www.diariocritico.com
Yemen, la guerra olvidada: Amnistía Internacional denuncia la venta de armas de EEUU y Reino Unido a Arabia Saudí
Ampliar
(Foto: MOHAMMED HUWAIS/AFP/Getty Images)

Yemen, la guerra olvidada: Amnistía Internacional denuncia la venta de armas de EEUU y Reino Unido a Arabia Saudí

En marzo de 2015 comenzó la guerra en Yemen y desde entonces, EEUU y Reino Unido han transferido armas por un valor superior a los 5.000 millones de dólares a Arabia Saudí, que lidera la coalición militar en este país. A lo largo de estos dos años de conflicto, al menos 4.600 civiles han muerto y más de 8.000 han resultado heridos. A estas trágicas cifras se unen los cerca de 18,8 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria en Yemen, y es que según ha alertado la ONU, el país está al borde de la hambruna.

Durante los últimos dos años, Amnistía Internacional ha documentado una amplia variedad de violaciones del derecho internacional cometidas por todas las partes en el conflicto que, en algunos casos, constituyen crímenes de guerra. La coalición liderada por Arabia Saudí ha lanzado incesantes ataques aéreos, matando e hiriendo a civiles y destruyendo sus hogares, propiedades e infraestructuras en ataques indiscriminados y contra bienes de carácter civil.

"Las multimillonarias transferencias de armas a Arabia Saudí, por parte de EEUU y Reino Unido, están fomentando las graves violaciones que han causado un sufrimiento indecible a la población civil de Yemen y que eclipsan considerablemente su labor humanitaria", afirma Amnistía Internacional.

EEUU y Reino Unido han transferido a Arabia Saudí armas por un valor superior a los 5.000 millones de dólares,; una cifra 10 veces superior a los 450 millones de dólares estadounidenses que el Departamento de Estado de EEUU y el Departamento para el Desarrollo Internacional de Reino Unido calculan que han gastado o presupuestado en ayudas para Yemen en los últimos dos años.

"Dos años de conflicto han forzado a tres millones de personas a huir de sus hogares, han destrozado la vida de miles de civiles y han dejado a Yemen sumido en un desastre humanitario, con más de 18 millones de personas en necesidad apremiante de ayuda. Sin embargo, a pesar de los millones de dólares estadounidenses que se le han destinado en forma de ayuda internacional, muchos países han contribuido al sufrimiento de la población yemení al continuar con el suministro de armas", denuncia Lynn Maalouf, directora adjunta de Investigación en la Oficina Regional de Amnistía Internacional en Beirut.

La directora de AI en Beirut critica la contradicción de estos "países que transfieren armas mientras prestan ayuda humanitaria para mitigar la misma crisis que han ayudado a crear. La población civil yemení continúa pagando el precio de este suministro de armas insolente e hipócrita".

La comunidad internacional debe actuar de inmediato para imponer un embargo de armas y abrir una investigación internacional creíble sobre las graves violaciones cometidas por todas las partes del conflicto. "Todos los países deben detener inmediatamente el suministro de armas que pudieran utilizarse para cometer crímenes de guerra u otras violaciones graves del derecho internacional humanitario en Yemen", ha afirmado Lynn Maalouf.

En varias visitas de investigación a Yemen, Amnistía Internacional ha documentado al menos 34 ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudí en seis gobernaciones (Saná, Saada, Hayyah, Hodeidah, Taiz y Lahj). Se cree que estos ataques violan el derecho internacional humanitario y han causado la muerte de al menos 494 personas, entre ellas 148 niños y niñas. En algunos de estos ataques aéreos se utilizaron armas fabricadas en EEUU y Reino Unido.

En Saada, Hayyah y Saná, los miembros de la coalición también usaron municiones de racimo, de fabricación estadounidense, británica y brasileña, que están prohibidas internacionalmente. Amnistía Internacional ha documentado casos de menores entre las personas civiles que han muerto o han quedado mutiladas al entrar en contacto con submuniciones de bombas de racimo que quedaron sin estallar tras los ataques con estas armas inherentemente discriminatorias.

