www.diariocritico.com

Lucía Franco, directora del programa de Conferencias de la Fundación March: "La cultura, en general, y con las lógicas dificultades, ha mejorado mucho"

lunes 23 de mayo de 2016, 08:46h
Lucía Franco, directora del programa de Conferencias de la Fundación March: 'La cultura, en general, y con las lógicas dificultades, ha mejorado mucho'

La Fundación Juan March (www.march.es) es una institución familiar, patrimonial y operativa que, desde 1955, fecha de su creación, desarrolla actividades filantrópicas en el campo de la cultura humanística y científica. Creada por el financiero español Juan March Ordinas, la Fundación viene organizando desde 1975, en su propia sede, exposiciones de arte, conciertos musicales y ciclos de conferencias y seminarios que interesan tanto a expertos como a estudiantes o, sencillamente, a cualquier ciudadano interesado por la cultura en libertad.

Entre los años 1955 y 1975 la Fundación dedicó sus esfuerzos, fundamentalmente, a la concesión de becas y ayudas (más de 5.000 becas), con las que se forma gente como Francisco Rodríguez Adrados, Araceli Mangas o Antonio Colinas. Pero, desde entonces, además del sinfín de actividades artísticas, musicales y de conferencias, ha abierto su campo de acción y apunta a nuevos horizontes. Titular del Museo de Arte Abstracto Español, de Cuenca, y del Museu Fundación Juan March, de Palma de Mallorca, la Fundación March creó también el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias

Sociales, que actualmente está integrado en el Instituto Mixto Carlos III/Juan March de Ciencias Sociales de la Universidad Carlos III de Madrid.

Más de 100.000 personas al mes

Pero, de cuantas actividades desarrolla la Fundación Juan March, probablemente sean sus ciclos de conferencias las que acerquen la cultura a un público cada vez más numeroso, heterogéneo y diverso. Valga como ejemplo que, durante los primeros meses de 2016, han sido más de 100.000 las personas procedentes de los cinco continentes que han consultado mensualmente la web de la institución en el apartado de conferencias y muchas de ellas con el objeto de bajar el audio íntegro de algunas de las centenares de conferencias catalogadas en sus fondos. Todas ellas están al alcance de cualquier internauta de manera libre y gratuita. Los vídeos de muchas de las conferencias también están disponibles en la página web de la Fundación.

Para hacer un recorrido pormenorizado de esta línea de actividad de la fundación March, hablamos con Lucía Franco, que dirige el Programa de Conferencias de la Fundación desde 2006. Doctora en Ciencias por la Universidad Autónoma de Madrid, trabaja en la Fundación Juan March desde hace algo más de dos décadas: “Cuando desde el año 1975 recogíamos nuestras conferencias en aquellas antiguas cintas de magnetofón sin más finalidad que archivarlas -nos comenta -, no imaginábamos que, muchos años después, las nuevas tecnologías nos iban a permitir poner a disposición de todo el mundo la voz de quienes nos han acompañado

en todos estos años. Voces de quienes ya no están con nosotros, como Fernando Fernán Gómez, José Luis Sampedro, Camilo José Cela, Juan Benet o José Hierro, por tan solo dar unos pocos nombres, que se mezclan -en estos últimos años- con las de Mario Vargas Llosa, Javier Marías, Daniel Barenboim, Álvaro Pombo o Rafael Moneo, solo por citar también algunos nombres. Hoy en día, en nuestra página web no solo puede escucharse en nuestro archivo de voz nuestro pasado, sino que, una vez concluido cada uno de nuestros ciclos, pueden oírse las conferencias que se han desarrollado días atrás. Actualmente estamos descargando nuestras conferencias aproximadamente dos días después de su celebración”. Y, entusiasta, prosigue diciendo que “Ahora, cualquiera y desde cualquier parte del mundo, puede descargarse libre y gratuitamente cualquiera de esas cerca de 3.000 conferencias grabadas que contiene el catálogo completo de la Fundación dictadas por alguno de los más prestigiosos intelectuales, científicos y eruditos de todo el mundo. Desde la primera, que dictó Julián Marías, hasta la última que haya podido pronunciarse ayer mismo. No hay más que consultar el catálogo, elegir una y bajársela en formato podcast. El seguimiento es espectacular. Repito que son absolutamente gratuitos y de descarga libre, y nos encantaría que tuvieran incluso utilidad didáctica en institutos y universidades”.

