www.diariocritico.com

La hora de saber quién tiene sentido de Estado

lunes 21 de diciembre de 2015, 08:52h
La composición del parlamento que surge de estas elecciones muestra la falta de un consenso mínimo de la ciudadanía sobre lo que quiere hacer con España. A tal grado que, en términos políticos, una perspectiva de centroderecha, encabezada por el PP, carece de los votos necesarios para formar gobierno, pero eso mismo también le ocurre a una opción de izquierdas, encabezada por el PSOE. Se ha creado esa situación odiosa en los sistemas parlamentarios en que aparece en el horizonte el fantasma de tener que repetir las elecciones. A menos que…

Déjenme repetirlo: a menos que cambie apreciablemente nuestra cultura política. En una situación de semejante complejidad, en Alemania no existiría ninguna duda: se formaría una gran coalición entre conservadores, socialdemocracias y centristas. Pero nos falta mucha cultura para llegar a tener ese sentido de Estado. Algunos analistas dicen: ¡Pero la necesidad obliga! Pues ojalá, pero no me parece sencillo.

En realidad, ha llegado la hora de saber quien tiene hoy suficiente sentido de Estado. Porque la situación catalana puede empeorar y porque la perspectiva de tener que repetir las elecciones no parece halagüeña. Así que el análisis proyectivo que me parece con mayor sentido es el de repasar las fuerzas políticas respecto de esa medida, el sentido de Estado.

A juzgar por los discursos tras conocer los resultados, quien ha mostrado tal sentido ha sido Albert Rivera y Ciudadanos, que sin que nadie se lo pidiera ha hecho el anuncio de que estarán dispuestos a jugarse por el país, por encima de sus intereses de partido. Si esa promesa es firme, Ciudadanos sería quien ha dado más muestras de ese necesario sentido de Estado.

En segundo lugar, he entendido entre líneas que Rajoy podría darnos la sorpresa de quien está dispuesto a pactar más allá de sus límites ideológicos. Claro, el problema de presidente de gobierno es saber si el conjunto del PP le va a seguir en esa dirección. Yo lo dudaría. Dentro del PP hay una buena cantidad de esa cultura política sectaria y de banderías que predomina en España.

A considerable distancia, en lo que a sentido de Estado se refiere, queda el PSOE. Pedro Sánchez ha sido el único que ha dicho que ha felicitado al PP por ganar las elecciones, pero eso creo que se debe a que parece un hecho que su agresividad desaforada en el cara a cara con Rajoy sólo sirvió para sujetar algunos votos, pero que también le hizo perder bastantes. El problema con el PSOE es que se ha montado en una dinámica de enjuiciar medias verdades, de la cual es difícil bajarse. ¿Cómo dar un paso atrás de las exageraciones sobre el rescate a España, la culpabilización sobre lo de Cataluña (cuando el mayor responsable de esa historia es Zapatero, como todo socialista sabe), etc.? Si ahora Sánchez quisiera sentar cabeza no creo que le siguiera buena cantidad de sus militantes y votantes.

¿Y qué decir de Podemos? Esta fuerza política es la expresión más clara de retraso de nuestra cultura política: radicalidad y demagogia en estado puro. El discurso de Iglesias en la noche electoral es de libro: impulsar un proceso constituyente para garantizar todo lo necesario (es decir, lo que a él le parece necesario). Escuchándole me parecía evidente que está soñando con un proceso político al estilo de Ecuador o Bolivia. No me explico cómo pueden irrespetarse de tal manera las reglas del juego. ¿Nadie le explica a este señor que para impulsar un proceso constituyente como el que pretende le hace falta contar con la mayoría cualificada del parlamento? Pero tal vez yo esté siendo inocente: Iglesias tiene la experiencia de que asegurar que va a bajarnos la luna es precisamente lo que le ha dado un resultado electoral excelente. Entonces ¿por qué no seguir haciendo lo mismo? Quizás viva de eso, así que no sería extraño que Podemos sea caso perdido respecto del sentido de Estado.

En suma, no parece un panorama muy prometedor cuando se aplica la prueba del sentido de Estado a las fuerzas políticas que llegan al parlamento. Ojalá tengan razón quienes dicen que la necesidad obligará a que los políticos y la sociedad cambiemos nuestra cultura política. Quisiera verlo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios