www.diariocritico.com

En el tintero

Honor y justicia en la policía capitalina

Honor y justicia en la policía capitalina

A tan sólo quince días de que Javier González del Villar, fue designado presidente de la Comisión de Honor y Justicia de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal,  decidió renunciar a su cargo, luego de que a dos policías se les ordenará dejar en libertad a tres personas que viajaban en una camioneta robada.
La corrupción dentro de la polícia del Distrito Federal fue puesta en evidencia por el presidente de la Comisión de Honor y Justicia de la Secretaría de Seguridad capitalina, y es que Javier González del Villar, decidió renunciar a su cargo, debido a la falta de institucionalidad y proteccionismo al interior de la corporación que encabeza Joel Ortega Cuevas.

Hace unos días, policías del Distrito Federal fueron presionados por un alto mando de la Secretaría de Seguridad Pública del DF (SSP-DF) para que dejaran libres a tres personas que viajaban en un auto robado.

De acuerdo a González del Villar, Felipe Romero, actual director de Asuntos Internos de la SSP-DF, debió suspender al subdirector Felipe Rosales Gamboa, ya que éste pidió a policías que dejaran ir los tres presuntos delincuentes. Sin embargo esto no sucedió, por el contrario, Rosales Gamboa —hermano del subsecretario Luís Rosales, segundo al mando dentro de la policía— continúa en su cargo sin ningún problema.

Si bien en su renuncia, González del Villar argumentó que se debió a la incongruencia y falta de respeto a la institución, ya que anteriormente laboraba en la Dirección de Asuntos Internos, el cargo que desempeñó por 15 días como Presidente de Honor y Justicia le significaría ir al "matadero".

No se puede pasar de ser procurador al interior de la SSPDF, a ser de pronto el juez, y en las condiciones operativas actuales eso significa ir directamente al matadero” afirmó.

Aunado a lo anterior, el exfuncionario también dijo que no forma parte del equipo de trabajo del secretario de Seguridad Pública. "Mi forma de trabajar ha sido toda mi vida pública en estos últimos años al frente de la Dirección General de Asuntos Internos, de forma institucional, arriesgando mi vida y la de mi familia”.

Por lo pronto, el funcionario que puso en evidencia la corrupción los Rosales Gamboa, y aún cuando Joel Ortega le aceptó su renuncia, para ser efectiva el 1 de enero de 2007, puede ser acusado de abandono laboral al no presentarse en sus oficinas, además podrían fincársele responsabilidades ya que personal que estaba bajo su cargo dieron a conocer supuestas irregularidades en las que incurrió, como atropellos contra algunos empleados, así como el que puso en riesgo algunos expedientes, que ya no atendió, contra policías.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios