www.diariocritico.com

Los otros Juegos Olímpicos

martes 09 de agosto de 2016, 11:18h

La participación en unos Juegos Olímpicos es el objetivo más importante en la vida de un deportista. Son muchos años de esfuerzos, sacrificios, privaciones, entrenamientos, dedicación y un espíritu enorme y positivo, por encima de lesiones y estrecheces económicas. No todo es oro lo que reluce. Los presupuestos para los deportistas están muy limitados, sobre todo para aquellas disciplinas que no son multitudinarias.

Es decir, en España casi todas menos el Fútbol y casi el Baloncesto, gracias a Gasol y los que juegan en la NBA; el tenis, gracias a Nadal y la natación, por Mireia Belmonte. Son las grandes figuras que gracias a su trabajo y talento disfrutan de una situación económica más que holgada pero la gran mayoría de los deportistas dependen de una beca ADO, austera e inflexible por resultados. Para muchos que caen en la primera ronda de sus disciplinas se les acaban los sueños pero también el soporte económico que les permite dedicar las horas imprescindible todos los días al entrenamiento fundamental para poder competir a nivel internacional y, cada cuatro años, en unos Juegos Olímpicos. Hay otra manera de verlo, esos deportistas representan a España y ofrecen una imagen del país que recorre durante esos días por todo el mundo y contribuye a crear, consolidar o mejorar lo que se conoce y se piensa de España con repercusión en todos los ámbitos.

Con el control y la exigencia adecuados, los deportistas españoles deberían tener más apoyo económico. Incluso sus familias que les acompañan y que son los únicos espectadores que les animan en las gradas, podrían tener algún tipo de respaldo, por ejemplo, que las distintas federaciones les ayuden a conseguir las entradas, por ejemplo.

Cuando se producen las alegrías de éxito de deportistas que ganan medallas en disciplinas casi desconocidas o cuando sufrimos fracasos y decepciones por derrotas inesperadas, se plantea este debate que dura en España, por desgracia, lo que tarda en empezar la Liga de Fútbol y el interés olímpico se transforma en pasión por los colores de cada uno. Hay países que invierten constantemente en sus deportistas y obtienen resultados, claro, con profesionalidad, calidad y paciencia, porque una medalla en unos Juegos Olímpicos vale mucho más que su peso en oro. Por ejemplo, para países no reconocidos por todos como Kosovo o para el equipo de refugiados que tuvo una enorme satisfacción cuando la nadadora siria, al menos, ganó su serie.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios