www.diariocritico.com

Rajoy propone a su fiel Ana Pastor como presidenta del Congreso

> PP, con 3 puestos, y Ciudadanos, con 2, controlarán la Mesa de la Cámara Baja
> El PSOE rechaza el acuerdo de "reciprocidad" ofrecido a última hora desde Podemos para hacerse con la presidencia

lunes 18 de julio de 2016, 14:42h

Ex ministra de Sanidad y ya, de hecho, ex ministra de Fomento y, sobre todo, la persona más cercana a Mariano Rajoy. El líder del PP no podía haber elegido a nadie más fiel para presidir el Congreso de los Diputados. Su amistad y confianza le hará mucha falta si, como ha asegurado, está dispuesto incluso a gobernar en solitario con sus 137 escaños. Es el punto principal del acuerdo alcanzado este mediodía con Ciudadanos para controlar la Cámara Baja.

Rajoy propone a su fiel Ana Pastor como presidenta del Congreso
(Foto: EP)

El PSOE ha esperado al anuncio de Mariano Rajoy para, minutos después, confirmar la candidatura de Patxi López a la presidencia, de Micaela Navarro a la vicepresidencia y de Juan Luis Gordo a la secretaría de la Cámara.

Ana Pastor, Patxi López y Xavier Domènech son, pues, los protagonistas de las votaciones de este martes en el Congreso. La ministra de Fomento es la gran favorita a la espera de la conversación que mantendrán esta tarde Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para intentar alcanzar un acuerdo sobre un candidato conjunto.

Fuentes del Partido Socialista aseguraron a Diariocrítico que, en cualquier caso, "no hay ningún acuerdo de reciprocidad con Podemos y el PSOE presentará y votará a Patxi López", por lo que descarta apoyar a Domènech.

Esta ha sido la respuesta de Antonio Hernando al "acuerdo de reciprocidad" que Íñigo Errejón ha puesto sobre la mesa esta misma tarde, consistente en que ambas formaciones se comprometan a apoyar en la segunda vuelta de esa votación al candidato que consiga más respaldo en la primera votación.

Según ha explicado el portavoz parlamentario de Podemos y secretario Político, Íñigo Errejón, este acuerdo implicaba que si el candidato del PSOE a presidir el Congreso conseguía más votos que el que apoya Unidos Podemos, el portavoz de En Comú Podem, Xavi Domènech, los diputados 'morados' y sus socios votarían al socialista en la segunda vuelta; y al revés, si era el catalán el que sumaba más apoyos, el partido de Pedro Sánchez debería respaldar al líder de la confluencia catalana.

Rajoy ha movido ficha y, como avisó tras la reunión con Sánchez la semana pasada, quiere un presidente del Congreso salido de las filas del PP. El reparto acordado a última hora de la mañana con Ciudadanos contempla 3 puestos para los populares y 2 para los de Rivera de los 9 que componen la Mesa del Congreso. Es decir, la mayoría, como en la anterior y fugaz Legislatura. La única esperanza del socialista Patxi López es, por tanto, que el candidato de Unidos Podemos, Xavier Domènech, se retire en su favor y, sobre todo, que desde los partidos nacionalistas respondan al llamamiento de Pablo Iglesias. Matemáticamente es posible; políticamente parece todo lo contrario.

"Si es lo que quieren..."

“Estamos muy lejos de poder gobernar en solitario… pero no le podemos hacer esto (unas terceras elecciones) a los españoles”. Junto con la propuesta/designación de Ana Pastor, Mariano Rajoy ha explicado a la Junta Directiva Nacional del PP el estado en que se encuentra la búsqueda de un acuerdo de Gobierno y parte de sus planes para conseguirlo “rápido, muy rápido, porque hay cosas que no pueden esperar”, los Presupuestos, el techo de gasto, Europa…

La “responsabilidad” es el argumento de Mariano Rajoy para asumir un Gobierno en solitario con 137 escaños, a todas luces insuficientes como ha dejado bien claro en su discurso además de advertir al resto de los partidos que les obligará a ‘retratarse’ en los grandes temas de Estado. “Hay unos mínimos” que hay que respetar.

Ese gobierno en minoría es, sin embargo, la opción más probable dado el rechazo rotundo del PSOE y la abstención de Ciudadanos.”Pero si es lo que quieren los demás, vamos a gobernar aunque sea con 137 diputados”, ha exclamado en tono retador.

Rajoy ha admitido sin medias tintas que “hoy” -y ha recalcado el “hoy”- su sueño de una gran coalición no tiene ningún futuro. Lo ha cambiado por el de un “gobierno de amplia base parlamentaria, con un horizonte de certidumbre, con objetivos pactados y estrategia clara y pactada a medio plazo” que no ha concretado. Se trataría de sumar el mayor número de apoyos posibles, desde Ciudadanos al PNV.

C's mantiene dos puestos

Con este acuerdo Ciudadanos mantiene dos puestos en la Mesa del Congreso, a los que por número de diputados (32) no podía aspirar en solitario. Según fuentes del partido naranja, han conseguido una vicepresidencia primera -que recaerá en José Ignacio Prendes- y una secretaría para Patricia Reyes. De esta forma, ambos políticos repiten en la Mesa, ya que los dos fueron secretarios en la anterior legislatura.

El secretismo en torno al nombre del 'elegido' ha llegado a tal punto que un par de horas antes del anuncio desde la formación naranja no descartaban un acuerdo que también incluyera al PSOE. De hecho, Ciudadanos ha esperado a que Rajoy anunciara el nombre de Pastor para valorar el acuerdo.

El vicesecretario de la formación naranja, José Manuel Villegas, ha explicado a posteriori que rechazaron apoyar a un candidato socialista porque no era posible un pacto también con el PP y que, por tanto, se habría necesitado a Podemos.

La formación naranja ha precisado que las conversaciones no se han extendido al resto de fuerzas que podría necesitar el PP para lograr superar la votación y han asegurado que le corresponde al partido de Rajoy el atar el apoyo o la abstención de las fuerzas nacionalistas.

En este sentido, Villegas ha negado que estén dispuesto a hacer alguna concesión a las fuerzas independentistas, como por ejemplo votar a favor de que Convèrgencia tenga un grupo propio en el Congreso. "Lo que está claro por nuestra parte es que no hay ningún tipo de acuerdo con los nacionalistas", ha resaltado el dirigente de Ciudadanos.

Pastor sí, Cospedal no

Según Villegas el acuerdo se ha cerrado este mismo lunes por la mañana y sólo se ha desatascado después de que la formación naranja se negara a apoyar a otros candidatos del PP.

El dirigente de la formación naranja ha explicado que Pastor cumplía los requisitos que habían pedido para un candidato: que fuera una persona con un carácter institucional, con disposición al diálogo y que "no estuviera bajo ninguna sospecha por las tramas de corrupción" que ya planean sobre el PP.

Fuentes de Ciudadanos han precisado que el primer nombre que puso el PP sobre la mesa fue el de la secretaria general del partido, Maria Dolores de Cospedal. A esta opción le siguió la propuesta del ministro en funciones Jorge Fernández Díaz, aunque el partido de Rivera ni siquiera se planteó esta posibilidad.

Preguntado por estos primeros descartes, Villegas ha explicado que no querían apoyar a una persona que tuviera "manchas de sospecha" por casos de corrupción.

Por otra parte, Villegas ha negado que hayan dado prioridad a conseguir más puestos en la mesa que al debate de los nombres y ha justiicado que ahora no pidan que el presidente del Congreso sea de un color político diferente que el del Gobierno. "El principio era aplicable en la anterior legilsatura porque conseguimos llegar a un acuerdo entre PSOE y PP. Esta vez no ha sido posible ese consenso", ha comentado Villegas.




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios