www.diariocritico.com

Sobreseído el caso de las presuntas sedaciones en el Severo Ochoa

Más de dos años después de que las alarmas saltasen en relación a las supuestas sedaciones irregulares denunciadas en el Hospital Severo Ochoa, el Juzgado de Instrucción número 7 de Leganés sobreseyó el caso al entender que a pesar de "la mala práctica", no pudo demostrarse la causa de las muertes. El auto fue celebrado tanto por los médicos del centro de salud como por la Consejería de Sanidad.
"Varios pacientes han muerto tras mala práctica médica a la hora de sedarles, si bien no se puede lograr asegurar, al menos con lo que hasta ahora se ha recopilado, que el fallecimiento deviniera exclusivamente por los fármacos prescritos por los doctores", afirmaba el auto.

El doctor Montes Nada más conocerse el sobreseimiento del caso —que había provocado ya que la Comunidad apartase de su cargo al jefe de urgencias del hospital y abriese una investigación que llevó a la destitución del director médico y del gerente del hospital— la Consejería de Sanidad se reafirmó en las medidas que había adoptado en su momento en un momento en el que se encontraba inmersa en el 'traspaso de poderes' entre Manuel Lamela y su nuevo titular, Juan José Güemes.

A este respecto, la Administración sanitaria subrayó que la teoría de que en el Severo Ochoa hubo mala praxis médica en la sedación de pacientes terminales "ya fue avalada" por los informes del comité de expertos nombrados por la Consejería y del Colegio Oficial de Médicos.

Además, el secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, defendió que el auto de sobreseimiento del caso Severo Ochoa demostraba que la actuación del ex consejero de Sanidad Manuel Lamela fue "impecable", y exigió al PSOE, a IU y a los sindicatos UGT y CCOO que le pidiesen "perdón de forma inmediata".

Sin embargo, la lectura que realizaron tanto los médicos implicados en el caso y sus compañeros como los partidos de la oposición y los sindicatos UGT y CCOO fue distinta, y exigieron que la Comunidad se disculpase por los daños causados a la imagen del centro y a los facultativos que habían estado implicados. Los médicos y entidades que mantuvieron una actitud crítica ante las decisiones que fue tomando la Consejería, vieron en la actuación de Lamela una maniobra para desprestigiar la sanidad pública y beneficiar a la privada.

Por su parte, el gran protagonista del caso de las posibles sedaciones en el hospital de Leganés, el ex jefe del servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa, Luis Montes, destacó el hecho de que la noticia del sobreseimiento se produjese 24 horas después de la salida de Manuel Lamela de la Consejería de Sanidad, "esto es, con premeditación y alevosía".

Además, el abogado del ex jefe de Urgencias del hospital Severo Ochoa consideró que la afirmación de mala práctica médica recogida en el auto de sobreseimiento era un "regalito" para quien desde la Consejería de Sanidad "defendió" estas prácticas.

Al igual que Montes, el hospital también celebró el auto del juzgado. Así, un grupo de 500 personas entre trabajadores, médicos, sanitarios, vecinos de Leganés, políticos y representantes de sindicatos, se reunieron a las puertas del hospital de Leganés el 27 de junio, al igual que habían hecho durante 28 meses todos los miércoles. Sin embargo, en esta ocasión los asistentes brindaron con cava.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios