www.diariocritico.com
La economia colaborativa existe mar adentro
Ampliar

La economia colaborativa existe mar adentro

Con la crisis, el mundo de las embarcaciones de recreo ha sufrido un duro revés. Cada vez son más las personas que no pueden hacerse cargo de los gastos que supone disfrutar de esta afición. Para poner en contacto a gente que quiere compartir gastos con gente que quiere compartir experiencias, nace Barcoamigo. Hablamos con Pedro Sánchez, CEO de barcoamigo.com

¿Cómo nace el proyecto? ¿Dónde surge la idea de establecer este tipo de red social?

La idea nace de las experiencias vividas a lo largo de estos últimos años, en donde nos hemos dado cuenta que hay gente que no saca el barco para hacer su actividad náutica favorita, por falta de acompañantes. Y otros sin embargo, no llegan económicamente a poder alquilar un barco o juntar al número de amigos suficientes para que un alquiler de barco, salga económico. Por eso y basándonos en una economía colaborativa hemos creado una web 2.0 con pasarela de pago incorporada, para poder ofertar y comprar “en tiempo real”, las plazas ofertadas por otros usuarios y poder montar en barco a bajo precio.

¿Cómo funciona barcoamigo?

Es muy sencillo, tanto para el que tiene barco, como el que no lo tiene.

Por un lado, el usuario con barco debe de registrarlo en la web y publicar un nuevo anuncio “una salida náutica”, que luego podrá duplicar tantas veces como quiera). Ahí podrá indicar al resto de usuarios algunos datos sobre su anuncio: hora de salida, destino, actividad que vas a realizar, cosas que están permitidas en el barco, si pueden llevar comido o bebido, etc.

Y por otro lado, un usuario sin barco puede ver el anuncio de un usuario, revisar las opiniones que les dejaron otros usuarios y ponerse en contacto a través de la web para quedar de acuerdo y comprar la plaza/s correspondientes y salir al mar juntos.

Proponéis opciones de actividades, ¿cuéntanos ejemplos?

Tenemos predeterminadas varias actividades que son las más demandadas por los usuarios de la comunidad de Barcoamigo.com: paseos en barco, travesías, pesca, fiestas o eventos, regatas, buceo, y esquí acuático o wakeboard.

Ahora mismo en la web hay gente buscando tripulantes o acompañantes para ir a pescar, para viajar a Marruecos, para ir a Ibiza, para bucear por la costa brava, para participar en regatas, en fin, un poco de todo y por todo el territorio nacional incluyendo los archipiélagos balear y canario.

¿Quién tenga un barco puede compartir los gastos haciendo travesías con usuarios a los que les apetezca disfrutar de un paseo en barco?

Efectivamente. Para estar dentro del marco legal colaborativo, y no hacer una competencia desleal a las empresas de Chárter o actividades náuticas dirigidas, la web Barcoamigo.com limita el precio por plaza, que el patrón puede poner en su anuncio para compartir barco, haciendo que los precios sean asequibles para prácticamente todos los públicos. Esta limitación está basada en las horas de la actividad y una estimación del gasto de combustible del barco que se anuncia.

¿Quiénes son vuestros clientes?

Nuestros clientes son todas aquellas personas jóvenes y no tan jóvenes a las que les gusta compartir, las actividades náuticas, montar en barco por puro placer y que viven conectadas.

Tenemos perfiles distintos en la web, usuarios con barco y sin barco, por eso las campañas de comunicación que llevamos a cabo son diferentes en cada caso. Pero lo más importante para nosotros es crear una gran cantidad de oferta en la web y esta oferta sea de calidad y veraz, para atraer más usuarios con barco y sin barco a la comunidad de Barcoamigo.com y crear un a web de referencia en España para navegar de manera colaborativa.

Ya tenéis numerosos usuarios que dejan opiniones en la web, ¿Qué número de personas ya forma parte de vuestra comunidad?

Bueno pues al ser un modelo de negocio nuevo y pionero en España, creíamos que íbamos a tener un crecimiento lento “en lo que a la creación de comunidad se refiere”, pero gracias a las campañas de comunicación que lanzamos en verano y a los eventos, campeonatos y concursos que hemos patrocinado, hemos detectado que en tan solo 8 meses de vida y a pasos agigantados, hemos conseguido crear una comunidad de 1500 usuarios y con 400 usuarios con barco.

El mundo de las redes sociales que ponen en contacto a usuarios de medios de transporte está en alza, BlaBlaCar, es un ejemplo de ello, pero ¿compartir barco no puede resultar más elitista?

Me alegra mucho que me hagas esa pregunta, ya que eso es uno de los conceptos que queremos cambiar en la sociedad.

Por norma general, la gente entiende el “subirse en un barco” como algo elitista y no lo es. De manera similar a como ha ocurrido en el transporte compartido o el alquiler de viviendas entre particulares creemos necesario que un cambio en la mentalidad del patrón (propietario de un barco) puede hacer que la náutica llegue a más público y con ello, se fomente la afición por ésta, lo que repercutirá los hábitos colaborativos más sociales, saludables y con menos impacto ambiental. Ya que para nosotros el patrón es “la figura principal” que debe transmitir los conocimientos náuticos y la pasión por practicar deportes náuticos.

Antes de comenzar con esta singladura empresarial, hice un estudio de mercado, en donde nos encontramos con patrones que afirmaban que “Nunca subirían a ningún desconocido en su barco” y al contrastar la entrevista con otras preguntas del cuestionario, dedujimos que ese barco no navegaba más de 13 días al año. Por el contrario, cuando entrevistamos a patrones que comparten su afición por los deportes náuticos, fueran o no, usuarios de nuestra web, navegaban más 80 días al año de media.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.