www.diariocritico.com
Al Gobierno se viene aprendido

Al Gobierno se viene aprendido

viernes 13 de mayo de 2016, 16:41h

Lo decía hace unos días Mariano Rajoy con la perversa intención de dejar claro que al Gobierno solo debe llegar gente “experta y preparada” (como ellos), que gente como las nuevas fuerzas del cambio (Podemos, Izquierda Unida y las Confluencias) no puede (ni debe poder) gobernar.

Al contemplar cómo ha quedado el paisaje de España después de cinco años de presidencia de Mariano Rajoy, una se pregunta si sus palabras quieren decir que su gabinete se encontraba “muy preparado” para convivir con la corrupción. Las reiteradas sentencias condenatorias a cargos del PP con responsabilidad política en las administraciones públicas ponen de manifiesto, por primera vez en democracia, que es todo un partido el imputado por corrupción. Lo que sale a la luz sobre los gobiernos, a todos los niveles de la administración, muestra años y años de saqueo y despilfarro a costa de la mayoría de la población.

Nos podríamos preguntar también si el aprendizaje que exige Mariano Rajoy se refiere al de toda esa minoría, rica y poderosa, que lo posee casi todo, cuya “preparación” le permite no pagar impuestos en España; que se lleva el dinero y las empresas a paraísos –o guaridas– fiscales, para acogerse después a leyes como la de la amnistía fiscal. O si se refiere a lo mucho que sabe hacer su Gobierno sobre el recorte de libertades y derechos políticos y civiles mediante leyes como la llamada Ley Mordaza, cuya aplicación nos traslada a los tiempos oscuros de la dictadura. O a lo mucho que han aprendido recortando servicios públicos, como la sanidad o la educación. ¿O se refiere quizás a la vergonzosa e inadmisible actitud que mantienen con todas aquellas personas que se han visto obligadas a huir hacia Europa para refugiarse de la guerra, la persecución y la miseria? ¿O quizás esté hablando de que están muy preparados para acatar sin la menor objeción las órdenes que vienen de la Troika europea, o de cómo están destruyendo el medio ambiente?

Probablemente, lo que sus palabras quieren decir es que, en el fondo, de lo que se trata es de saber mentir con habilidad y suficiente desfachatez, llamando, por ejemplo, creación de empleo a lo que no es más que el fomento de una precariedad insoportable que está provocando incertidumbre y desilusión en generaciones de jóvenes, que deberían ser nuestra esperanza. Y así podríamos seguir hablando sobre el rosario de medidas que han hecho crecer la desigualdad y la pobreza, de lo cual sabe mucho el Partido Popular, como efectivamente ha demostrado en estos lamentables cinco últimos años.

Por mero sentido común, una piensa que si es para esto para lo que hay que estar “aprendido y preparado”, mejor es que el nuevo gobierno de cambio y progreso no “venga aprendido”.

El próximo domingo se cumplirán cinco años del surgimiento del movimiento 15-M que llenó de esperanza e ilusión las calles, que denunció la hipocresía de una forma de gobernar de espaldas a la mayoría social, como venían haciendo los partidos tradicionales; que denunció a los bancos y a las grandes multinacionales como responsables de una estafa, a la que llamaron crisis, un movimiento que hace imprescindible gobernar para la gente y no contra ella.

Aquel día, el 15 de mayo de 2011, tuve el honor de representar a José Luis Sampedro, un referente de honestidad y decencia, y leer en la Puerta del Sol el comunicado que nos dirigió a todas las personas concentradas allí. De lo que nos dijo, entresaco lo siguiente: “No [hay que] aceptar sin más la tiranía del poder financiero y el abandono de los valores que encarnaba nuestra civilización (Europa). […] No basta con indignarse, es necesario convertir la indignación en resistencia y dar un paso más. El momento histórico impone la acción, la movilización, la protesta, la rebelión pacífica. […] Os animo a avanzar en la lucha hacia una vida más humana. Los medios oficiales no se van a volcar con vosotros y encontraréis muchos obstáculos en el camino, pero está en juego vuestro futuro. El 15 de mayo ha de ser algo más que un oasis en el desierto; ha de ser el inicio de una ardua lucha hasta lograr que, efectivamente, ni seamos ni nos tomen por ‘mercancía en manos de políticos y banqueros’. Digamos NO a la tiranía financiera y sus consecuencias devastadoras”.

Estas palabras cobran especial importancia en estos tiempos electorales, en los que es posible dar un vuelco a la situación y alcanzar un gobierno de cambio y progreso para todos los pueblos de España.

Para conseguirlo, estas fuerzas del cambio y del progreso están “muy bien aprendidas”: no son otra cosa que una gran parte de toda la gente que el 15M se movilizó, acampó, debatió, se organizó en asambleas, defendió con las mareas la sanidad y la educación públicas, paró desahucios y ayudó a la gente más desfavorecida, salió a la calle pidiendo libertad y democracia, y construyó alternativas para que muchas ciudades tuvieran hoy ayuntamientos participativos que gobiernan para la gente. ¡Realmente, un gran aprendizaje!


-
#15-M, cinco años después, por Carlos Paredes

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
3 comentarios