¿Por qué? Por la capacidad que tienen las personas de llevar los proyectos a cabo; ahí está la diferencia.

En la primera edición nos veíamos impactados por ideas que realmente nosotros no entendíamos, pero eran muy bonitas, muy chulas, muy impactantes. Estábamos esperando el nuevo Facebook, el nuevo Twitter… Y realmente nos hemos dado cuenta de que hemos recibido 7.000 proyectos y que la diferencia está en la capacidad de ejecución de las personas. De que haya un líder que sea capaz de acompañarse de personas que complementen el proyecto con sus distintas capacidades, y que de cualquier cosa, cualquier tipo de negocio, lo conviertan en una realidad. Ese ha sido el principal aprendizaje de estos años. Por eso estamos poniendo especial esfuerzo en la selección de personas. Ahora nos fijamos primero en las personas y el equipo, y en segundo lugar en las ideas.

¿Entonces, Lanzadera nació con la idea de ser el Silicon Valley español?

No, Lanzadera nace con la idea de apoyar a los emprendedores y ayudar a convertir sus sueños en realidad. Somos una aceleradora de personas, nuestra vocación es la de apoyar y aportar nuestro granito de arena.

Para el emprendedor que esté leyendo esta entrevista, ¿cuáles son los requisitos que debe cumplir un proyecto para formar parte de Lanzadera?

Fundamentalmente debe demostrar que hay un equipo detrás capaz de desafiar convencionalismos, un equipo que asuma riesgos, que piense diferente, que tenga los arrestos suficientes para decir ‘esto lo saco yo con esfuerzo’. Que tengan desparpajo, como dice un amigo mío de Valencia, “que tenga el cable un poco pelado”, que sea capaz de ver y localizar oportunidades donde otros no las ven.

¿Qué papel crees que juega la comunicación en el mundo emprendedor?

Juega un papel fundamental. No hay peor proyecto que el que no se conoce. Puedes tener un grandísimo producto que nadie conozca y ser una ruina. Considero que la comunicación, como otras palancas de conocimiento, es fundamental para un proyecto, para una empresa.

¿Qué diferencia a Lanzadera del resto de aceleradoras de empresas?

Nosotros transmitimos a los emprendedores el modelo de gestión de Mercadona, que es el de calidad total. Este modelo registra treinta años de aprendizaje en el tratamiento de los cinco componentes que todas las empresas tienen: clientes, proveedores, trabajadores, una sociedad alrededor y un capital.

Todos esos aprendizajes, que son nada más y nada menos que errores a montones y algunos aciertos que hemos logrado, se los transmitimos a los emprendedores con el único fin de que crezcan más rápido y se equivoquen menos. Esa es nuestra diferencia con otras aceleradoras. Juan Roig ha tenido a bien transmitir ese modelo de gestión empresarial, que otros se lo guardarían porque es una ventaja competitiva. Sin embargom, él ha decidido ponerlo al servicio de los emprendedores, porque si a los emprendedores les va bien generaremos riqueza, habrá más empleo, y si hay más empleo y sabemos direccionar toda esa riqueza tendremos mayor bienestar; y ese es nuestro objetivo.

Acabamos de hablar de errores y aciertos. En España solemos castigar mucho los fracasos. ¿Cómo gestionáis los fracasos de los emprendedores que se acercan a Lanzadera?

Intentamos trabajar en la pérdida del miedo al fracaso. Los primeros que nos equivocamos somos nosotros. Y cuando digo nosotros, el primero que se equivoca soy yo. Yo reconozco que cuando me ofrecieron el reto de estar en Lanzadera no tenía ni idea. La palabra emprendedor la había leído en las páginas salmón de Expansión y pasándolas rápido. Yo tenía un expertise y un bagaje y he puesto mucho esfuerzo y mucha ilusión. Pero he cometido un montón de errores en estos años.

El error es una herramienta del aprendizaje y debe servirnos para no caer una y otra vez en el mismo error. Lo importante es que ese error sea solventable y barato. Nosotros desde Lanzadera trabajamos los errores poniendo como ejemplo los nuestros propios, en los que hemos caído en estos treinta años, con el único objetivo de que los analicen y se ahorren el mal trago de errar.

¿Cómo es el día a día de trabajo para un emprendedor en Lazadera?

Los emprendedores que tenemos en Lanzadera son los responsables de sus proyectos, son ellos los que deben sacarlos adelante con nuestra colaboración. Para ello, lo primero que hacemos en el programa es una primera fase de diagnóstico en el que analizamos dónde estás tú, tu equipo y tu proyecto. Una vez con el diagnóstico de cada empresa, empezamos a aplicar píldoras de formación, de adecuación del plan de negocio o de construcción del producto y equipo.

Los emprendedores que albergamos tienen unos hitos que cumplir y que vamos controlando mediante reuniones de seguimiento y apoyo. Además, tienen una serie de formaciones troncales -como la trasmisión del nuestro modelo empresarial de calidad total- y otras que son ad hoc para apoyar y empujar tu proyecto. Es un programa de once meses bastante exigente en cuanto a esfuerzo y dedicación. Adicionalmente tenemos recursos horizontales con programas de productos, de marketing en ventas, de recursos humanos, de comunicación… con el que damos soporte a todos los emprendedores.

Tenéis localizado en La Marina todo un gran complejo emprendedor. ¿Qué feedback tenéis entre EDEM, Lanzadera y Angels?

Lo que Juan Roig ha construido es todo lo que nosotros entendemos que es el círculo del emprendimiento: la formación, la aceleración y la inversión. El objetivo no es que pasen alumnos de EDEM a Lanzadera y de Lanzadera a Angels, sino que de las distintas áreas salgan a lo que nosotros llamamos mar abierto, o sea, que monten una empresa independientemente de que pasen por Lanzadera o no.

Lo que nosotros hemos querido construir en la Marina son las diferentes fases, los pasos que un emprendedor debe cumplir para ir a ese mar abierto del que hablábamos. Obviamente tenemos una fuerte vinculación entre estas tres fases que compartimos La Marina; formamos parte de un todo. O sea, hemos formado un ecosistema, un amalgama en el que están sucediendo cosas y que están generando riqueza y puestos de trabajo.

¿Cuál es la clave para que triunfe una empresa?

Sin ninguna duda, el líder y el equipo. He visto personas líderes que da igual el negocio que pongan en marcha, van a triunfar seguro. No importa que tengan una APP, un e-commerce o una tienda de patatas fritas, hay personas que tienen la capacidad de tener éxito con el negocio que se pongan entre manos, por las capacidades, por la ilusión y por el esfuerzo. Yo creo que la clave es la constancia. Ser emprendedor tiene momentos muy bonitos y algunos muy duros, por eso la constancia es más importante que el empuje en un momento determinado. Esas características de constancia, de no caer, de no desfallecer… es lo que muchas veces ha llevado al éxito a alguno de los emprendedores que nosotros hemos conocido.

¿Cuál es el panorama actual para poner en marcha una empresa en España? Según el informe Doing Business 2014 del Banco Mundial es más difícil abrir una empresa en España que en la Franja de Gaza

Yo no creo en esas estadísticas. España es un país en el que podemos hablar de cualquier sector y tenemos empresas líderes. En turismo, en medicina, textil, alimentación, construcción… en cualquier sector, tenemos empresas punteras. Yo creo que tenemos capacidad suficiente en este país para montar empresas y saltar cualquier barrera.

Nosotros lo que motivamos desde Lanzadera es que no hay escusas, que salten todas las barreras, que le echen mucho morro, que sean rápidos, que innoven, que cuando vean un problema lo cambien por una oportunidad. Emprender es para gente ávida, ágil y confiamos en el talento que hay en este país.

Javier vamos a cerrar la entrevista con una pregunta algo más personal. ¿Cómo te ha cambiado la vida desde que estas dirigiendo este proyecto?

Yo me lo paso muy bien, ya ni siquiera necesito el despertador para levantarme por las mañanas, lo que es síntoma inequívoco de que me lo estoy pasando bien. El poder aportar desde mi experiencia ayuda a estos jóvenes es muy nutritivo. Y eso es lo que me/nos hace continuar cada mañana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.