www.diariocritico.com
'Juego de Tronos' 6x07: atascados con el blues de Memphis sin poder salir

'Juego de Tronos' 6x07: atascados con el blues de Memphis sin poder salir

martes 07 de junio de 2016, 11:08h

(((ATENCIÓN ESTA CRÍTICA CONTIENE SPOILERS)))

El séptimo capítulo de 'Juego de Tronos' se llamaba 'El hombre destrozado' pero el título más apropiado podría haber sido 'Hombres (y mujeres) destrozados'. Centrándose en varios de los personajes que más han sufrido a lo largo de la serie (Porque a estas alturas, ¿quién no ha sufrido mínimamente algo en la serie?) y en los que están teniendo una segunda oportunidad. El capítulo funciona por sí mismo pero fracasa en el esquema de la serie, demostrando que tras un arranque vigoroso 'Juego de Tronos' vuelve a estar estancada totalmente sin avanzar en sus grandes tramas o como diría Dylan (y repetiría Kiko Veneno) la sexta temporada se haya "atascada con el blues de Memphis sin poder salir", dando vueltas en círculo sobre sí misma.

Con solo tres capítulos por delante, comienza a ser evidente que Daenerys no va a desembarcar en Poniente en esta temporada, tampoco parece que vayamos a salir de dudas sobre el papel (seguro que importante) que van a jugar Arya o Bran en los acontecimientos por venir (sobre todo la llegada del ejército de muertos). Como mucho la séptima temporada puede poner a Jon Snow, unto a Sansa, controlando todo el Norte otra vez para los Stark. Pero centrémonos en el capítulo y vayamos por parte.

Comenzamos con el regreso de Sandor Clegane, también conocido como 'el Perro'. Es una gran noticia la vuelta de uno de los personajes que mejor ha sabido desarrollar la serie. Se le ha dado incluso una rara introducción antes de los títulos de crédito y se ha metido un personaje especial, interpretado por el gran Ian McShane, para terminar de completar el arco de transformación del personaje. 'El Perro' es un hombre destrozado, sufrió una salvaje agresión por parte de su hermano mayor cuando era niño, luego fue utilizado para hacer todo tipo de cosas desagradables por sus 'amos' aprovechando su terrible aspecto, y, por último, fue dejado por muerto por Arya tras ser derrotado por Brienne. Fue allí, moribundo, donde lo encontró el personaje interpretado por McShane, otro hombre destrozado por la guerra que se ha redimido y se ha convertido en un Septón más preocupado en hacer el bien que en la Fe. Su reconversión hará mella en Clegane y su violento final también. El hombre que despertaba a Sansa de sus sueños sobre caballeros y princesas, y la hacía afrontar la sucia realidad más allá de los cuentos, tiene toda la pinta de que va a acabar convertido en lo más parecido a un caballero andante de la serie (Si no contamos claro a la mujer que le derrotó, Brienne). Todo apunta a que el menor de los Clegane volverá a utilizar el hacha y no será para cortar leña. Parece que, al fin, tendrá la oportunidad de enfrentarse a su hermano mayor, 'la Montaña'.

El mayor de los Clegane sigue siendo la sombra de Cersei Lannister en Desembarco del Rey, pero es, también, lo único que se interpone entre ella y los miles de enemigos que la rodean en la capital. Su cara a cara con Lady Olenna, también conocida como 'la Reina de les Espinas', ha sido el otro gran momento del episodio. Antes hemos visto como Margaery no ha sido derrotada por el Gran Septón sino que sigue jugando sus cartas en el 'Juego de Tronos'. Cuando vea que su abuela está amenazada, logrará hacerle llegar un mensaje a pesar de la severa vigilancia a la que la tiene sometida la Fe. La jefa espiritual de la Casa Tyrell está a punto de abandonar Desembarco del Rey para siempre, tras el aviso de su nieta, pero antes de hacerlo deja claro a Cersei que su único consuelo en estos momentos es ver su desgracia y constatar cómo ha perdido. Es una frase que resume muy bien al personaje y que podría servir de su epitafio final. Pero lo curioso es que, por primera vez, comenzamos a sentir algo de lástima por la madre de Joffrey. Siempre se ha sabido que amaba a sus hijos pero era su única virtud conocida. Claro que en un capítulo sobre hombres destrozados, afrontando una segunda oportunidad, ¿podría haber posibilidad de redención para Cersei?

Quien sigue su particular camino es su hermano Jaime Lannister. El que hace nada era el guerrero más temido de Poniente, continúa adaptándose a la pérdida de su mano diestra, la que le definía completamente. Parece que Bronn podría ocupar ese papel, pero por el momento los resultados no son del todo buenos, cuando 'el Matarreyes' se enfrenta al 'Pez Negro', la imagen que deja es "decepcionante". La escena también, mucho más se tiene que cocer en Aguasdulces de lo que pasa en este episodio. Tiene que llegar Brienne, el 'Pez Negro' y uno de los Frey vuelven a hacer referencia a su sobrina Catelyn, a Edmure le perdonan la vida pero sigue preso. ¿Cuántos capítulos más van a necesitar para que, finalmente, pase algo aquí?

Arya y los Greyjoy se van por las ramas

Claro que mucho más grave parece lo ocurrido con Arya. La habíamos dejado el capítulo pasado abandonando a los hombres sin rostro y volviendo a asumir su identidad de Stark. También sabíamos que la niña Bruce Lee iba a intentar acabar con ella y teníamos mucho más claro que no lo iba a conseguir. Porque si después de seguir a un personaje totalmente fuera del resto de lo que pasaba en la historia durante varias temporadas, este personaje muere apuñalado en las calles de una ciudad que no habríamos visitado de ser por ella misma, estaríamos hablando de una tomadura de pelo. Así que el 'cliffhanger' de hoy solo se puede considerar una pérdida de tiempo, otro blues de Memphis facilón...

Tampoco es que los chicos de las Islas de Hierro vayan a la velocidad de la luz. Yara y Theon se paran en un burdel, a pesar de que su tío Euron les está buscando para matarles, en su camino hacia Daenerys. Esto sirve para dos cosas, enseñar unas cuántas tetas y que descubramos que a Yara le gustan las mujeres. En cuanto a Theon, puede que sea el hombre más destrozado de toda la serie pero parece claro que su final no será cortarse las venas y desaparecer, sino otro bien distinto.

Por último, Jon, Sansa y Ser Davos siguen recabando fuerzas para intentar retomar Invernalia, primero con los salvajes, luego con la casa Mormont y, finalmente, con los Glover. Sin duda, lo mejor de esta parte ha sido el encuentro con Lyanna Mormont, una niña a la que las circunstancias han puesto en una situación en la que no debería estar. Frente a ella se encuentras dos hombres y una mujer destrozados, Jon Snow ha muerto traicionado y ha vuelto a resucitar, Sansa ha pasado de ser la prometida del hombre más cruel de Poniente, Joffrey Baratheon, a estar casada con él, Ramsay Bolton, y, por último, Ser Davos pasea sus dedos cortados por Stannis Baratheon, además de haber perdido a sus hijos en la guerra. Esta bien que le dejen volver a actuar de oadre una vez más, su relación con Lyanna y como la convence para aportar la pírrica cifra de 62 hombres también recuerda a su relación con la hija de Stannis, Shireen. Por aquí parece que sí que veremos el ataque a Invernalia antes de que acabe la temporada, con el más que presumible apoyo de Meñique y los hombres del Valle, tras la carta enviada por Sansa.

Hace poco sabíamos que a 'Juego de Tronos' solo le queda una última temporada, dividida en dos partes, en la que solo habrá 13 capítulos más. Es hora, pues, de que comiencen a pasar cosas y salgamos de este estancamiento. Y un último apunte, ¿qué ha pasado con Dorne? Comenzábamos la temporada con un golpe de Estado que ponía a las Serpientes de Arena y sus ganas de venganza en el poder. ¿No íbamos a la guerra? Desde luego es como si los creadores de la serie no supieran que hacer con el reino más al sur de Poniente...

Malas noticias para los fans de 'Juego de Tronos' sobre la séptima temporada

'Juego de tronos': la última revelación de George R.R. Martin

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios