www.diariocritico.com
El excelente montaje de 'El invernadero' también en el barcelonés Lliure de Montjuic

El excelente montaje de 'El invernadero' también en el barcelonés Lliure de Montjuic

jueves 18 de febrero de 2016, 13:12h
Una obra emblemática del dramaturgo Harold Pinter que ha sido traducida por Eduardo Mendoza, que ha estado una semana en cartel y finaliza este domingo 21 esta maravillosa producción del Teatro de la Abadía que ahora acoge el Espai Lliure de Montjuich. La dirección es de Mario Gas y en el reparto figuran: Isabelle Stoffel, Gonzalo de Castro, Tristán Ulloa, Javivi, Javier Usón y Ricardo Moya. Posteriormente volverá a hacer temporada en Madrid, también en La Abadía.

Esta obra la escribió Pinter en 1.958, pero durmió en el cajón 22 años hasta 1.980, en que fue estrenada. Un dramaturgo heredero del teatro del absurdo que practicó Kafka, aunque este texto produce hilaridad, llegando a lo grotesco y al terror. Se pasa del estupor a la sonrisa. Gira en torno a la alienación del hombre, mientras un poder occidental presuntamente democrático lo aniquila. La acción transcurre en una jornada navideña, donde ocurre un nacimiento y una muerte y está situada en un balneario, que esconde un lugar de aniquilación mental y física derivada del poder.

Las víctimas son los propios verdugos. Aparecen la tiranía y el horror más extremos Los directivos de ese presunto centro de salud practican lavados de cerebro y torturas que pueden acabar en asesinato. También ocurren violaciones. El teatro de Harold Pinter es ácido, corrosivo y trepidante. Hay, de alguna forma, una crítica al poder teóricamente democrático. Gonzalo de Castro interpreta a Roote, y da miedo al dirigir la siniestra institución; Tristán Ulloa encarna a Gibbs (segundo de a bordo del anterior), que mantiene una falsa sonrisa del principio al fin de la obra. Jorge Usón es Luz, con aires de bufón; Javivi es el subalterno Tubb, y Ricardo Moya es Loob, un jerarca.

La única protagonista femenina es la actriz suiza residente en España Isabelle Stoffel, la señorita Cuts en la obra, con aires de mujer “femme fatalle” que desprende magnetismo. Y el punto culminante es su mano a mano con Tristán Ulloa.

Tonos

El texto del británico pasa del humor a la pesadilla en pocos segundos, en una alternancia de tonos. En Inglaterra la obra se tituló como Hothouse, cuyo estreno tuvo lugar en el Hampstead Theatre Club de Londres. El entorno de la obra se sitúa en la posguerra británica, y la escenografía consta de una escalera metálica de caracol situada en el centro que evoca una cárcel. Figuran además un despacho, la sala de ocio, y la sala de electroshock , según gire el mecanismo. Este montaje viene precedido de elogiosas críticas en Madrid a esta estancia corta en Barcelona, por compromisos de la compañía.

El director Mario Gas señaló en la rueda de prensa que era una obra “profética y contemporánea, casi premonitoria”. Pinter da a las palabras a los verdugos del centro, y a sus víctimas las intuye el público. Una comedia negra con el sello del teatro del absurdo. La escenografía y vestuario remiten a los años sesenta. Los rasgos de humor tienen su ejemplo en la pantomima del whisky. Todo presenta un ambiente desolador, y amenazador.

Una obra con mensajes subyacentes y un perfecto entramado, que constituye un análisis profundo de la sociedad actual. Un texto lleno de matices, metáforas y cifras. Cada interno se reconoce por un número, no su nombre real…”Invernadero” es un soplo de crítica en tiempos de democracia y una obra de culto, a la que ha contribuido con una traducción difícil del inglés al castellano el prestigioso escritor Eduardo Mendoza.

La actriz Isabelle Stoffel tuvo un gran éxito con la obra en forma de monólogo: “La rendición”, que estuvo durante un año en la sala Muntaner. Una actriz suiza que ha demostrado su capacidad interpretativa en diversos registros, y que repite en Barcelona.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios