www.diariocritico.com

Qué os dije ¿Y si se repiten los resultados el 26 de junio?

sábado 11 de junio de 2016, 19:46h

A este paso nos enfrentamos a una nueva repetición de las elecciones, si el PSOE es sobrepasado por Unidos Podemos . La previsión se justifica en que ha aparecido el barómetro del CIS, en el queUnidos Podemos supera al PSOE en votos y escaños y es segunda fuerza, obtienen un respaldo del 25,6%, según el CIS, y una horquilla de escaños que oscila entre los (88 y los 92 escaños).

El electorado del PP no ha castigado la parálisis de Mariano Rajoy desde el 20-D. Más bien al contrario. La formación conservadora consolida la primera posición, y hasta consigue rebañar votos. Con un apoyo del 29,2%, incrementa en medio punto el resultado obtenido en las últimas elecciones generales (118-121 escaños). Los socialistas se resisten a admitir este sorpasso, pero los datos del CIS les enfrentan a una realidad complicada. Según la encuesta, obtendrían un 21,2% de los votos. Son ocho décimas menos que el 20-D, pero su traducción en escaños puede ser demoledora. Según el CIS, obtendrían una horquilla de escaños entre 78 y 80, hasta 12 menos que los 90 que lograron hace seis meses. Ciudadanos sufre, como el PP, el mismo efecto distorsionador provocado por Unidos Podemos. Suben en apoyos, con un 14,6% frente al 13,9% que lograron el 20-D, pero retroceden en número de escaños (38-39).

Bueno pues siguen sin sumar las cifras, pues lo único que ha hecho Podemos es sumar los votos de IU pasando de 69 escaños a (88-92), Los 923.105 votos a Izquierda Unida se tradujeron en solo dos diputados, ahora añaden 19 a 21, y dejan Pedro Sanchez colgado de un palo.

Pedro Sanchez va a tener que dialogar como Hamlet ¿Ser o no ser?. Si quiere sumarse a la izquierda va a ser de vicepresidente de un gobierno “de progreso” y si se abstiene y deja que gobierne el PP con Ciudadanos, será un gobierno inestable, dependiendo siempre del humor del PSOE supongo que amortizado ya Pedro Sanchez, por los barones desesperados con sus fracasos.

La única solución vendría del 32,4% de la población que quiere votar en las elecciones del 26-J que aún no ha decidido por quién frente a un 66,9% que sí. El 10% de indecisos duda votar entre PP y Ciudadanos, y el 9,4% entre PP y PSOE, en ambos casos, mejoraría algo el PP, pero no mucho y el PSOE igual pero no mucho.

En mi opinión, van a marear la perdiz un par de meses, después del 26 J, pero yo creo que habrá que repetir las elecciones, pues no veo a Pedro Sanchez de Vicepresidente del Sr. Iglesias. En un principio por orgullo personal, pero también hay que tener en cuenta la tremenda distancia que separa a los programas de ambas formaciones. Unidos Podemos en formato Ikea para darle imagen de más progresista y socialdemócrata. Esta sería la realidad de un gobierno populista que impondría su mayoría, le guste o no al PSOE.

La coalición plantea un plan de gasto social de 32.000 millones de euros, que se pagaría con una reforma tributaria que incrementaría la presión fiscal en 30.000 millones, lo que es imposible aunque Unidos Podemos ha nacido con 50 propuestas bajo el brazo, aglutinadas en un programa electoral titulado Cambiar España. El objetivo de Unidos Podemos es, al final de legislatura, gastar 11.000 millones más que el PP en salud, 8.000 millones más en educación, 11.000 más en protección social, 3.000 más en medio ambiente, 2.000 más en vivienda y suministros y 3.000 más en cultura.

Todo esto se pagaría con un plan de lucha contra el fraude tributario y ampliando las bases tributarias, con una reforma fiscal "que debería incrementar un 3% la ratio de ingresos sobre el PIB a lo largo de la siguiente legislatura". Es decir, la presión fiscal subiría en más de 30.000 millones de euros. Según el último dato de la OCDE, el de 2014, la recaudación fiscal española equivale al 33,2% del PIB. Ese año el organismo que aglutina a los países industrializados ya alertó de que ese dato supuso un incremento de 0,5 puntos porcentuales, casi el doble de los 0,3 de la media de la OCDE. Para ganar 3 puntos porcentuales de presión fiscales en cuatro años, como quiere Unidos Podemos, el incremento anual debería ser de 0,75 puntos. Entre las subidas fiscales que propone Unidos Podemos destacan la instauración de un tipo efectivo mínimo en Sociedades para las grandes empresas (15%), la creación de un impuesto sobre las transacciones financieras, otro impuesto "extraordinario" de "solidaridad" para la banca (5.000 millones) y un reforzamiento de los impuestos sobre la riqueza, sucesiones y donaciones y de la fiscalidad medioambiental.

Además, se subiría el mínimo exento de Patrimonio y se revisaría, al alza, "la fiscalidad de las sicav, las socimis, las sociedades de capital riesgo y las entidades de tenencia de valores extranjeros (ETVE)". Y se reduciría "la dualidad de la tarifa entre rentas del trabajo y el ahorro". A cambio se rebajaría el IVA de muchos alimentos y productos sanitarios al 4%, y el de todos los suministros básicos "que actualmente no lo tienen" (calefacción, gas, electricidad. La candidatura que capitanea Pablo Iglesias aboga por reducir el gasto en defensa en 2.000 millones, el de orden público y seguridad en 3.000 millones y las inversiones en asuntos económicos, en 5.000. Según Unidos Podemos, estos capítulos de gasto "mantendrían la reducción prevista en el Programa de Estabilidad actual", pero no es verdad. La propuesta de la coalición de izquierdas implica un recorte de 6.000 euros con respecto a lo que propone el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy.

En todo caso, Unidos Podemos promete mantener en 2019 la ratio de gasto sobre PIB en el nivel en que cerró 2015. Si el PP quiere que el gasto público pase del 43,3% del PIB al 40,1%, Unidos Podemos planea congelarlo, aunque con una distribución muy distinta. Además, la confluencia cuenta con que el PIB suba con fuerza, con lo cual ese 43,3% se traduciría en mucho más gasto que el 43,3% actual, en términos nominales.

Garzón e Iglesias proponen que el gasto en protección social se mantenga un 1,1% del PIB por encima de lo que prevé el PP. "Esto permitiría poner en marcha el Plan de Renta Garantizada, la extensión de la atención a la dependencia y la revalorización de las pensiones propuesta", acota el programa. Esto a mi juicio, es el plan de Alicia en el país de las Maravillas, porque independientemente de que ya se apañarían las grandes empresas y Bancos en escaquearse. La única realidad es que se gastarían 30.000 millones de euros más. ¿Cómo se compagina esto, con los recortes que pide la Unión Europea en la actualidad a nuestro país?. El papel lo admite todo, pero el populismo con ese gasto podría paralizar la economía. Véase, lo que ocurre en Venezuela y lo que ha ocurrido en todos los países que han pasado o pasan por el comunismo. Creer que el Estado puede resolver todos nuestros problemas, es simplemente eso, una utopía de la Icaria feliz.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.