www.diariocritico.com
Wave, el Whatsapp de la geolocalización

Wave, el Whatsapp de la geolocalización

lunes 28 de marzo de 2016, 08:51h

Dos jóvenes españoles han creado una aplicación que unifica Whatsapp y Google Maps para geolocalizar a la persona que tú quieras y en el momento qué quieras, y en la que la privacidad es la mayor premisa

En su antiguo trabajo, a Manuel y Luis, fundadores de Wave, les costaba la vida encontrar a uno de sus compañeros. Siempre llegaba tarde y no parecía que eso fuera a cambiar. Por ello, decidieron un día dar un paso adelante y crear una aplicación que no adelantaba el reloj de su compañero, pero al menos les mostraba dónde estaba. Así relata a EFEemprende el origen de Wave su consejero delegado, Manuel de la Esperanza.

La idea de Wave nació hace ya más de dos años. Aunque el proyecto surgió en 2013, no fue hasta 2014 en que se desarrolló, narra De la Esperanza.

En ese año Wave levantó su primera ronda de financiación con la aceleradora Plugs and Play, logrando un capital de 365.000 euros, y después lanzó el primer producto en diciembre de 2014.

Aun con un producto serio en el mercado, sus fundadores no terminaban de estar satisfechos con él, y en mayo de 2015, tras cambiar los servidores y hacer más eficiente la herramienta, ’Wave‘ se lanzó como un producto sólido.

“Quisimos adaptar la experiencia de usuario a lo que ya se conocía”

Para el jefe de operaciones de la aplicación, Luis Gelado, Wave es una herramienta de “geoconversación”. Defiende que el resto de aplicaciones parecidas tienen un mapa único por el que todo el mundo te puede ver. La diferencia es que Wave crea mapas individuales y privados que permiten, a su vez, entablar conversaciones mediante una interfaz muy parecida a la de Whatsapp y ver, por un tiempo determinado, el lugar dónde se encuentra la persona con la que se habla.

“Quisimos adaptar la experiencia de usuario a lo que ya se conocía”, agregó Gelado.

Wave funciona de una manera muy simple. Mediante tu agenda de contactos, al igual que otras aplicaciones como Line o Telegram, abres una conversación. El matiz es que ésta es de duración determinada, entre quince minutos y ocho horas. Esta restricción está pensada para salvaguardar la privacidad del usuario, ya que una vez abierto un ‘wave’ -así llaman sus creadores a la conversación- el otro participante puede ver en todo momento donde estás localizado.

Una vez pasado el tiempo estipulado por las dos personas o grupo de personas, la conversación expira.

Según sus fundadores, la geolocalización en la calle es “milimétrica”, pero aún tiene que mejorar dentro de edificios.

Wave, una aplicación que sí se usa

Una de las cosas más complicadas de mantener es la recurrencia del usuario y Wave lo sabe. “El que vale es el usuario que vuelve y la recurrencia de Wave está por encima de la media exigida por los fondos de inversión”, subrayó Gelado.

Wave sigue un modelo de crecimiento en base al usuario, al igual que Facebook. Además, toda su comunicación es en inglés ya que es una “aplicación para todo el mundo”, aunque en la versión 3.0, sus fundadores tienen la intención de lanzar la aplicación en quince idiomas diferentes.

Wave ya ha levantado varias rondas de financiación, que al final suman más de 1,2 millones de euros. Este capital se ha utilizado para contratar al equipo de diez personas que forman la empresa y para publicidad.

A final de año quieren levantar una nueva ronda de financiación con un ‘venture capital’ de los denominados serie A.

El ‘timing’ lo es todo

Lo complicado de este tipo de aplicaciones es que lleguen en el momento exacto. Esto es lo que defienden sus fundadores y argumentan que gigantes como Google no han sabido manejar los tiempos. Para De la Esperanza, el fallo de Latitude está en que ni el usuario ni las tecnologías estaban preparadas para soportar la geolocalización. Ahora todo se localiza, los post de Facebook, los tuits, uber o tinder. Además, eran productos unidireccionales.

Asia es el mercado en dónde Wave tiene más tráfico, aunque también está muy bien posicionada en Latinoamérica. Sus fundadores dicen que no se conforman con España, quieren el mundo entero y por ello han tenido varias discusiones con fondos debido a que no entienden que hayan comenzado a operar primero fuera de España.

Aun con esta singularidad, a los fundadores de la aplicación les gustaría que Wave fuera una startup de éxito mundial con carácter español.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios