www.diariocritico.com

Las claves del fatídico discurso de Rajoy: por qué fracasará estrepitosamente

miércoles 31 de agosto de 2016, 08:26h

El líder del PP y candidato a la investidura, Mariano Rajoy, realizó ayer un discurso para lograr la investidura basándose en que él es quien encabeza la única opción "viable" para formar gobierno "estable, moderado y eficaz" y advirtió a todos los partidos con representación en la Cámara que son "corresponsables" de evitar que haya terceras elecciones. "No hay alternativa", enfatizó Rajoy, quien añadió que, de haberla, sería para conformar un gobierno de "mil colores" que sería "radical e ineficaz" y vendría "hipotecado" por las exigencias de quienes quieren "romper" con la unidad de España.

Las claves del fatídico discurso de Rajoy: por qué fracasará estrepitosamente
Ampliar
(Foto: EP)

Éstas fueron las claves de su discurso, que fue un absoluto fracaso, incluso criticado por Ciudadanos, su aliado con 32 escaños:

- Sin novedades: Rajoy apenas ofreció novedades o nuevas propuestas respecto a lo escuchado desde hace meses. Teniendo en cuenta que desde diciembre de 2015 estamos en campaña, su discurso estuvo ausente de nuevos alicientes para que otros partidos quisieran unirse en la votación de investidura para evitar unas terceras elecciones.

- Ni 2 minutos a la corrupción: uno de los más grandes problemas de este país es, sin duda, y para la opinión pública, la corrupción política. Sin embargo, Rajoy apenas le dedicó minuto y medio, poniendo pocas propuestas sobre la mesa y evitando la autocrítica, que tanto le pedía la oposición para intentar dar algún paso hacia el futuro.

- Ni mencionó a Rivera: en ningún momento pronunció el nombre de Albert Rivera, el líder de Ciudadanos y artífice e impulsor verdadero del pacto con el PP para lograr este total de 170 diputados a favor del 'sí'. Algo que sí hizo Pedro Sánchez en marzo cuando contó con el de C's para intentar ser presidente con los votos de Podemos e IU.

- Actitud equivocada: Rajoy estuvo claramente a la defensiva, se mostró como un perdedor sin tan siquiera dar pie a intentarlo, fue plano en la dialéctica empleada, fue pesimista y no estuvo conciliador con el PSOE para lograr al menos su abstención. Contrastó radicalmente con el discurso de Pedro Sánchez en marzo, donde lo intentó y fue creíble en sus exposiciones. Su discurso fue denso y aburrido, incluso admitido desde fuentes parlamentarias del PP.

- Arrogancia: no es sano que un demócrata convencido diga que es la única alternativa y que el resto de opciones sería el caos. Son discursos guerracivilistas propios de otra época.

- No pedía el voto: Rajoy cometió el error de no ser convincente y no tener la fuerza para pedir claramente el voto al PSOE. Su línea fue pasiva, nada más que criticando a los socialistas por su esperado voto negativo, y tan sólo insinuando que deberían al menos abstenerse. Un candidato a ser presidente nunca debería caer tan bajo en las metas planteadas. No es propio de un líder natural.

- Cataluña: ni existió profundidad de argumentación en la cuestión independentista, basándose levemente en argumentos de 'carrerilla'. Por supuesto, menos habló de Euskadi y de Galicia, pero especialmente fue vacío en el ámbito territorial.

- Sin gestos al PSOE: los socialistas son los verdaderos 'socios' a buscar, más allá de los útiles 32 diputados de Ciudadanos. Pero Rajoy no se movió para lograr su apoyo por el bien del país.

- Sus propios socios le dan la espalda: Al menos en la actitud, Ciudadanos dio la espalda a Rajoy. Rivera se apartó para dejar para hoy en su intervención lo que pretenda contestarle. Pero sus dirigentes José Manuel Villegas y Miguel Gutiérrez criticaron abiertamente su discurso.

- Equiparó a C's con Coalicíon Canaria: de 32 diputados a 1 hay un largo trecho, pero Rajoy equiparó siempre a Ciudadanos con los canarios (en realidad la canaria, Ana Oramas, única diputada de este partido). Sin embargo, para Rajoy no ha diferencias por esos 31 escaños de más porque les decidó el mismo peso en su discurso.

- Despreció a la oposición: sobre todo nacionalistas vascos, pero nadie pudo sentirse seducido lo más mínimo por cambiar su voto negativo en la investidura. Ningún guiño para algún partido del espectro político actual.

- Insinuación de que las terceras elecciones será la solución: el tono derrotista se consumó con las palabras del portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, ha asegurado este martes que su partido no tiene "miedo" al fracaso de la investidura de Rajoy y la convocatoria de unas terceras elecciones generales. Más claro, agua: la verdadera estrategia es ganar en diciembre... de este 2016.


Únicas propuestas positivas

El candidato se limitó a repetir el ofrecimiento de grandes pactos sobre pensiones, educación, financiación autonómica, violencia de género y energía. También, convocar el Pacto de Toledo para acometer una reforma que garantice la sostenibilidad del sistema de pensiones presente y futuro. Asimismo, planteó un pacto nacional por la educación que abarque desde primaria hasta la universidad, que se centre en la adquisición de competencias y que permita a todos acceder al sistema en igualdad de condiciones.

Respecto a la financiación autonómica, ofreció al PSOE, "que gobierna en buena parte de las comunidades autónomas", abrir "una negociación para diseñar juntos un modelo estable que preserve la igualdad y la solidaridad de todos los españoles, también a la hora de recibir servicios públicos".

En política exterior, Rajoy se comprometió a "consensuar" la posición española en la UE, que afronta retos como el Brexit, la inmigración, la necesidad de crecer económicamente y luchar contra el yihadismo. En este punto, se comprometió a reforzar el pacto firmado y a que sea la vía de información al resto de partidos y de reflexión sobre las medidas antiterroristas que sea necesario tomar.



En la prensa

El discurso de investidura de Rajoy abre las primeras de todos los diarios con distintas interpretaciones. EL PAÍS dice que "Rajoy cumple el trámite en el Congreso sin opciones de éxito". En páginas interiores señala que el candidato "se presenta como la única opción 'estable, moderada y eficaz'". En este sentido, EL PERIÓDICO titula con unas palabras del candidato: "No hay alternativa". Este diario habla de una "intervención de trámite". Por su parte, LA VANGUARDIA dice que "Rajoy traslada al PSOE la carga de otras elecciones". EL MUNDO resalta que Rajoy "emplaza" a Sánchez ante la amenaza contra la integridad territorial.

Desde otra perspectiva, LA RAZÓN pone el énfasis en los pactos ofrecidos por Rajoy. "Pactos de Estado para España", titula en su portada. Ya en páginas interiores precisa que son acuerdos para "sumar al PSOE". De igual modo, ABC resalta que "Rajoy tiende la mano al PSOE y le ofrece siete pactos de Estado". En similares términos, CINCO DÍAS titula: "Rajoy tiende la mano". Por su parte, EL ECONOMISTA señala que "Rajoy urge a formar Gobierno para reactivar la inversión y el empleo".

Desde el PP, el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, aplaudió el discurso "sólido, brillante y coherente" pronunciado por Mariano Rajoy, y destacó el ofrecimiento de pactos al PSOE. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, se mostró convencido de que el 95% del discurso es "perfectamente asumible" por todos los partidos que defienden la Constitución.


- Fracaso absoluto de Rajoy: hasta Ciudadanos criticó su discurso

- 'Ya iba muerto', por José Carlos García Fajardo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios