www.diariocritico.com

Y si hubiere referéndum... ¿qué resultados habría?: ni siquiera ganaría el 'sí' a la independencia

> Sólo un un 29.5% estuvo a favor de la secesión en la consulta soberanista de 2014

jueves 14 de septiembre de 2017, 10:46h
Tan contundente como suena: en el proceso consultivo de noviembre de 2014, que fue la respuesta del Govern catalán de entonces, el liderado por Artur Mas, a la ilegalización de la consulta soberanista, apenas se obtuvo un 1,8 millones de papeletas a favor de la independencia de un censo de casi 5,5 millones. Si la ciudadanía catalana acudiera en masa a votar en un referéndum que fuera legal, arrasaría el 'no'.
Y si hubiere referéndum... ¿qué resultados habría?: ni siquiera ganaría el 'sí' a la independencia
Ampliar
(Foto: ANC )

El gran debate, sin duda, ha sido durante estos últimos años el de si Cataluña y su ciudadanía tienen el derecho a decidir y, por tanto, a convocar un referéndum de autodeterminación de manera legal. Algo que, como ha quedado más que claro en todo ese tiempo, no lo podría ser mientras no se reforme la Constitución, que no contempla la posibilidad de que un territorio del Estado pueda separarse, con lo que las instituciones judiciales y políticas deben impedir, por imperativo legal, cualquier amenaza al respecto.

Es por eso y no por cuestiones ideológicas que se dice que el Gobierno central y tribunales de Justicia, así como cuerpos policiales y fiscales, no pueden hacer otra cosa sino cumplir la Ley, ya que, si no, estarían prevaricando o incumpliendo sus obligaciones. Pero en el hipotético caso de que España finalmente autorizara en sus Cortes Generales celebrar un referéndum, como hizo el Parlamento británico con Escocia en 2014, ¿qué ocurriría? ¿Ganaría el 'sí' a la independencia?

Lo que dicen los sondeos

La mayoría de expertos y fuentes de datos corroboran que no. Para empezar, el conocido como el 'CIS catalán', el CEO (Centre d'Estudis d'Opinió), publica continuamente sus sondeos y estudios sobre el tema, preguntando a su población sobre si estarían a favor de la independencia. Sus barómetros siempre dejan claros dos resultados muy importantes: que los catalanes sí están a favor de que se pueda celebrar una consulta legal sobre autodeterminación; pero, por contra, a la hora de responder sobre qué votarían, aseguran mayoritariamente que 'no' a la independencia.

Por ejemplo, sin irnos muy lejos, su estudio de julio de este año refleja que sólo un 44,3% de los catalanes querría la independencia. A la hora de analizar políticamente este sondeo, hay dos teorías. Una, que los resultados, proveniendo de un organismo dependiente de un gobierno independentista como es el actual, sustentado por la antigua CiU -ahora PDeCAT- y Esquerra Republicana, estarían hinchados. El apoyo sería aún menor para la secesión. Y dos: otra teoría considera que el resultado estaría cocinado pero precisamente para que el Estado no tenga miedo a un resultado positivo, como ocurrió con el famoso Brexit de Reino Unido: se pensaba que ganaría de calle el 'no' a salir de la Unión Europea, y por eso no hubo miedo para convocar la consulta ciudadana.

La consulta de 2014

Sea como sea, hay precedentes. Como decíamos al inicio, el 9 de noviembre de 2014 hubo un referéndum, aunque 'light' y muy discutible en cuanto a su legitimidad de resultados. Pero éstos mostraron cómo sólo el 91% de los que votaron querían que Cataluña fuera una entidad parecida a un Estado. Pero es que sobre ese 91% de votantes, no todos dijeron que esa nueva Cataluña fuera independiente, sino también apoyaron que siguiera formando parte de España, aunque con otro estatus. De hecho, sólo el 80% de ese 91% quería la independencia plena del Estado catalán. Aunque parezca un galimatías, no lo es tanto: sino que cuando se dijo que más del 80% de los catalanes quería lograr la independencia, se manipulaban los números. Porque el 80% de los catalanes que votaron sí a la primera pregunta, forman parte sólo de un 91%. Dicho de otra manera, esa cifra debería bajar y representaban sólo el 72% de la totalidad de los que votaron.

Ridícula participación

Después hay que considerar que la baja participación desvirtuaba cualquier resultado: votaron 2.305.290 catalanes, lo que ni se acercó a la mitad de los catalanes llamados a votar, un 41%. El censo electoral estimado era de 6,3 millones porque éste se hinchó con menores de edad, de 16 y 17 años. Para hacerse una idea, el censo oficial actual sería de 5,5 millones, considerando sólo a mayores de 18 años.

En total, votó a favor de la plena independencia un total de 1.861.753 catalanes: un 29.5% del censo adulterado por la Generalitat. Incluso validando los votos de los menores de edad de entre 16 y 18 años, sólo el 32% del total estuvo a favor de la independencia.

El argumento principal usado por el Govern de entonces y el resto de fuerzas independentistas fue que como el Estado español no había permitido un formato de consulta legal, la participación y la movilización ciudadana estuvo limitada. Pero por el mismo razonamiento, la población contraria a la independencia se movilizó aún menos, ante la pantomima que supuso este falso referéndum.

Por esa razón, hay estudios que se han aventurado en dar una resultado aproximado de qué sucedería en caso de un referéndum legal al estilo escocés: entre un 40% y 45% de los catalanes, como máximo, votaría a favor de la ruptura. Otro argumento de peso que emplean partidos como IU o Podemos, que están a favor del derecho a decidir pero apuestan por la actual integridad del territorio español tal y como lo conocemos. Creen que sería mejor permitir un referéndum, esperar la derrota catalanista y así enterrar por siempre -o por décadas- un debate que desgasta a España y a su imagen internacional día tras día.

Una Cataluña independiente no pagaría las pensiones

"Si Cataluña se independiza el 1 de octubre, que nadie dude de que la siguiente será Andalucía"

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios