www.diariocritico.com
‘La primera mujer en la tierra’, ayer y hoy del mito de Pandora

‘La primera mujer en la tierra’, ayer y hoy del mito de Pandora

domingo 15 de mayo de 2016, 22:23h

En la mitología griega, Pandora es la primera mujer sobre la tierra. Creada por el dios Hefesto por requerimiento del dios Zeus, quien deseaba contrarrestar la bendición del fuego, que el titán Prometeo había robado a los dioses para entregárselo a los seres humanos. Dotada por los dioses de todos los atributos de la belleza y la bondad, Pandora fue enviada a Epimeteo, quien se sintió feliz de tenerla como esposa, aunque su hermano Prometeo le había advertido que no aceptase nada que viniese de Zeus. Al ofrecer sus presentes a Pandora, los dioses le habían dado un ánfora, con la única advertencia de que nunca la abriera, pero su curiosidad, sin embargo, le hizo abrirla y entonces pudo comprobar que de ella brotaron innumerables males para el cuerpo y tormentos para la mente. Aterrorizada, intentó cerrarla, pero solo quedaba Esperanza, lo único bueno entre los muchos males que contenía el ánfora para confortar a la humanidad en sus infortunios.

Partiendo del mito griego, David San Juan ha escrito ‘La primera mujer en la tierra’, un texto hermoso sobre la condición de la mujer a lo largo de todos los tiempos, que se ha llevado la peor parte en este juego de la vida, siempre dominado por el hombre, y que solo hace unas décadas ha tomado conciencia de las reglas de que ese perverso juego pueden ser cambiadas. Y partiendo de este texto, y de su larga experiencia como hombre de teatro, Germán Torres dirige con acierto un montaje cuya dramaturgia también ha construido.

Pandora, la única actriz sobre el escenario del Off de La Latina -el espacio donde se está representando el montaje-, es Rosalía Castro. Y curiosamente es este mismo teatro, el Off, el nexo inicial de ‘La primera mujer sobre la tierra’ porque fue allí donde se produjo una charla inicial de Rosalía y David, el autor, una noche al salir del teatro después de ver ‘La espuela de Rocinante’ que interpretaba Germán Torres (http://www.diariocritico.com/ocio/teatro/critica-de-teatro/la-espuela-de-rocinante/472852). Su pasión por la mitología y la poesía hizo que unos meses después David sorprendiese a Rosalía con este texto, que Germán Torres no dudó ni un momento en llevarlo al escenario. El resultado ha sido verdaderamente hermoso.

La función se inicia con Rosalía Castro, enfundada ya en la piel de Pandora, bajando descalza las escaleras de acceso a la platea, cargada con una pequeña silla a las espaldas, que servirá de mesita, y una gran mochila. Y un ánfora tapada. Empieza a echar tierra en el suelo, formando un círculo con ella, del que no saldrá durante los aproximadamente sesenta minutos que dura la función. La primera canción que suena es una balada en portugués llena de saudade. Con esos sonidos de fondo, Pandora va colocando sobre la mesita los distintos muñecos que representan a Zeus, Cronos, Titán, Prometeo (hermano de Epimeteo, que será su marido y padre de su única hija, Pirra).

Los problemas para Pandora comienzan al quedarse embarazada. Su marido entonces comienza a insultarla, a maltratarla físicamente, a rechazarla y a dejarla abandonada con frecuencia. Una de esas veces, estando sola en casa, llaman a la puerta dos hombres y cuando ella abre, abusan de ella. Ese mismo día nace su hija Pirra. Su aguante tiene un límite y Pandora decide abandonar a su marido y marcharse de casa con su hija. Cronos entonces le regala el tiempo para perpetuarla. El tiempo pasa, Pirra crece y, naturalmente, abandona a su madre para irse con su marido, tiene hijos y Pandora ya no vuelve a verla: “Hay algo peor que perder a un hijo. Tener por delante toda la eternidad para recordarlo”, dice.

Pero Pandora sigue viviendo en todas las mujeres que han sido, que son, y que serán. Y en ella se concentran todos los desmanes que los hombres -ellos, siempre ellos…- han hecho en la tierra destruyéndola, minusvalorando, ninguneando o apartando a la mujer del protagonismo en la historia (ejemplos no faltan: Christine de Pizan, María Lejárraga, o Marie Curie, que nunca recibió el Nobel, como su marido)... Y acaso por eso mismo, odia esa frase hecha: “Detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer”. Y, pesimista, pero tenaz hasta el final, acaba diciendo que “el mundo dominado por los hombres solo puede ser salvado por ellos mismos”, “…Seguiré caminando, seguiré esperando,... Seguiré soñando aunque me duela...”.

Además de Rosalía Castro, estupenda en su papel, el montaje se sostiene también en una luz precisa, un estudiado espacio sonoro, -ambos de Nacho Arjonilla-, en el que las letras de las muchas canciones que suenan inciden en el histórico e injusto papel secundario de la mujer, que en el día a día tiene que soportar letras machistas (“si te agarro con otro, te doy una paliza y luego me escapo...”. “... Dispuesta a hacer tu voluntad,... Entera tuya toda...”), y en un precioso vestuario de Paola de Diego que ha diseñado varios modelos que encuadren el paso de Pandora a lo largo de los siglos, desde su creación por Zeus, hasta nuestros días, y que van desde una túnica sobre un precioso vestido largo de color rojo, hasta un gran abrigo negro y unas gafas de sol.

Una pieza preciosa, muy medida en todos los aspectos de su dramaturgia, pensada y repensada por Germán Torres, y con una interpretación a la altura del texto, que no hace nada difícil pensar en Rosalía Castro como esa Pandora que Zeus engendró para dar vida a la primera mujer sobre la tierra.

‘La primera mujer en la tierra’

Autor: David San Juan

Dramaturgia y dirección escénica: Germán Torres

Intérprete: Rosalía Castro

Asesoría de movimiento: Mercé Grané

Producción: La Smorfia Teatro

Off de La Latina (Madrid)

Hasta el 27 de mayo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.