www.diariocritico.com

Golpe al PSOE y golpe a España desde Cataluña

(La Tribuna Crítica)

jueves 29 de septiembre de 2016, 08:14h
Golpe al PSOE y golpe a España desde Cataluña
Ampliar
(Foto: EP)

No se trata de dar y quitar razones a unos y otros. Se trata de respetar el mandato de las bases. Al igual que se exige con las instituciones públicas con respecto a la soberanía popular, cuando los votos de los ciudadanos ponen y quitan gobiernos, en el PSOE se debería haber respetado más y mejor a un secretario general que fue el primero en llegar con el apoyo de la militancia.

Pedro Sánchez no es brillante. No está llamado a cambiar grandes cosas. Muchos tenían muy claro que era un líder socialista de transición, llamado a limpiar las malas costumbres de un partido clave y necesario en la política nacional, pero no a gobernar, y mucho menos, a marcar una época. Sin embargo, es incuestionable que cuando llegó al PSOE lo hizo con la promesa de hacerlo con primarias abiertas, dar voz a la militancia, y lo cumplió.

La legitimidad que le dio todo ese proceso ahora se desvanece con un 'golpe de partido' encabezado por el frente sureño, con Susana Díaz y Fernández Vara al mando. Le siguieron sin dudarlo García-Page y otros barones territoriales más preocupados por salvar sus cabezas a largo plazo que en pensar en lo correcto ahora y en este momento. Y lo correcto era respetar a la Ejecutiva actual, que no deseaba renunciar pese a los evidentes fracasos electorales.

Por eso aquí no hay buenos y malos, héroes y villanos. No. Lo que hay es un líder gris, que no ha sabido seducir en dos ocasiones al electorado, cosechando así los peores resultados históricos del PSOE, con 90 escaños y después con 85. Tampoco se le puede achacar toda la responsabilidad, y en 2015 era también el líder del partido cuando se celebraron las reconquistas de algunas regiones como Aragón, Castilla-La Mancha, Extremadura, Baleares o la Comunidad Valenciana. Sin embargo, todo ello se borró del recuerdo de unos barones que, pese a gobernar con el apoyo de Podemos y su entorno, optaron por la vía suicida.

Pero lo peor para nuestro país no es sin duda sólo contar con esta guerra interna, fratricida y triste en el PSOE. Mientras todos los focos se dirigían inevitablemente a la madrileña calle Ferraz, en Cataluña se daba otro golpe de efecto: el president Carles Puigdemont, un líder también gris, sin carisma y puesto en el cargo sólo para poder contar con el apoyo de la CUP, que vetó a Artur Mas, fue la cara del peor independentismo deslegitimado.

Puigdemont dijo que habría referéndum sí o sí, pese a quien le pese, incluso a la legalidad vigente, y que en otoño de 2017 se convocará tal consulta ciudadana ya de manera vinculante, no de la manera en que se celebró en noviembre de 2014. Otro órdago al Estado que nos debería unir y preocupar mucho más que lo que ha sucedido en el PSOE. Pero, como es lógico, no podemos evitar fijarnos más en el fuego más cercano. Y es que los críticos y rebeldes socialistas han quitado la voz a la militancia del partido y han puesto en bandeja que gobierne Rajoy. Esa "fábrica de independentistas", que le dicen tanto en Cataluña como en Madrid.

Alea jacta est.

- Sánchez: o presidente o nada

- Rajoy espera en silencio su momento para negociar una investidura con el 'transfuguismo' de diputados socialistas

- Sánchez se resiste a caer y frena el intento de Susana Díaz para sustituirle por una gestora

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios