www.diariocritico.com

La hipocresía y el machismo en el 'caso Juana Rivas': así se critica a la nueva madre coraje española

La hipocresía y el machismo en el 'caso Juana Rivas': así se critica a la nueva madre coraje española

> La Tribuna Crítica

miércoles 16 de agosto de 2017, 09:23h

Tras un primer estallido generalizado de solidaridad con el caso de la madre Juana Rivas, en las últimas semanas, pero sobre todo en los últimos días, algunos medios de comunicación se han lanzado a una postura de hipocresía y de poso machista a la hora de enfocar las noticias sobre ella.

A la nueva madre coraje española se la está criticando por su postura ante la Justicia de manera injusta. Por una parte, porque no se es capaz de distinguir en dos claros asuntos: la correcta aplicación de las sentencias y la normativa respecto a la custodia de los hijos y el asunto puramente ético.

Si bien es cierto que Juana Rivas está huyendo, al menos de manera técnica, de la Justicia al no entregar a sus hijos para que lleguen a manos de su padre, siguiendo así la sentencia judicial que la obliga a hacerlo, no por ello debemos olvidar lo injusta que es esa sentencia. ¿Acaso olvidamos a veces que la Justicia también se puede equivocar o que, al menos, puede haber perdido toda su humanidad a la hora de aplicar las leyes?

Quizás lo más recomendable para Juana es que se rindiera, que entregue a sus hijos y busque su bien. Pero una madre, como bien sabe, en teoría, la totalidad de la humanidad, piensa a veces más en el bienestar de sus hijos que en su propio bien. Esa ausencia de toda postura egoísta es habitual en el amor fraternal y debería ser generalizada en muchas de nuestras acciones cotidianas con nuestros seres queridos y allegados. Pero sorprende cómo algunas personas y algunos medios están comenzando a cambiar su posición para criticar a Juana.

Por ejemplo, vemos cómo el diario 'El Mundo' ofrece hoy una noticia bajo el titular "Juana Rivas propuso la custodia compartida de los niños a su ex pareja antes de denunciarlo en 2016", en la que por el afán de buscar novedades y éxito de lecturas con este asunto, insinúa que Juana es una persona contradictoria porque hace tiempo no tenía problemas en conceder una custodia compartida con su ex pareja italiana, Francesco Arcuri. Es evidente que ese acto no cambia nada y que una persona que ha sufrido maltratos -no supuestos, porque hay una condena cumplica por Arcuri por este delito- actúa habitualmente bajo intimidación y con comportamientos no libres.

Por suerte otros medios no olvidan los detalles que más debería importarnos, como repetir frases que Juana escribió en su carta a los medios esta semana: "Me escupía en la cara delante de los niños". Eso, parece, pesa menos que haber pedido la custodia compartida en el pasado...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios