www.diariocritico.com

La suerte está echada

miércoles 11 de noviembre de 2015, 17:03h

La previsible admisión del recurso del Gobierno por parte del Tribunal Constitucional deja las espadas en alto durante varias semanas mientras la CUP decide quién será el próximo president de la Generalitat. Según el Estatut, sólo un nuevo Govern tendrá competencias para llevar a la práctica la resolución independentista, por lo que ahora toca esperar primero al desenlace del drama personal de Artur Mas y, luego, a que el ‘procés’ arranque realmente. El texto aprobado en el Parlament establece un plazo de 30 días para empezar a presentar ‘papeles’, que será cuando se pueda imputar desobediencia y sacar el armamento pesado, jurídico por supuesto, que nadie se asuste, y empezar a suspender en sus funciones a los 21 cargos aludidos personalmente como responsables del desaguisado político más importante que ha vivido este país desde la Transición.

Tenemos por delante, pues, un mes escaso antes de que la cosa llegue a mayores. El problema es que estamos en una precampaña electoral de alta intensidad en la que el ‘problema catalán’ va a eclipsar muchos otros problemas que seguramente son más importantes para el ciudadano de a pie y la presión no va a disminuir, ni para los soberanistas ni para el Gobierno de la Nación, España, convertida en una caldera que puede estallar en la recta final del 20D obligando de nuevo a Rajoy a tomar decisiones drásticas cuya traducción en las urnas es absolutamente imprevisible. Como dijo otro famoso ‘candidato’ hace un par de milenios, la suerte está echada.

Pese a tenerlo difícil, quizá Mariano Rajoy tenga –como casi siempre- la suerte de su lado y que la elección de president encalle –un verbo que parece gustar mucho a Artur Mas-, con lo que saltarían todos los plazos, el bloque soberanista haría el ridículo mundial y el 20D traspasaría la patata caliente a un nuevo gobierno, incluso uno presidido por él mismo, pero ya condicionado –salvo milagro- por los pactos con otras fuerzas políticas. Y Ciudadanos, la única novia que parece dispuesta a bailar con el PP, se lo pensaría más de dos veces antes de aplicar el famoso artículo 155. Mejor dicho, no está en absoluto por la labor de suspender la autonomía de Cataluña.

En cuanto a Pedro Sánchez, no sabe no contesta y prefiere esperar al 21D. El socialista, eso sí, siempre ha sido muy claro al insistir en que debe haber una salida política, o sea, negociada aunque como es lógico en un partido ‘de Estado” como el PSOE defienda la aplicación del Estado de Derecho.

Por otra parte es ya muy evidente una especie de pacto encubierto entre el PSOE y Ciudadanos para poner en marcha la reforma constitucional en cuanto se abran de nuevo las Cortes, condicionando así los movimientos de Rajoy. En busca de apoyo, en Moncloa buscan la forma de aplicar el artículo 155, pero sólo un poquito, a medias si se prefiere, aprovechando que es un precepto constitucional sin desarrollar y podrían caber interpretaciones sobre su alcance. Se trata de evitar la suspensión total de la autonomía de Cataluña afectando sólo a sus dirigentes.

Mientras llega el momento de la verdad –que por desgracia llegará- al menos disfrutemos del espectáculo de la elección del Muy Honorable presidente de la Generalitat. El sufrimiento de sus protagonistas nos permitirá a los demás, aunque sea sólo por unos pocos días, aliviar nuestro hartazgo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios