www.diariocritico.com

El golpe sanitario en Castilla-La Mancha: nuestra salud en crisis

miércoles 16 de diciembre de 2015, 14:01h
Es conocido que el Sistema Sanitario Público español gozaba de un prestigio reconocido a nivel internacional, eso sí antes de la crisis y los recortes, porque con un gasto en salud relativamente bajo, por debajo de la media de los países desarrollados de la OCDE, tenía unos resultados en salud (esperanza de vida, mortalidad) muy buenos; así el informe Bloomberg (2013) resaltaba este alto nivel de eficiencia del sistema y lo situaba en el 5º lugar del mundo y el primero de Europa.
Nuestra sanidad pública, recordemos, se puso en pie gracias al esfuerzo, la lucha y los impuestos de nuestros mayores que en estos años se dejaron la piel literalmente, para hacerla realidad, además de por defender la educación o los cuidados para nuestros mayores, derechos fundamentales que en estos últimos años vemos como nos han arrebatado: 15.000 millones de recorte en gasto en sanidad, España es después de Grecia, el país de la OCDE que ha recortado más sus presupuestos sanitarios, 50.00 trabajadores menos (3763, de ellos 900 médicos en CLM).
Por otro lado, los recortes han tenido una expresión distinta (de mayor o menor intensidad) en cada Comunidad Autónoma lo que ha mantenido la desigualdad y la ha profundizado en algunas de ellas, dato muy importante si tenemos en cuenta que mas de un 30% de la población está en riesgo de pobreza y exclusión; el modelo de financiación autonómica actual plantea problemas ya que son los gobiernos de las CCAA los que deciden la asignación de los presupuestos sanitarios y al final produce intolerables diferencias.
En el caso concreto de Castilla-La Mancha, el presupuesto dedicado a la Sanidad es de 1.122,99€/hab., 132€ menos que la media y mas de 400 en comparación con la que más gasta; además, se cerraron más de 400 camas en los hospitales de nuestra Comunidad de forma permanente, en los pueblos se suprimieron las urgencias nocturnas, se disminuyeron el número de horas de atención sanitaria con horarios variable y los consiguientes desplazamientos a otros centros por la falta de profesionales sanitarios, disminuyó el horario de las ambulancias de urgencias, etc. Y como consecuencia, listas de espera disparadas lo que ha servido para hacer un escandaloso negocio con la salud de la gente enviando a la sanidad privada TACs, resonancias, mamografías, intervenciones quirúrgicas y un largo etcétera, pagado con dinero de todos, privatizado hospitales, (el Hospital de Toledo sin ir mas lejos), servicios como lavandería (Valdepeñas, Guadalajara, Toledo y C. Real) .... que responde a una estrategia privatizadora al amparo de la ley 15/1997 votada y mantenida en estos años por PP y PSOE. Y es que la sanidad y la salud son un "nicho" de negocio para las entidades bancarias y multinacionales a las que se les está preparando el desembarco con los tratados de libre comercio como el TTIP.
Y además, se implantaron los copagos, mas bien repagos (10% para pensionistas) en medicamentos necesarios, con lo que una cuarta parte de los parados o pensionistas no pueden pagarlos con riesgo evidente para su salud y mayor gasto sanitario por los ingresos, si enferman, copagos que Ciudadanos quiere extender aunque ahora lo niega y no se atreve a defender en campaña; se eliminó el derecho a la sanidad a la atención sanitaria considerado hasta ahora como un derecho ciudadano (ahora tienes que estar asegurado) mediante el RD Ley 16/2012 expulsando del Sietema sanitario a los inmigrantes pero también a nuestros jóvenes que tienen que emigrar en busca de trabajo y pasan mas de 90 días fuera de nuestro país. Porque los recortes y copagos penalizan a los más enfermos, los más pobres, los discapacitados, los que viven en zonas rurales, a las mujeres y a los niños. La desigualdad y la pobreza producen más enfermedad.
La salud es uno de los derechos humanos básicos reconocido por los organismos internacionales, y estos mismos organismos recomiendan que sea garantizado por servicios sanitarios de cobertura universal porque ya se sabe que “un servicio para pobres será siempre un pobre servicio” (Olof Palme).
Desde Podemos mostramos nuestro firme compromiso en la defensa de un sistema sanitario público universal, equitativo, de calidad y gratuito en el momento de la prestación, donde los ciudadanos no tengan que volver a pagar por los servicios sanitarios que reciben y se impida el negocio privado en la gestión de la Sanidad Pública, con participación ciudadana, equilibrado para que todos los ciudadanos independientemente de donde residan tengan los mismos cuidados en el ámbito del Estado; para ello proponemos un cambio legislativo, así como en el modelo de atención sanitaria, de gestión y financiación.
Proponemos eliminar los copagos, devolver la tarjeta sanitaria a todos los ciudadanos, aumentar la financiación y derogar las leyes que permiten la privatización de servicios así como blindar mediante la reforma de la constitución el derecho a la salud al igual que a la educación o la vivienda.
Por último, apostamos porque la salud esté presente en todas las políticas, ya que entendemos que el estado de salud depende de cómo vivimos, trabajamos, lo que comemos, como nos movemos en nuestro pueblo o ciudad, los espacios verdes, nuestra pertenencia a la comunidad, el acceso al agua, a la actividad física, el género, la renta.....como determinantes sociales de salud que crean desigualdad, que sumado a la pobreza creciente a la que nos han conducido nuestros gobernantes de manera irresponsable, ponen en riesgo la salud y aumentan la brecha social.
Mª Ángeles García
Candidata de Podemos Cuenca al Congreso
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios