www.diariocritico.com
Los 10 mejores discos de Lou Reed (incluyendo a la Velvet Underground)

Los 10 mejores discos de Lou Reed (incluyendo a la Velvet Underground)

jueves 02 de marzo de 2017, 11:01h
Lewis Allan, más conocido como Lou, Reed habría cumplido 75 años este jueves. El hombre que nos dio a la dulce Juana, al satélite del amor, los días perfectos, las mañanas de domingo y el desfile de Halloween es uno de los hombres más importantes de la historia del rock, ya sea al frente de los fundamentales Velvet Underground o en solitario, así que vamos a rendirle tribto repasando los 10 discos más importantes de su discografía.

The Velvet Underground & Nico (1967)

No se me ocurre una banda, más allá de los Beatles, más influyente que la Velvet, y no estoy hablando de gustos, de importancia o de ventas. Si Lou Reed, John Cale, Sterling Morrison y Maureen Tucker no hubiesen sacado su primer disco, 'The Velvet Underground & Nico', la historia del rock hubiese sido totalmente diferente. La leyenda dice que la Velvet solo vendió unos cientos de discos pero que cada una de las personas que los compró formó una banda. Como bien sabe John Ford, aunque sea mentira, cuando la leyenda se convierte en hechos, imprimimos la leyenda. Posiblemente el disco más revolucionario de la historia, la Velvet Underground entrega un disco de difícil catalogación en su momento, estamos en 1966 y estos chicos no hacen folk rock, ni psicodelia, ni cantan al amor libre y al poder de las flores, tampoco están experimentando con ácido, es más la droga que corre por las venas de Lou Reed se llama heroína y él está esperando a su hombre para comprarle una dosis más. En su momento pasa sin pena ni gloria, a pesar de su conexión con Warhol, el álbum apenas vende unas pocas copias, es el verano del amor y la gente no quiere oír historias sobre putas, yonquis y las cloacas de la gran manzana, tampoco están acostumbrados a una música que parece provenir de otro planeta, es difícil encontrar algo parecido a lo que hacen. John Cale proveniente de la música clásica reviste las canciones con el sonido de una viola desafinada, Maureen Tucker aporrea la batería monocordemente, y Lou y Sterling Morrison enzarzan sus guitarras. Aquí están también algunas de las mejores composiciones de Reed, “Sunday Morning”, “Femme Fatale”, “Venus in furs” o “Heroin”, pero tiene el valor añadido de ser el disco del que provienen miles de bandas del futuro. La leyenda que la Velvet se convirtió en la banda más aclamada por todos los movimientos alternativos posteriores a ella, y es que este es el inicio del punk, del noise o del indie...



The Velvet Underground – White Light/White Heat (1968)

Permitan que les cuente una anécdota personal con respecto a este disco, tras hacerme con él siendo un adolescente me encerré en mi habitación a escucharlo pero antes de que terminara, en medio de la orgía ruidista de 'Sister Ray', un familiar entró en mi habitación para preguntarme si estaba bien. Y eso era sin que nadie se hubiera enterado de unas letras que hablan de orgías, felaciones, lobotomías, transexuales y muchas drogas. 'White Light/White Heat' es un disco conscientemente sucio y lo más alejado posible de la belleza, el único respiro que ofrece es 'Here she comes now', siendo todas las demás una enciclopedia sobre experimentación y ruido en la música rock, dos décadas antes de la aparición de Sonic Youth. No es un disco para todos los públicos pero es perfecto para todos los demás.



The Velvet Underground (1969)

El tercer disco de la Velvet podría considerarse como la calma después de la tempestad. Si 'White light/White Heat' fue la tormenta perfecta de electricidad y ruido, 'The Velvet Underground' comenzaba con una delicada caricia como 'Candy says', una canción que iba a marcar la pauta del disco. Desde el inicio los de Lou Reed marcaban las distancias con su antecesor, es más 'Candy says' está cantada por Doug Yule, el sustituto de John Cale en la banda. Sin el galés haciéndole sombra Reed vuelve a poner el foco en la composición, entregando canciones tan inolvidables como 'Jesus', 'I'm set free' o, por encima de todas, 'Pale blue eyes'. Pero el autor de 'Sweet Jane' no se olvida tampoco del rock en otros dos clásicos de la banda como 'What goes on' o 'I'm beginning to see the light'. Su pasado experimental solo se ve reflejado en 'The Murder Mistery', una canción en la que sobre un fondo sonoro cercano a la psicodelia que tanto denostaban, Reed y Sterling Morrison recitan a la vez distintos poemas y, en el estribillo, Maureen Tucker y Doug Yule cantan distintas melodías. Y para el cierre, Reed le regala a Maureen Tucker y, su voz infantil, la maravillosa 'Afterhours'.



The Velvet Underground – Loaded (1970)

Para el momento en el que se editó 'Loaded', noviembre de 1970, el capitán había abandonado la nave hacía tres meses. Lou Reed dejó a la Velvet pero no sin antes cumplir su palabra con su nueva discográfica que le había pedido un disco "cargado (loaded)" de éxitos. Por encima de 'Transformer', este disco es la mejor prueba de que Lou Reed es uno de los mejores compositores de canciones de la historia. Despojado del lado transgresor y 'arty' de sus primeros discos lo que aquí queda es un perfecto trabajo de rock clásico, en el que cada una de sus 10 canciones podría pasar por un 'single'. Por supuesto, como en el resto de la carrera de la banda, el trabajo no tuvo ningún éxito, a pesar de contar con 'Sweet jane', 'Rock & Roll' 'Who loves the sun', 'New age' o 'Oh! Sweet Nuthin' entre sus surcos. Tampoco quedaba mucho ya de la Velvet original, con John Cale fuera desde hacía dos años y Maureen Tucker sin tocar la batería (a pesar de estar incluida en los créditos) debido a su embarazo. Por si fuera poco, a los dos guitarristas, Reed y Sterling Morrison, tampoco se les escucha mucho, ya que el reemplazo de Cale, Doug Yule, se hace cargo de la mayoría de solos, además del bajo, los teclados, parte de la batería y cuatro de las voces principales. Mucha gente se ha ensañado con él pero la fragilidad de su voz le da la mayoría de su encanto a uno de los grandes tesoros ocultos de la banda, la emocionante 'Oh! Sweet Nuthin'. Su único delito, y es bastante grave, fue cortar el celestial puente de 'Sweet Jane', un error corregido en las últimas ediciones del disco.



Transformer (1972)

'Transformer' fue el segundo disco en solitario de Lou Reed y el que logró que el neoyorquino alcanzara el éxito comercial. Algo que a su propio autor siempre le ha rechinado bastante y es que, para ese entonces, Reed ya había sacado varios discos magistrales al frente de la Velvet Underground. Ahora bajo el tutelaje de su alumno más aventajado, David Bowie, Reed se convertía al fin en una estrella del rock and roll, pero a alguien tan orgulloso como él no le gustó compartir el crédito con el autor de 'Ziggy Stardust'. Y es que la mano de Bowie se nota mucho en 'Transformer', bueno la suya y la de su mano derecha y guitarrista principal de las Spiders From Mars, un Mick Ronson que sirvió de arreglista, co productor y músico principal (tocando la guitarra, el piano, además de hacer varios coros). La mezcla fue perfecta con Reed prestando las tres mejores canciones de su carrera en solitario, 'Walk on the wild side', 'Satellite of love' y 'Perfect day' y Bowie y Ronson adornándolas hasta convertirlas en perfectas. Solo hay que escuchar el arreglo de cuerdas de Ronson para 'Perfect day' o la voz de Bowie al final de 'Satellite of love' para comprobar el amor incondicional de los ingleses por el trabajo de Reed. La tercera gran influencia del disco volvía a ser Andy Warhol, del que surgieron 'Vicious', 'Andy's chest' y la mencionada 'Walk on the wild side', el recuento más famoso de personajes de la 'factoría Warhol', Holly Woodlawn, Candy Darling, Joe Dallesandro, Jackie Curtis y Joe Campbell, coronado por el solo de saxo de Ronnie Ross, que, como el propio Lou Reed, también había sido profesor de Bowie.



Berlin (1973)

Posiblemente uno de los discos más tristes de la historia, una especie de ópera rock sobre prostitución, depresión, violencia doméstica y, finalmente, suicidio. Tras el éxito cosechado por 'Transformer', el primero de su carrera, la compañía discográfica no reparó en gastos y puso a Bob Ezrin, el joven productor de Alice Cooper, a los mandos esperando otro bombazo comercial. Reed y Ezrin contrataron a una pléyade de músicos de sesión que incluía a gente como Jack Bruce de Cream, o Steve Winwood de Traffic, además de los hermanos Brecker a los vientos y los guitarristas Steve Hunter y Dick Wagner. Se pensó también en una especie de adapatación teatral pero cuando la compañía escuchó el resultado se echó para atrás. Los críticos de la época fueron despiadados con el disco, llamándolo "desastre desprovisto de esperanza". Años después comenzó a ser visto con otros ojos y poderosas piezas de música como 'Lady Day', 'Men of Good Fortune', 'Caroline Says II' o 'The Bed' (muchas de ellas compuestas durante su tiempo con la Velvet) le han dado el márchamo de clásico que siempre fue.



Rock n Roll Animal (1974)

Para la gira de 'Berlin' Reed decidió llevarse consigo a los dos guitarristas con los que había grabado 'Berlin', Steve Hunter y Dick Wagner, y estos hicieron de aquella una de las mejores de su carrera. Cualquiera que escuche la 'Intro' de Hunter para el 'Sweet Jane' tendrá ganas de colgarse una guitarra eléctrica. El hombre que había inventado el noise se pasaba a la épica de la 'rock'n'roll star' y le sentaba de maravilla.



1969: Velvet Underground Live with Lou Reed (1974)

Editado el mismo año que 'Rock n Roll Animal', pero grabado 5 años antes, no puede ser un directo más distinto que 'Animal'. Reed y Sterling Morrison no son ni la mitad de buenos guitarristas que Hunter y Wagner pero aun así este es un mejor disco. A pesar de estar lejos de sus tiempos experimentales como banda de acompañamiento del 'Exploding plastic inevitable' de Andy Warhol, la Velvet vuelve a demostrar que sus directos eran siempre sorpresivos, cambiando radicalmente las canciones cada ve que la tocaban. Aquí está la versión lenta de 'Sweet Jane', la primera vez que apareció con el fundamental puente, y que serviría de base para la versión de Cowboy Junkies, el magnífico inicio con 'Waiting for my man', bajando el tempo hasta convertirla en una especie de country rock o la versión con diferente letra y la voz de Reed de una de sus mejores canciones, 'New age'. Un magnífico punto de partida en el mundo Velvet.



New York (1989)

En 1989 Lou Reed llevaba sin sacar un gran disco desde principios de los 70. Para alguien que había comandado una de las mejores bandas de rock de la historia eso era una eternidad. ‘New York’ fue su regreso a la excelencia con un disco a la altura de 'Transformer'. Una obra que nos devolvía a uno de los mejores letristas que ha dado un género tan tendente a la banalidad como el rock. Aquí se encuentran algunas de las mejores canciones de su carrera como 'Romeo and Juliet' o 'Dirty Boulevard'. Y como guinda, una maravilla como ‘Halloween parade’.



Songs for Drella (1990)

Los caminos de Lou Reed y John Cale se habían separado de mala manera en 1968, cuando el primero despidió al segundo de la Velvet. Después de muchos años sin hablarse, la pareja se volvió a unir en el funeral de Andy Warhol en 1987. Después de que el pintor Julian Schnabel les sugiriera que escribieran algo en su honor, los dos decidieron ponerse manos a la obra y escribir este disco sobre el hombre que les dio su primera oportunidad. Un disco austero y maduro en el que los únicos instrumentos que suenan son la guitarra de Reed y el piano y la viola de Cale. A pesar de los notables resultados Cale juraría que nunca volería a trabajar con Reed (un juramento que no cumpliría al reunirse la formación original de la Velvet en 1993, tras la que volverían los juramentos de Reed y Cale de no volver a trabajar juntos jamás). Luego hubo otros buenos disco como 'Magic & Loss' pero este me parece el mejor epitafio para su carrera, en particular la hermosa 'Hello it's me', una prueba más de que, a pesar de no soportarse, cada vez que Reed y Cale trabajaron juntos surgió la magia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Los 10 mejores discos de Lou Reed (incluyendo a la Velvet Underground)

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    46535 | santiago - 08/11/2017 @ 00:42:19 (GMT+1)
    el que escribe esto no se realmente de que va al decir que lou reed no sacaba un gran disco desde principios de los 70s cuando saca new york, aparte de ser mentira denota una gran ignorancia sobre la obra de lou reed, acaso no es blue mask un gran disco?,y alguno mas que no pierdo el tiempo nombrandolos, aaaaaaaaaah que se refiere a discos que vendieron y o fueron influyentes, berlin acaso pese a ser junto con new york mi disco favorito de lou vendio algo cuando se publico? en resumidas cuentas lou tiene un puñadito de estupendos trabajos y dicho sea de paso no tan coñazos como white light white heat que ha envejecido fatal a mi modo de ver

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.