www.diariocritico.com

El mercado inmobiliario poco a poco se va recuperando, y crear una empresa de inversión resulta una buena idea para obtener ganancias.

El mercado inmobiliario poco a poco se va recuperando, y crear una empresa de inversión resulta una buena idea para obtener ganancias.
Ampliar

El mercado de inmobiliaria en España fue uno de los más afectados en los años de crisis, en especial el sector de la construcción y la promoción. Sin embargo, desde el año anterior se están viendo un aumento paulatino en las ventas y concesión de hipotecas, (el pasado mes de junio se inscribieron 19,4% más de Registros de Propiedad respecto a junio de 2015, y han aumentado un 34,1% la cantidad de hipotecas concedidas), y se ha estado recuperando poco a poco el mercado, lo cual puede volverlo una buena inversión.

La situación actual del mercado resulta interesante para algunos inversores, a fin de beneficiarse económicamente, por lo que una buena opción en este campo, además de los fondos inmobiliarios, es la creación de empresas de inversión de bienes inmobiliarios.

El objetivo de la empresa puede ser dual, compra-venta y aprovechamiento del bien mueble, dado que los precios han bajado de forma significativa. Los precios que se manejan hoy día no son comparables a los precios diez años atrás. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), desde el año 2007, el precio de las viviendas han bajado un 32%, y hay otros entornos donde han bajado hasta un 50%.

Los objetivos de la empresa de inversión irán dirigidos en los siguientes renglones:

Compraventa de viviendas:

Es la principal opción de la empresa y las inversiones inmobiliarias. Es factible encontrar oportunidades de compras con un precio bastante seductor. La opción de la empresa recaería en identificar pisos o viviendas con plusvalía interesante y quizá que requieran algunas reformas, lo cual lo vuelve más atractivo y pueden conseguirse viviendas con precios más bajos.

Destinar la vivienda para alquiler.

Se puede compensar la inversión inicial (compras, reforma, impuesto) con el valor del alquiler de un inmueble. Por ejemplo, si costó 80.000€, y se alquila a 600€ mensual, significaría una renta bruta del 9%, adicional del pago de los gastos.

Una buena idea para una empresa de inversión es unir estas dos opciones. Es decir, la mitad de los bienes inmuebles adquiridos son destinados para ser vendidos, y con ello recuperar la inversión de la otra parte del negocio: los bienes inmuebles reformados. A su vez, estos últimos pueden ser alquilados después de terminados, para obtener buena rentabilidad antes de ser vendidos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.