www.diariocritico.com
Cervantina, de Ron Lalá
Ampliar
Cervantina, de Ron Lalá (Foto: Ceferino López)

'Cervantina', un retroviral de Ron Lalá contra el tedio cultural

'Cervantina', una sucesión de fragmentos de piezas breves de Miguel de Cervantes, es la nueva propuesta de la compañía Ron Lalá para conmemorar el cuarto centenario de la muerte de nuestro autor universal. Y, como no podía ser de otro modo, esa conmemoración está preñada de música y humor ronlalero. Podría considerarse una suerte de segunda parte del celebrado espectáculo 'En un lugar del Quijote'. Y 'Cervantina' ha sido incluida dentro de la programación de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, en cuya sede -Teatro de la Comedia de Madrid- puede verse hasta el próximo 6 de febrero, aunque después iniciará una gira por toda España hasta final de año.

El montaje está dirigido por Yayo Cáceres, y cuenta con la dirección literaria de Álvaro Tato y la dirección musical de Miguel Magdalena. Tato y Magdalena son también sus intérpretes junto a Juan Cañas, Daniel Rovalher e Íñigo Echevarría. Los cinco actores se echan a sus espaldas el tremendo compromiso y, al mismo tiempo, el inmenso placer -que comunican durante hora y media al público- de dar vida a más de una veintena de personajes cervantinos, extraídos de fragmentos de algunas de sus más celebradas obras: ‘Novelas ejemplares’, ‘Persiles y Sigismunda’, ‘La gitanilla’, ‘El hospital de los podridos’, ‘Rinconete y Cortadillo’, ‘Monipodio’, ‘El coloquio de los perros’, ‘El licenciado Vidriera’, ‘El retablo de las maravillas’ y ‘Viaje del Parnaso’, entre otras.

Todos los actores permanecen en escena, de principio a fin de la función y transitan muchos personajes en muy poco tiempo. Y todo sucede a la vista del espectador que asiste sorprendido al frenético y constante cambio de personajes de todos ellos. Estupendos, como siempre, los actores ronlaleros, pero si hay que apuntar hacia alguien, lo hacemos hacia un genial Íñigo Echevarría, que se mueve, gesticula, canta, proyecta la voz y la falsea en sus Musa, Criada, Corregidor, Sacristán, Doctor, Chiquiznaque, Repolido

Folla

La música en directo interpretada por los propios actores (utilizan Instrumentos de cuerda, viento, percusión, así como algún añadido electrónico) contribuye a que el espectáculo constituya de principio a fin una verdadera fiesta barroca (una folla), en el que el mismo Miguel de Cervantes es el centro de esas divertidísimas situaciones creadas en escena a partir de sus propios textos (entremeses, novelas, poemas, incluso prólogos). Ella constituye la sal de una fiesta en la que la palabra, la sonrisa permanente, la diversión y la alegría, aunque no exenta de la amargura que proporciona la constatación de que, 400 años después, a España la siguen aquejando los mismos o parecidos males -corrupción, insolidaridad, incultura, provincianismo…-, aunque ahora aparezcan ligados a distintos nombres y fenómenos de nuestros días, provenientes de dentro y fuera de nuestras fronteras: internet, karaoke, Bankia, Freud, el fútbol, los Reyes Magos de Carmena, la CIA, Botín, IVA cultural, Pujol, Disney, Pixar, La dama y el vagabundo, los cruceros del IMSERSO…

El espectáculo se apoya en una escenografía sencilla (a cargo de Carolina González) en un espacio limpio, que invita al juego y al viaje a través de la imaginación del espectador. Los únicos elementos son dos grandes percheros, a ambos lados del escenario, donde los actores y músicos van colgando los distintos atuendos (máscaras) que utilizan en cada escena, que les sirven para adoptar sus variadas identidades. Pero también hay un trampantojo, juguetes, telas, maderas y biombos... para acotar las situaciones y los espacios donde se suceden las escenas.

La indumentaria es atemporal y también sencilla, y la firma Tatiana de Sarabia. Todos los actores están vestidos con tejidos de color oscuro, neutro, con botas altas y, para cambiar sus identidades, la figurinista ha diseñado piezas con telas y materiales vaporosos, que son muy definitorias de sus personajes, que los actores se pueden colocar en un par de movimientos. Y, por último, una fantástica iluminación (de Miguel Ángel Camacho) poética y muy variada, que contribuye decisivamente a la configuración de un espacio lleno de sutileza y elegancia.

“Hemos querido atrevernos -dice Tato- a mirar a los ojos al autor, sus personajes y sus textos, a dialogar con ellos desde nuestro lenguaje, nuestra música, nuestro humor y nuestra voz viva”. A juzgar por el entusiasmo del patio de butacas, desde luego que Ron Lalá ha dado de nuevo en el blanco y, además, en esta ocasión consiguiendo una participación constante del público que, en varios momentos, declama y canta junto a los actores. Una fiesta, en definitiva, esta ‘Cervantina’ que se propagará sana y afortunadamente por toda la geografía española y latinoamericana como si de un retroviral cultural se tratara.

'Cervantina', versión libre de Ron Lalá sobre textos de Cervantes

Dirección: Yayo Cáceres

Dirección literaria: Álvaro Tato

Intérpretes: Juan Cañas, Daniel Rovalher, Íñigo Echevarría, Álvaro Tato y Miguel Magdalena

Teatro de la Comedia(Madrid)

Del 14 de enero al 6 de febrero

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.