La organización también ha documentado 30 ataques indiscriminados realizados por fuerzas pro-huzíes y anti-huzíes, en Adén y Taiz, al sur del país, en los que utilizaron artillería, morteros y cohetes y que causaron la muerte a 68 personas.

En Taiz, las fuerzas anti-huzíes también han hostigado y amenazado al personal médico, cerrando hospitales y poniendo en peligro a la población civil al situar combatientes y posiciones militares cerca de los centros médicos.

El grupo armado huzí y sus aliados han bombardeado zonas civiles en la ciudad de Taiz y disparado artillería de forma indiscriminada contra Arabia Saudí, al otro lado de la frontera, causando muertos y heridos entre la población civil. Amnistía Internacional también ha reunido indicios según los cuales el grupo armado huzí ha reclutado niños soldados, algunos de ellos de tan sólo 15 años, para luchar en primera línea.

Además, las autoridades huzíes han restringido la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica en las zonas bajo su control. Con el apoyo de las fuerzas de seguridad, han practicado detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas y tortura y han clausurado ONG. Sus críticos y oponentes, entre ellos periodistas, defensores y defensoras de derechos humanos han sido detenidos arbitrariamente y algunos han desaparecido o han sido sometidos a tortura y otros malos tratos bajo custodia.

“Desde los bombardeos indiscriminados sobre zonas civiles y el reclutamiento de niños soldados realizados por el grupo armado huzí a los ataques aéreos ilegítimos y el uso reiterado de municiones de racimo prohibidas internacionalmente por parte de la coalición liderada por Arabia Saudí, todas las partes del conflicto en Yemen han demostrado un desprecio deliberado por las vidas de la población civil y han cometido graves violaciones del derecho internacional humanitario”, ha afirmado Lynn Maalouf.

“La larga lista de terribles abusos cometidos por todas las partes en el conflicto pone de manifiesto hasta qué punto urge una investigación internacional e independiente, liderada por la ONU, para investigar las presuntas violaciones cometidas por todas las partes y garantizar que los responsables de tales delitos infames son llevados ante la justicia.”

España, tercer exportador de armas

Según datos oficiales, entre 2014 y el primer semestre de 2016, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de más de 900 millones de euros, la mayor parte de los 1.368,56 millones exportados en la última década. Entre 2013 y 2015, España fue el tercer mayor exportador de armas a Arabia Saudí, tras EEUU y Reino Unido, señala AI.

En 2015, las exportaciones realizadas superaron los 545 millones de euros e incluyeron armas pequeñas, una donación de munición, torpedos, cohetes y misiles, sistemas de dirección de tiro, dos aviones de reabastecimiento en vuelo, un avión de transporte, repuestos y reparables para aeronaves de transporte, equipos electrónicos y equipos de contramedida.

En el primer semestre de 2016, las exportaciones fueron de 69,3 millones, una cifra inferior a los tres años anteriores, pero habrá que ver en el informe anual de 2016 que previsiblemente se publicará en junio de 2017 la cantidad exportada en todo ese año. Destaca el valor de las exportaciones realizadas correspondientes a las categorías de municiones como granadas de mortero y proyectiles iluminantes, bombas, torpedos y misiles, así como aviones y equipos electrónicos.

En relación con las negociaciones entre la empresa española Navantia y Arabia Saudí para la construcción de cinco corbetas del tipo Avante 2200 para la armada de Arabia Saudí, Amnistía Internacional reitera su oposición a esta operación, ya que existe un riesgo manifiesto de que estos barcos puedan ser utilizados en la comisión de violaciones graves del derecho internacional humanitario.

El pasado mes de enero una delegación española formada por los Ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación y de Fomento, así como por los Secretarios de Estado de Defensa, de Comercio y de Infraestructuras acompañó a Su Majestad el Rey Felipe VI en su viaje a Arabia Saudí para mantener reuniones con las autoridades. El Gobierno español confirmó recientemente que no ha cerrado ningún acuerdo para la venta de buques militares con el gobierno de Arabia Saudí.

Amnistía Internacional mantiene su preocupación al respecto así como una acción en Internet para que el Gobierno español no autorice esta exportación. Si lo hiciera, violaría la Ley española sobre comercio de armas y el Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.