La denominación genérica de “Conferencias” reúne formatos muy distintos:Ciclos de conferencias,Nombres de Latinoamérica,Poética y Teatro,Autobiografía Intelectual,Seminarios de filosofía, Poética yNarrativa y Poética y Poesía. Pero, al mismo tiempo, programa Ciclos temáticos de cine mudo -con la coordinación de Román Gubern-, en los que se proyectan películas de la época muda del cine, con una presentación previa a cargo de especialistas. Por otro lado, se oferta también un formato denominado Literatura universal, en español,centrado en el análisis, a cargo de un especialista, de la obra literaria de una figura extranjera y la lectura dramatizada de algunas de sus obras a cargo de actores de primera línea. Y, por último, en formato entrevista oferta también varias líneas de acercamiento a temas de mayor actualidad: La cuestión palpitante, undebate en el que destacados especialistas analizan temas relevantes de la realidad social, con los periodistas Antonio San José e Íñigo Alfonso; Conversaciones en la Fundaciónsobre protagonistas de interés cultural o social.

Independencia política y económica

Para Lucía Franco la independencia económica de la Fundación Juan March es la clave de una actividad tan fructífera intelectualmente y tan sostenida en el tiempo: “La Fundación Juan March es una institución autónoma que programa sus ciclos y conferencias sin más compromiso que la búsqueda de la calidad de los mismos”. Y, a renglón seguido, enfatiza que “esta convicción, unida a su autonomía, conforma su identidad. Esta llamémosle “personalidad” de la institución representa para los que trabajamos en ella una gran responsabilidad y, al mismo tiempo, un incentivo para que desarrollemos nuestro trabajo sin desdeñar fórmulas que ya funcionan, pero, a la vez, con el compromiso de adaptarnos a los nuevos tiempos con nuevas propuestas”.

Dando un rápido repaso al catálogo de conferencias ofertadas a lo largo de más de 40 años, el lector se encuentra en un constante dilema porque el altísimo nivel intelectual de los conferenciantes, y el interés de los temas tratados hace difícil su priorización para acceder a sus contenidos. Mirando siempre al futuro, Lucía Franco tiene muy claras las líneas de búsqueda y definición de nuevos ciclos, temas y conferenciantes: “Identificar temas de interés exige también una acertada selección de los especialistas que sepan desarrollarlos. Y para ello la FJM tiene la fortuna de poder beneficiarse de su propia trayectoria desde 1955: raro ha sido el especialista de cualquier ámbito del conocimiento y la creación, como Francisco Rico, Margarita Salas, Carlos García Gual, Francisco Nieva o Emilio Lledó, por citar solo algunos nombres que considero significativos, que de una forma u otra no se haya relacionado con nuestra Fundación, bien como receptores de becas y ayudas a la creación y la investigación que concedía la FJM en el pasado, o bien participando en nuestras actividades. Toda esta comunidad de nombres colabora hoy con generosidad en nuestra programación de conferencias. Una nómina que intentamos seguir incrementando según vamos ampliando nuevas actividades”.

El secreto, la calidad

La “insistencia en la excelencia”, es la única guía de la directora del programa de Conferencias de la Fundación Juan March, y para ella está claro que el camino es “trabajar con libertad, creer en lo que haces, e intentar hacerlo bien, que todo lo que se haga aquí sea cultura de primer nivel”. Y la otra clave, la de la independencia, también la pondera hasta el extremo:”En la actividad de la Fundación Juan March no hay ningún tipo de injerencia política. La programación de la Fundación no está para nada influida por el signo político de los gobiernos del momento”.

Por extraño que resulte, es cierto que en la nómina de conferenciantes pueden encontrarse nombres tan heterodoxos de la cultura como los de Agustín García Calvo, Ignacio Sánchez Cuenca, Félix de Azúa, Jon Juaristi, o Santos Juliá, entre muchos otros. Este hecho parece confirmar que, efectivamente, no hay ningún tipo de limitación de tipo político o ideológico. Pero intentamos poner a Lucía Franco entre la espada y la pared preguntándole si aquí, y en alguno de los ciclos, cabrían personajes como Marine Le Pen, o Pablo Iglesias, e insiste en que sí, que es posible: “Si nosotros pensamos que esa persona puede aportar algo intelectualmente, sí. En nuestra nómina de conferenciantes los hay de todas las ideologías... Una de nuestras limitaciones es que intentamos que todos los que vengan, den su conferencia en español. Hemos hecho muy pocas excepciones, una de ellas, con Ronald Reagan”.

Le apuntamos ahora si el aura de rigor intelectual y el altísimo nivel de los conferenciantes, no podría asustar un poco a cierto tipo de público. “Observado desde fuera, este parece el paraíso del cultureta…”, concretamos con cierto tinte provocador, y Lucía niega la mayor, y con datos: Yo creo que no. Todas nuestras actividades son gratuitas y libres, y el que quiera venir, puede hacerlo. Nos encanta atraer también al público joven. Cuando hace unos años iniciamos el ciclo centrado en el cine mudo pensamos que iba a ser seguido, fundamentalmente, por cinéfilos de cierta edad pero, sorprendentemente, hemos ido comprobando año tras año que acude mucha gente joven. Y lo mismo ocurre con el ciclo de Poesía y Teatro en el que ha podido verse a Francisco Nieva, Juan Mayorga, Paloma Pedrero, entre muchos otros.

Pero al número 77 de la calle Castelló de Madrid, en pleno barrio elitista de Salamanca, sede de la Fundación Juan March, a su página web accede público de todas las edades, con inquietudes culturales comunes, pero con sensibilidades y quizás intereses muy diversos. ¿Cómo atender a todos? Lucía también tiene la respuesta: “Permanecer atentos, sabemos que nos podemos equivocar, pero hay que saber aprendertambién delos errores…Nada de lo que se nos dice o se opina acerca de lo que hacemos cae en saco roto. A la entrada de la fundación hay un ordenador en el que el visitante puede dejar todo tipo de comentarios y sugerencias, que luego llega a todo el equipo directivo, que siempre está atento y, desde la humildad, atiende todas ellas. Y las que vienen de internet, exactamente igual”.

Y como todo es perfeccionable, todo es susceptible de ser ampliado o complementado, hay un aspecto que ocupa a la Fundación March, y es la posibilidad de hacer llegar sus fondos a institutos de enseñanza secundaria y a universidades donde se hable o estudie español. Que nombres comoDarío Villanueva, director de la RAE, puedan llegar a estudiantes hablándoles de Valle Inclán, o Fernando Galván hablándoles de Oscar Wilde, permitiría a los profesores y a los centros tener en su mano una herramienta didáctica y pedagógica útil, en uno y otro lado del Atlántico. Ya se ha ofertado esa posibilidad a numerosos institutos de España y nos consta también que se está ya en proceso de hacer otro tanto con universidades de nuestro país y, poco después, con las de Iberoamérica.

La situación cultural española ha dado un vuelco total en estos poco más de 60 años transcurridos entre el nacimiento y la etapa actual de la Fundación y, por último, nos gustaría conocer cómo percibe esa foto fija de uno y otro momento Lucía Franco. Su respuesta es optimista: “La cultura, en general, y con las lógicas dificultades, ha mejorado mucho. Han nacido muchas instituciones, y muy importantes. El Reina Sofía, o el Thyssen, son dos ejemplos de ello… Ahora la oferta cultural de las instituciones se ha ampliado enormemente. Hay, además, muchas ofertas gratuitas y el panorama es espléndido”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios