www.diariocritico.com
El odio se apodera de Alemania: en 2015 hubo más de 1.000 agresiones a refugiados
Ampliar
(Foto: EP)

El odio se apodera de Alemania: en 2015 hubo más de 1.000 agresiones a refugiados

viernes 10 de junio de 2016, 13:01h

Amnistía Internacional ha publicado un informe sobre los crímenes de odio en Alemania, que revela un intolerable aumento de las agresiones durante 2015, y es que se produjeron más de 1.000 delitos contra solicitantes de asilo, mientras las autoridades miran hacia otro lado. Este incremento de la violencia se puede ver reflejado también en las protestas que han tenido lugar en ese país contra los refugiados, y es que durante el pasado año, hubo hasta 6 protestas a la semana.

Según Amnistía Internacional, el aumento de los crímenes de odio en Alemania pone de manifiesto la necesidad de redoblar la protección y abrir una investigación independiente sobre la posible parcialidad dentro de los organismos encargados de hacer cumplir la ley del país.

El informe elaborado refleja que en 2015 se denunciaron 16 veces más delitos contra solicitantes de asilo (1.031) que en 2013 (63). En términos más generales, los crímenes violentos racistas contra minorías étnicas y religiosas aumentaron un 87 por ciento, pasando de 693 en 2013 a 1.295 en 2015.

“Con el aumento de los crímenes de odio en Alemania, deben abordarse las deficiencias, crónicas y bien documentadas, de la respuesta de los organismos encargados de hacer cumplir la ley a la violencia racista", afirmó Marco Perolini, investigador sobre la UE de Amnistía Internacional.

“Las autoridades federales y estatales alemanas deben implantar estrategias integrales de valoración de riesgos a fin de prevenir los ataques contra albergues para solicitantes de asilo. Es urgente aumentar la protección policial para los albergues que se ha determinado que corren mayor riesgo de sufrir un ataque.”

Aunque la opinión pública alemana es una de las que mejor acoge a las personas refugiadas en Europa, durante 2015 hubo hasta seis protestas contra los refugiados a la semana. Muchas personas solicitantes de asilo y refugiadas que fueron atacadas, o cuyos amigos o conocidos fueron atacados, dijeron a Amnistía Internacional que ahora viven con miedo y ya no se sienten a salvo.

La inacción de las autoridades alemanas a la hora de investigar, enjuiciar y condenar judicialmente de forma efectiva los crímenes racistas es motivo de preocupación desde antes de la llegada de alrededor de un millón de refugiados y solicitantes de asilo el año pasado.

Este sistema, consciente o inconscientemente, establece un umbral elevado para que un delito sea clasificado y tratado como un crimen racista. Cualquier delito que sea percibido —por la víctima o por cualquier otra persona— como acto de motivación racista debe ser clasificado por la policía como crimen de odio.

“Hay muchos factores que apuntan a la existencia de racismo institucional en los organismos encargados de hacer cumplir la ley alemanes. Hay que hacer esta pregunta y hay que responderla: no puede haber mejoras reales en la forma en que los organismos encargados de hacer cumplir la ley hacen frente a los crímenes racistas si esos mismos organismos no están dispuestos a examinar sus propias actitudes y premisas.”

“No es momento para la autocomplacencia, sino para que los organismos encargados de hacer cumplir la ley se miren bien en el espejo. Hace falta con urgencia una investigación pública e independiente que determine hasta qué punto el racismo institucional podría estar contribuyendo al fracaso general de los organismos encargados de hacer cumplir la ley a la hora de abordar efectivamente los crímenes racistas”, concluyó Marco Perolini.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.