www.diariocritico.com

Casos y cosas

Premios

domingo 30 de octubre de 2016, 19:17h

¿Al mediocre y vago Mariano Rajoy le ha tocado el premio gordo en su segunda investidura como presidente del gobierno…por la penúltima traición o renuncia a sus principios de las mediocres y vagas “elites” del… PSOE? La imparable decadencia ideológica socialista de los últimos 42 años quizá empezó a mediados de octubre de 1974, cerca de París…en Suresnes, para ser exactos. Entonces, y allí, un grupo de jóvenes “socialistas revolucionarios” tomaron las riendas del PSOE avalados por varios líderes “social demócratas europeos”.

Aquí, ahora, y en Europa… el socialismo no existe y la social democracia, es, o se parece, a la social democracia portuguesa y brasileña que cogen y acogen a todas las derechas habidas y por haber. Sí, es verdad que bajo la etiqueta de la social democracia de antaño han estado en muchos gobiernos –otros casos y cosas son los poderes reales- europeos…haciendo políticas económicas de derechas más o menos extremas. Es decir, las “elites social demócratas” se han conformado con la pedrea para sí mismas…dando demasiadas pedradas a muchas de sus bases y simpatías.

¿Qué han hecho bien o menos mal, de fondo… los falsos social demócratas para que el ultra capitalismo y la desigualdad sea lo más relevante en España, en Europa y en el Mundo Mundial?
La derecha económica en general es inmoral y egoísta… pero no es tonta. En efecto, emplean o compran inteligencias viciadas o viciosas y los falsos social demócratas no han dudado ni parado de entrar a trapos sórdidos, sospechosos, sucios…sí, definitivamente han confundido fondo con fondos y forma con reformas en la misma dirección que las derechas económicas más reaccionarias.

El premio de Rajoy está putrefacto…por corrupciones, dejadeces, ignorancias o medidas impositivas y laborales antihumanas. El premio a Rajoy por parte de las “elites social demócratas”… es la renuncia definitiva a una alternativa con rastro y rostro de credibilidad, creatividad, seguridad, luminosidad o sostenibilidad.


Las marrullerías están a la orden del día

Los premios, como los precios,– de los que opiné en un artículo anterior-, tienen varias interpretaciones, lecturas, intereses, mensajes, objetivos o directrices. Los premios son tan manejables como los precios…por un premio cabal hay X precios banales. Y claro que habrá relaciones y complicidades entre bastantes precios y bastantes premios. Incluso los que parecían prestigiosos premios Nobel se van desprestigiando…sobre todos los de la Paz y las Letras. Y, ¿si los premios más prestigiosos hacen paripés…que podemos esperar de los otros?

Además, ¿cómo y quien pesa y mide “al mejor de los mejores” de todas o de casi todas las actividades? Hay premios al valor, a la dedicación, al esfuerzo, etc. etc. ¿Pero hay premios auténticamente justos, contrastados y equilibrados? Los premios solo son, o han de ser… símbolos transparentes, merecidos y ejemplares para algunas aspiraciones o superaciones del resto de seres humanos. Los premios más competitivos que competentes –como suelen ser los efímeros premios deportivos, literarios, cinematográficos, discográficos…o premios de jugar al guiñote- acaban siendo anecdóticos, azarosos, alguno meritorio…pero…poco o nada transcendentes para el conjunto cívico de la humanidad.

Los premios de consolación… parecen premios de consternación o de compasión. Los premios extraordinarios en licenciaturas o doctorados también pueden ser inducidos o manejados. En fin, mientras la desigualdad sea lo más “brillante” de la dictadura ultra capitalista globalizadora… que no cuenten conmigo para dar, quitar o recibir premios codiciosos o condicionados. Acabo, el interminable intercambio de premios a las vanidades son patéticos. Pero, los “premios” que más abundan son los… incentivos… que se aplican en todos o casi todos los departamentos de ventas de todas o de casi todas las empresas.

Premios hipotéticos o abstractos… que en la mayoría de las cosas y casos te obligan a engañar o engañarte para conseguirlos. Hubo tiempos, que en algunos trabajos, la suma de ingresos era:un 80% de salario que te permitía vivir, y un posible o imposible 20% en incentivos que te permitía vivir algo mejor desde el punto de vista material. Hoy, las principales fuentes de “creación de riqueza” dan un salario del 50%...que no llegas a final de mes… y para llegar al 80% o al 100% que necesitas para vivir, o continuar en la “fuente”… tienes que corromper y corromperte…las preferentes de Rato y Cajamadrid, son una muestra. Nadie que conozca o sufra esos mecanismos de “crear riqueza” dirá que miento. Los incentivos a los “héroes del balón” por ganar la final de un “campeonato importante” son insultantes, vomitivos, humillantes, y una falta de respeto a los incentivos de héroes en los quirófanos, en las aulas, en la investigación, en las minas, en la armonía y belleza, en…

Señor Rajoy, le recuerdo que le vota una de cada cuatro o cinco personas…y con sus conocidos métodos, su premio gordo tiene todas las pintas… de ser, y de hacer un flaco favor a la inmensa mayoría de la ciudadanía. Al tiempo.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios