www.diariocritico.com

Conferencias en la Casa de Madrid en Barcelona

Doctor Enrique Sierra: “La cirugía taurina es la gran desconocida”.

martes 22 de noviembre de 2016, 13:19h
El pasado viernes tuvo lugar en la Casa de Madrid la tercera conferencia del ciclo que tiene lugar durante todo el mes. Organizado por el presidente de la entidad Florencio García, junto al aficionado y escritor taurino Fernando del Arco. Y la colaboración del Círculo Taurino de Amigos de la Dinastía Bienvenida. En esta ocasión el conferenciante fue el doctor Enrique Sierra, jefe del equipo medico de la Monumental de Barcelona los últimos años, hasta su cierre y prohibición en el 2011.

La charla fue amena, porque tuvo el acompañamiento de imágenes de percances sobresalientes de toreros en la última década. Apareció en la pantalla la cornada de José Tomás en Linares; la de Julio Aparicio (en la que el pitón le atravesó la boca) en el 2.009; una de Serafín Marín en la Monumental; la cornada de David Mora en las Ventas, la de Rivera Ordóñez en Huesca; la espectacular cogida de Roca rey en Málaga, y el fatal percance del malogrado Julio Robles (1.989, que le dejó parapléjico.

Enrique Sierra pormenorizó acerca de las cornadas envainadas , el peligro de las atrofias musculares, y las distintas trayectorias que puede conllevan la introducción del cuerno, aunque el orificio sea mínimo. En este sentido, destacó la importancia de la exploración minuciosa de la herida, palpando con la mano la trayectoria del pitón. Y señaló que “no hay cornadas limpias, porque los cuernos contienen siempre bacterias, excrementos y otras sustancias presentes en el campo.”.

Una de las innovaciones que aportó el doctor Sierra fue completar su equipo con profesionales que habitualmente no están en ellos. Además del equipo básico, tenemos dos vasculares, urólogo y máximo facial. Y contamos con un doble equipo, para el caso de que surja un percance cuando los doctores están atendiendo a un torero. Más de una vez ha pasado, en Barcelona y otras plazas…

Desdoblamiento.

Como la mayoría de cirujanos taurinos, Enrique Sierra une a su condición de doctor la de aficionado. Ya dentro del quipo de su antecesor el doctor Olsina, ya fallecido, filmaba gran parte de las faenas. Y al preguntarle por ese desdoblamiento dijo que “estar presente a poca distancia del diestro, ayuda a conocer cómo ha sido un percance. Y ya en la enfermería, es necesario mantener la tranquilidad inherente a todo médico, por aparatosa que sea la cogida”. En este sentido indicó: “yo siempre digo que es preferible no tener demasiada amistad con los toreros, para que no te influya en tu situación emocional, a la hora de la intervención. En la enfermería todos los heridos son iguales…”.

Sierra contó anécdotas, se refirió a la gravísima cornada en la femoral de la que salió con vida Enrique Patón en 1.975, y en la introducción calificó a la cirugía taurina como “la gran desconocida”. Puede que por ello, la sala estuviera llena en la Casa de Madrid… Tras un breve coloquio, intervino Carlos Casalis (mexicano), que ha escrito un libro recién salido al mercado editorial sobre José Tomás, en cuya portada aparece un toro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios