www.diariocritico.com
Pablo Iglesias junto al secretario de Podemos Castilla-La Mancha, José García Molina, antes de la reunión del Consejo Ciudadano Estatal
Pablo Iglesias junto al secretario de Podemos Castilla-La Mancha, José García Molina, antes de la reunión del Consejo Ciudadano Estatal (Foto: Dani Gago/Podemos)

Las bases de Podemos empiezan a definir en Castilla-La Mancha el alcance de la alianza con el PSOE

> Los inscritos votan hasta el lunes si entrar en el Gobierno socialista de Page

viernes 21 de julio de 2017, 08:13h
Los inscritos de Podemos Castilla-La Mancha deciden desde este viernes si aceptan la oferta de entrar en el Gobierno de Emiliano García-Page. Si las bases de la formación morada dan su visto bueno a este acuerdo se conformaría el primer Gobierno conjunto entre PSOE y Podemos a nivel autonómico. El voto favorable a este acuerdo viene avalado tanto por el líder de Podemos Castilla-La Mancha como por Pablo Iglesias, aunque eso no ha impedido una crítica desde diversos sectores internos del partido con el debate sobre un acercamiento estatal al PSOE de fondo.

La decisión de si Podemos entra en el Gobierno del PSOE en Castilla-La Mancha está ya en manos de las bases. Desde este viernes hasta el próximo lunes 24 los inscritos de Podemos en esta comunidad determinarán si se produce el primer Gobierno conjunto con el PSOE a nivel autonómico.

La consulta se ha puesto en marcha después de la aprobación del Consejo de Coordinación y del Consejo Ciudadano autonómicos de la oferta hecha por Emiliano García-Page. El dirigente socialista buscaba asegurarse la aprobación de los Presupuestos Generales de Castilla-La Mancha y propuso a Podemos dos cargos en su Ejecutivo: la vicepresidencia segunda y una consejería para coordinar el plan de garantías ciudadanas acordado sobre medidas sociales.

El voto favorable a este acuerdo no sólo cuenta con el apoyo del secretario general de Podemos CLM, José García Molina, sino también con el respaldo explícito del líder estatal del partido, Pablo Iglesias.

La postura oficialista se ha dejado notar ya en la propia redacción de la pregunta, que ya tiene un sesgo favorable hacia el 'sí'. En concreto, los inscritos deberán contestar a la siguiente cuestión: "¿Crees que Podemos CLM debería votar 'sí' a los presupuestos si con un acuerdo de Gobierno se garantiza la puesta en marcha y el control de políticas propias como la Renta Garantizada o el Plan de Garantías Ciudadanas?".

El Consejo Ciudadano autonómico decidió que la consulta se limitara a una sola pregunta, en vez de preguntar de forma separada por la entrada al Gobierno y por el apoyo a los presupuestos, como habían pedido los críticos.

Gobierno de diferentes

El líder de Podemos CLM aprovechó el anuncio de la consulta para defender el acuerdo alcanzado con el PSOE. Además, Molina remarcó que si entraran en el Gobierno de Page, este sería un "Gobierno de diferentes", ya que la colaboración política no implica que vayan a renunciar a su 'ADN'.

También Pablo Iglesias volvió a reiterar su apoyo a la entrada en el Gobierno de Castilla-La Mancha antes del inicio de la consulta. "Nuestra presencia en los Gobierno aseguran que las cosas cambian", comentó Iglesias, que apostó por dar garantías al cumplimiento del plan social pactado con los socialistas.

El acuerdo de Gobierno en Castilla-La Mancha tiene una lectura nacional en la medida que se produce en un contexto de acercamiento al PSOE a nivel estatal. La actitud de Iglesias y de Molina -próximo a la línea política del líder de Podemos- refleja también el cambio producido a raíz de esta posibilidad de trabajar junto a los socialistas.

La matización se produce no tanto en la idea teórica de entrar a gobernar con el PSOE sino en la forma de plantear esta alianza. El pablismo había optado hasta ahora por mantener una línea dura y señalar que sólo era posible un Gobierno conjunto si se configuraba de "igual a igual". Por eso las condiciones puestas por Iglesias para la investidura de Pedro Sánchez fueron tan duras y tan directas y el secretario general de Podemos pidió la vicepresidencia y la mitad de los ministerios en un hipotético Gobierno conjunto.

La exigencia se basaba en una profunda desconfianza hacia el PSOE, circunstancia que se maximizó cuando una gestora controlada por 'susanistas' tomó el control del partido y determinó la abstención en la investidura de Mariano Rajoy. Este golpe llegó a empeorar las relaciones de Podemos y PSOE en varios territorios donde gobernaban los barones socialistas.

Sin embargo, la nueva relación a nivel estatal junto a la urgencia de aprobar unos presupuestos para Castilla-La Mancha han despejado el aire para hacer posible un ofrecimiento como este. Y eso a pesar de que las desconfianzas entre los dos partidos no han acabado disiparse.

Efecto contagio

El giro del pablismo ha resquebrajado la relación con 'Anticapitalistas', una de las principales corrientes de Podemos. Tanto a nivel nacional como en algunas comunidades, pablistas y 'anticapis' habían conformado una alianza -explícita o no- frente al errejonismo, pero el acercamiento al PSOE ha abierto una grieta y la corriente de Miguel Urbán y Teresa Rodríguez no ha dudado en criticar el acuerdo.

Los anticapitalistas ya han empezado a hacer campaña en las redes sociales por el 'no' en la consulta tras criticar la formulación de la pregunta. "Ante pregunta cobarde y tramposa que oculta en los presupuestos la entrada en su Gobierno, nuestra respuesta valiente y clara #ConEstePsoeNO", ha comentado en Twitter el portavoz de Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha, David Llorente.

Sin embargo, la crítica de los anticapitalistas era incluso anterior al ofrecimiento de Page, ya que, por ejemplo, desde Podemos Andalucía se habían hecho advertencias también contra el acercamiento al PSOE a nivel nacional, asegurando que, ni bajo el mando de Pedro Sánchez, este partido podía ser considerado un actor del cambio.

"Donde no hemos mantenido la independencia política y hemos entrado a gobernar y a ser corresponsables ha habido una desaparición de las fuerzas del cambio. Nosotros no podemos entrar a co-gobernar con el PSOE", reflexionaba el responsable de organización andaluz, Jesús Rodríguez, animando a tomar nota del efecto arrastre que ha tenido el agotamiento de la socialdemocracia en Europa.

A las críticas de los 'anticapitalista' se ha sumado en los últimos días el diputado y miembro del Consejo Ciudadano de Podemos Diego Cañamero, que ha expresado su malestar en un artículo en 'El Diario'. El sindicalista ha apuntado que el PSOE no es el "aliado natural" de Podemos ya que sigue formando parte del "régimen".

Cañamero ha añadido que Podemos no debe pretender ganar las elecciones por arriba y que, en su opinión, es incompatible la alianza con los socialistas y la construcción de una alternativa para la gente. "Acercarse al PSOE, mientras que Podemos no lo supere ampliamente en respaldo popular y parlamentario, sólo conseguirá rehabilitar, sanar, limpiar al peor PSOE. Y peor aún, nos podemos contaminar tan gravemente que la gente normal nos deje de ver como su alternativa", ha valorado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.