www.diariocritico.com
Colombia, Brexit, Cataluña... el problema real de los referéndums
Ampliar
(Foto: EP)

Colombia, Brexit, Cataluña... el problema real de los referéndums

(La Tribuna Crítica)

lunes 03 de octubre de 2016, 11:51h
.

Lo sucedido este domingo en Colombia es realmente triste. Desde Europa y Naciones Unidas se había abrazado claramente el proceso de paz del Gobierno de Santos y las FARC pese a las posibles deficiencias que todo acuerdo de esta envergadura puede tener. Y quizás no sea del todo negativo este 'no' del plesbiscito para poder, así, revisar algunos puntos y términos de dicho acuerdo.

Pero nosotros elevamos a otra esfera el debate y la reflexión acerca de estos últimos referéndums. En España, que lejos del referéndum para la entrada en la OTAN no tenemos mucha costumbre en ellos, tememos que pueda celebrarse uno en Cataluña. Se tacha al Gobierno central y a los partidos que se niegan a aceptarlo de poco democráticos, pero es cierto que las cosas no son tan simples como parecen.

El Brexit fue un claro precedente de fallido intento por preguntar a la población sobre una importante cuestión de futuro. Y es que, primero, se piensa desde el pasado y el rencor, y no con vistas al horizonte que está por venir. Y, segundo, no se plantea realmente una base más rigurosa para que el referéndum tenga validez.

Nos explicamos. En el caso del referéndum británico sobre la salida de la UE, se contó con una participación del 72%. Esto permite legitimar más una decisión tan importante, pero no un pobre 37%, que ha sido la participación en Colombia ante un tema tan fundamental para el país. Se habla de mal tiempo, de dificultades... pero la realidad es que 6.431.272 colombianos se han impuesto a 6.375.151 para un total de casi 35 millones llamados a las urnas. 22 millones se quedaron en casa.

Las reglas son las que son, y la democracia es, si no se acota con normas, así. Valiera con que un colombiano de más hubiera elegido el 'no' para tirar dicho proceso de paz, pero es evidente que cabe una reflexión sobre cómo debieran plantearse dichas consultas. Por ejemplo, en algunos referéndums se exige que la ventaja vencedora sea por un margen mayor. Y, en otros casos, se exige que al menos vote el 50% del censo.

Está claro que en un fin de semana donde votaron menos del 20% de los húngaros sobre qué hacer con los refugiados que vienen del Mediterráneo y con un 37% de participantes en Colombia, entramos en una fase de recelos y descrédito de dichos referéndums. ¿Es el mejor momento para que España se plantee consultar sólo a los catalanes sobre si romper el Estado? Nosotros creemos que no. Firmemente.

Pero la democracia, para lo bueno y lo menos bueno, hablará. Sólo esperamos que sea desde la legalidad y el diálogo. No se construye un horizonte de prosperidad sobre cimientos tan frágiles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios