www.diariocritico.com
Los economistas dan la voz de alarma: 'Hay que resolver cuanto antes la crisis política'
Ampliar

Los economistas dan la voz de alarma: "Hay que resolver cuanto antes la crisis política"

jueves 31 de marzo de 2016, 10:26h
La acuciante crisis económica que azota España desde 2008 ha provocado una importante caída del peso de la industria en el PIB, y es que aún no se han alcanzado los niveles de 2006, según ha indicado el Consejo de Economistas. Los economistas han señalado la necesidad de impulsar nuevas políticas industriales orientadas a mejorar la competitividad y la productividad, para lo cual es necesario que se forme un gobierno cuanto antes, ya que según han asegurado, la inestabilidad o el bloqueo institucional perjudican a la actividad económica.

Si bien los economistas consideran que España ha asistido a un “crecimiento espectacular” en 2015 y que “la salida de la crisis ha detenido el proceso de desindustrialización” que soporta el país, han dado la voz de alarma sobre la situación de ‘standby’ institucional y político. Según el presidente del Consejo de Economistas, Valentín Pich, “somos un país que no se puede permitir despistes”, y que necesita seguir “con las reformas y ajustes”.

El proceso de desindustrialización que se inició con la crisis económica ha situado a nuestro país 3 puntos por debajo de la media de la zona euro en cuanto a industrialización. El peso de la industria en el PIB español ha pasado del 39% en los años setenta al 15,5% en la actualidad. “Todos los países europeos, excepto Alemania, han visto caer cada año el peso de la industria en el PIB”. El país germano mantiene un ratio del 25% del PIB.

Los economistas han criticado que la expresión “política industrial” ha estado ligada a una fuerte carga ideológica, por lo que indican que se debe hablar de “políticas industriales” que se adapten a una nueva realidad marcada por el cambio técnico y la globalización. Tras analizar el modelo productivo español y detectar sus principales problemas, los economistas recomiendan mejorar la competitividad, y para ello establecen una serie de ‘palancas’ para lograr ese cambio.

Según el Consejo de Economistas, España debe pasar de un modelo de competitividad espuria cortoplacista a un modelo productivo sostenible a largo plazo. “En España se han llevado a cabo todo tipo de recortes en los costes de producción o salarios, que han hecho que crezcan las exportaciones y se pueda hablar de recuperación económica, pero esto no es sostenible a largo plazo”, según el decano de la Facultad de Derecho y Economía de la UCJC, José Luis Curbelo.

Para avanzar hacia un modelo basado en la competitividad sostenible, las políticas industriales deben conjugar la estabilidad económica con los instrumentos o ‘palancas’ que se deben impulsar. “Priorizar las políticas de I+D+i, favorecer que las empresas españolas ganen en tamaño, transformar la oferta industrial, fomentar la cooperación público-privada e incentivar la formación profesional”, son algunas de estas ‘palancas’.

Los economistas coinciden en la necesidad de aumentar la participación de la industria en el PIB, ya que si se quiere cumplir el compromiso del programa europeo 20/20, en el año 2020, la industria debería representar el 20% de nuestro PIB, lo que implica duplicar el esfuerzo a realizar en los próximos cuatro años.

Curbelo ha enumerado las ‘palancas’ o instrumentos necesarios para alcanzar este nuevo modelo productivo:

- Reconocer la centralidad de la empresa privada y la mejora de la productividad de largo plazo

- Reconocer la realidad de que las empresas se insertan en cadenas globales en las que, son esenciales el conocimiento y la innovación, incorporados en los procesos productivos

- Favorecer que las empresas españolas ganen tamaño para hacerlas más competitivas

- La transformación productiva de la oferta industrial. La nueva política industrial ha de incorporar crecientes dosis de actividades que están generalmente ligadas al sector servicios.

- Dar prioridad política a un pacto de Estado por la Educación, especialmente a nivel de la formación profesional, y un pacto por la política I+D+i.

- Las políticas industriales del futuro serán fundamentalmente de carácter microeconómico

- Enfatizar instrumentos de demanda más que el activismo público en forma de subvenciones.

- Negociación permanente y cooperación entre los sectores público y privado y entre instancias administrativas con responsabilidades en el diseño y ejecución de las políticas.

- La complejidad de la nueva política industrial exige la evaluación permanente del uso de los recursos y de la satisfacción de los objetivos, definiendo sistemas de realimentación y ajuste para acomodar los inevitables cambios de la realidad económica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios