www.diariocritico.com

La Tribuna Crítica

El nuevo viejo Gobierno de Rajoy: el líder del PP, a lo suyo
Ampliar
(Foto: PP)

El nuevo viejo Gobierno de Rajoy: el líder del PP, a lo suyo

jueves 03 de noviembre de 2016, 21:15h

Cambios estéticos, juegos y repartos de poder... pero casi nada cambia en el viejo nuevo gobierno de Mariano Rajoy para una legislatura única, clave, estratégica. España se juega todo: el futuro económico, el futuro de la unidad territorial, el encaje en Europa y la imagen internacional. Pero el presidente reelegido, que ha tenido casi un año para meditar cómo quería que fuese su nuevo gabinete, apenas ha dado su brazo a torcer. Apenas ha cedido a las críticas y apenas ha escuchado a críticos y nuevos socios, como Ciudadanos.

En el ámbito catalán, pocos gestos hace Rajoy para mantener buenas relaciones y reencauzar las cosas con los soberanistas. Mantiene en Interior a un político de perfil de partido, Zoido, más fiel al PP que a cualquier otro objetivo nacional. Coloca a Cospedal en Defensa, que si bien no supondrá demasiadas interferencias internas, su figura no augura muchas buenas cosas para hablar con Cataluña. Un antiguo pago que le debía a la número dos del PP que no le facilitará los asuntos de relaciones públicas al Gobierno. Pero a Rajoy, eso le da igual.

No tiene mayoría absoluta, ni se le acerca. Pero no se ha preocupado por gustar un poquito a C's o al PSOE. Ni hablemos de dar cualquier gusto a la izquierda. El ala económica se mantiene firme, con los poco o nada queridos Montoro y De Guindos al frente, y con Nadal y De la Serna ahora como segundos espadas en esta materia en Energía y Fomento.

Menos gestos en Empleo, donde mantiene a la cuestionada Fátima Báñez, la ministra de Trabajo que nunca trabajó más allá de servir al PP. Soraya Sáenz será la encargada, por otra parte, de gestionar la cohesión territorial. La vicepresidenta dejará de ser portavoz del Gobierno, pero sale reforzada al repetir como número dos del Ejecutivo, y tampoco da así ningún gusto Rajoy a la oposición. Si bien Sáenz de Santamaría no puede ser demasiado criticada por su gestión, también es cierto que no es del agrado de casi nadie en el otro lado de la bancada parlamentaria.

Rajoy no es diplomático. Va a lo suyo, que es satisfacer demandas internas del partido y, al mismo tiempo, rodearse de gente de confianza. Como con Catalá, que repite en Justicia. Sin gestos a Feijóo, que no tendrá a ningún gallego en el Consejo de Ministros, como se había rumoreado estos últimos días.

El más mínimo gesto lo ha hecho con Dolors Montserrat, que si bien es hija de la dirigente histórica del PP catalán Dolors Montserrat i Culleré, ha tenido un papel relevante en las negociaciones con Ciudadanos para lograr la investidura.

Continuidad, grosso modo, y refuerzo de grandes líneas. Más madera, es la guerra. Y al enemigo, ni agua, ha pensado Rajoy.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios