www.diariocritico.com
El gesto de Diego Cañamero al ministro de Justicia ha provocado un debate general sobre las formas de Podemos
Ampliar
El gesto de Diego Cañamero al ministro de Justicia ha provocado un debate general sobre las formas de Podemos (Foto: Dani Gago/Podemos)

¿Los modales de Podemos traspasan el 'decoro' del Congreso de los Diputados?

> La Mesa de la Cámara constata un "hartazgo" con Podemos y estos contraatacan con la corrupción

miércoles 29 de marzo de 2017, 10:49h
El debate sobre las 'formas' de los diputados de Podemos se ha abierto dentro del Congreso de los Diputados. La cuestión ha llegado a la Mesa de la Cámara Baja, que ha constatado un "hartazgo" general con los gestos y modales de la formación de Pablo Iglesias durante los plenos. El líder de Podemos ha contestado que lo que ataca el decoro parlamentario es la presencia de un partido investigado por corrupción.

La cuestión de las "formas" y los modales de los diputados de Podemos se ha convertido en un debate central en el Congreso de los Diputados. Fuentes parlamentarias han apuntado que la Mesa de la Cámara Baja ha constatado un "hartazgo generalizado" con el grupo que lidera Pablo Iglesias.

El órgano que dirige el funcionamiento del Congreso incluso estudia tomar medidas contra los diputados de Podemos debido a los reiterados episodios en los que, según estas fuentes, los gestos acaban eclipsando el fondo del debate parlamentario. La presidenta de la Cámara Baja, Ana Pastor, ya se ha reunido con la portavoz de la formación morada, Irene Montero, para trasladarse esta preocupación, aunque desde Podemos han señalado que no se les informó de la magnitud de la crítica.

El debate ha vuelto a planear este miércoles en la sesión de control al Gobierno, en la que se han producido varios momentos de tensión entre las bancadas de Podemos y la del PP. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no ha esperado ni un segundo antes de criticar a la formación de Iglesias al contestar a una pregunta de Montero sobre las supuestas escuchas realizadas al Rey Juan Carlos.

Santamaría ha asegurado que la cuestión planteada por la portavoz formaba parte del "estilo" aplicado por Podemos, que, según la vicepresidenta, es más un "pseudoparlamentarismo".

"Tienen los mismo modos y modales con otros miembros de su partido cuando no defienden lo que quieren", ha asegurado Santamaría, que también ha acusado a Podemos de poner en cuestión todas las instituciones que no pueden controlar.

El portavoz del PP, Rafael Hernando, ha instado posteriormente en los pasillos del Congreso que Podemos reflexiones sobre sus modos. "Hay otras formas de llamar la atención que convertir el hemiciclo en un tenderete", ha asegurado.

Hernando ha reconocido que ha habido otros momentos de tensión, pero nunca con la "intensidad" con la que se producen ahora. El propio portavoz popular ha sido precisamente uno de los protagonistas de uno de los momentos de mayor tensión en los últimos años cuando intentó agredir a Alfredo Pérez Rubalcaba tras un debate en la Diputación Permanente en 2005.

"Decir la verdad duele"

La reacción de Podemos no se ha hecho esperar. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, contestaba ya este martes que lo que va contra el 'decoro' parlamentario de verdad es que haya un partido -el PP- que esté siendo investigado por corrupción.

"A algunos les duele muchísismo que haya una fuerza política que diga la verdad. La gente está harta de ladrones, de corruptos y de sinvergüeznas. Son ellos los que atentan contra el decoro parlamentario", ha apuntado.

Iglesias también ha manifestado su "decepción" por el rol de Ana Pastor en lo que considera una actuación que no refleja la neutralidad que debe tener su cargo. No es la primera vez que el líder de Podemos acusa a la presidenta de actuar de forma partidista, aunque estas críticas se habían ido suavizando por otros gestos de cercanía de la dirigente.

Este miércoles, el secretario general de Podemos ha ido un paso más allá y ha criticado al PP por tener un estilo de "matonismo e intimidación". Además, ha señalado que lo grave es que el Gobierno no responda a las preguntas de la oposición.

La estrategia marcada por Iglesias se basa, entre otras cosas, en destacar las diferencias que los separan de los partidos tradicionales. "No nos podemos parecer a ellos ni en los andares", es una de las máximas dichas por el líder de Podemos que resume esta línea de actuación.

Algunos parlamentarios del sector errejonista, aunque no se desmarcan públicamente de la postura del grupo, coinciden en que las formas y los gestos no deben eclipsar el fondo de sus reivindicaciones. En el mismo sentido, Íñigo Errejón defendió durante el proceso interno de Podemos, que la formación debía mostrar utilidad en su actividad parlamentaria.

Por su parte, el líder e Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón, ha destacado este miércoles la necesidad de normalizar el hecho de que los debates generen "determinadas pasiones". Garzón ha recordado que él lleva ya cinco años en el Congreso y que en ese tiempo ha recibido muchos insultos del PP, pero que no ha hecho un escándalo de eso.

El gesto de Cañamero

El episodio que ha colmado la paciencia de otros grupos tuvo lugar la semana pasada. El diputado Diego Cañamero aparecía en el pleno del Congreso portando dos fotografías: una de Iñaki Urdangarín y otra de Andrés Bódalo para denunciar la diferencia en el trato judicial entre el marido de la infanta y el sindicalista encarcelado. Antes siquiera de que Pastor diera comienzo a la sesión, Cañamero se acercó al ministro de Justicia, Rafael Catalá, para enseñarle las fotografías y pedirle una absolución para Bódalo.

El asunto está aún en la Mesa del Congreso, donde se estudia si apercibir al diputado de Unidos Podemos por entenderse que pudo haber un intento de intimidación al ministro. Fuentes del grupo de Podemos confiraron que, en este caso, Cañamero actuó por su cuenta y ni siquiera comunicó de forma previa lo que pensaba hacer.

Pero además, ese mismo día, Pastor tuvo que volver a llamar la atención a Unidos Podemos por colocar unas camisetas en defensa de la gestión pública del agua en los escaños. "Esto no es un tendedero", señaló la presidenta.

El hemiciclo del Congreso ha vivido muchas otras polémicas antes de la llegada de Podemos a las instituciones, pero la frecuencia de los gestos del partido de Iglesias ha puesto el foco en concreto sobre ellos.

Podemos empezó a protagonizar las polémicas desde prácticamente el primer día que entraron en el Congreso. Durante la sesión constitutiva de la anterior legislatura llamó la atención no sólo el atuendo informal elegido por la formación morada sino la larga fórmula que utilizaron para jurar su cargo. "Prometo acatar la Constitucion y trabajar por cambiarla. Nunca más un país sin su gente y sin sus pueblos", fue la frase base pronunciada por cada uno de los parlamentarios de Podemos, ante el asombro de sus compañeros de hemiciclo.

Pero el foco del primer día de legislatura para Podemos se lo llevó, sin lugar a dudas, el hijo de Carolina Bescansa, que por entonces contaba con sólo 6 meses y que acompañó a la diputada durante prácticamente toda la sesión. Esta decisión levantó las críticas de los otros partidos, que señalaron que el Congreso disponía de guardería y que la dirigente de Podemos buscaba llamar la atención.

Dentro de las paredes del Congreso son fecuentes las acusaciones cruzadas que incluyen los diputados en sus intervenciones parlamentarias y que a veces provocan un aumento de la tensión. Sin embargo, sólo en una ocasión esto llevó a Podemos a abandonar el hemiciclo como modo de protesta.

Ocurrió durante el pasado mes de octubre a raíz de un debate que no era nuevo sobre el uso del llamado 'turno de alusiones', que está regulado en el reglamento de la Cámara como un turno extraordinario en caso de que se haya producido una acusación directa que el aludido considere falsa o injuriosa.

Ana Pastor impidió a Iglesias explicar los motivos de la petición de este mecanismo después de que Rafael Hernando acusara a Podemos de venderse a dictadores extranjeros. Entonces, todos los diputados de Unidos Podemos se levantaron y dejaron de forma momentanea sus escaños para reunirse en una sala próxima al salón de plenos.

La llamada de atención se produce después de otras ocasiones en las que se han lucido camisas reivindicativas, carteles o incluso un bandera republicana ante la presencia del Rey Felipe. El giro de discurso reflejado en la intervención de Iglesias en la que acusó a Rajoy de que se la 'sudaba' la recomendación de los letrados de la Cámara Baja ha sido otro de los asuntos que ha causado debate dentro del Congreso y que ha reflejado que, lejos de aplicar la "moderación" que recomienda la Mesa del Congreso, la estrategia implantada por Iglesias puede ir a más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios