www.diariocritico.com

Ana Pastor y El Objetivo del 15-M

martes 17 de mayo de 2016, 13:00h

Entre ensordecedores gritos "Televisión manipulación", abucheos, "Si se puede", pancartas, "Ese plató lo vamos a tomar" y toda suerte de voces, se rodó el domingo, el programa de "El Objetivo" de Ana Pastor y su equipo, en mitad de la madrileña Puerta del Sol.

Kike Castelló - uno de los portavoces de DRY- me comentaba que era como si alguien pusiera el escenario en mitad de un campo de fútbol para retransmitir el partido.

Ramón Espinar, decía ayer mismo, en el programa "Al Rojo Vivo" que viendo cómo estaba montado el escenario, él no hubiera acudido a El Objetivo.

Las redes se incendiaron contra la Sexta y Ana Pastor, y por si faltara algo, un indignado Diego Cañamero, parecía dispuesto a saltarse la valla que rodeaba al escenario, para denunciar en directo la prisión de Andrés Bódalo.

Seguramente ustedes no lo sepan porque no lo vieron, pero fue Errejón, quién evitó el incidente entre los guardas de seguridad y Cañamero, que finalmente se conformó junto a sus compañeros, con mostrar pancartas tras el escenario y mantener la protesta haciendo huelga de hambre allí, en la misma Puerta del Sol.

El programa transcurrió con unos auriculares a todo volumen para que los invitados pudiéramos escucharnos entre nosotros y un micrófono de diadema pegado al carrillo. Las críticas más ácidas señalaban, desde el 15-M, que La Sexta había pretendido convertir una protesta en un espectáculo mediático. La Sexta se defendía diciendo que la mayoría de televisiones habían optado por rodar desde azoteas donde desde luego, ni las pancartas, ni los gritos de protesta, iban a llegar a los telespectadores durante el transcurso del programa -a buen seguro, no como desde un escenario en mitad de la plaza-.

En descargo de Ana Pastor y su equipo, diré que al parecer, ese fue el único punto donde las autoridades, tal vez con pérfida intención, tal vez con burda torpeza, les dejaron montar el escenario.

En lo personal, creo que Kike Castelló tenía razón y Ramón Espinar se equivocaba. El escenario en mitad de la plaza, daba un inmerecido protagonismo a quienes deberían ser meros observadores. Sin embargo y al mismo tiempo, a los medios de comunicación -creo- hay que acudir siempre, aunque sea para denunciar lo inapropiado de su comportamiento, al fin y al cabo, son la ventana por la que millones de personas nos asomamos al mundo.

Esperemos que en el futuro lo estético deje hueco a lo importante, a ver si así, la noticia es de verdad el contenido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.