www.diariocritico.com

> Opinión > La Tribuna Crítica

Una Cataluña ingobernable y un bucle infinito de elecciones

lunes 04 de diciembre de 2017, 13:20h

Muchos pensarán -y no sólo los malpensados- que Rajoy tiene a Cataluña justo donde quería. Dicho de otra manera, que el presidente estará dando palmas y diciendo aquello de "me encantan que los planes salgan bien", como popularizó Hannibal del Equipo A. Cataluña, según indican la mayoría de los sondeos, como el último publicado, el oficial de CIS, será ingobernable después del 21 de diciembre.

Esto supondrá que las elecciones no valdrán para nada, que será casi imposible lograr la investidura de un president y que Cataluña se vería abocada a unas nuevas elecciones en cuanto se cumpla el plazo legal para intentar lograr formar gobierno. Y la razón está muy clara: no hay mayoría absoluta de ningún bloque, y éstos son absolutamente opuestos e incapaces de ponerse de acuerdo.

El bloque nacionalista, sumando los votos de ERC y Junts pel Catalunya, sólo conseguiría entre 57 y 58 escaños, que aunque sume de nuevo a la CUP, lo cual no está tan claro, sólo llegaría a tener 9 más, hasta los 66 o 67. La mayoría absoluta, al tener 135 escaños el Parlament, la marca el diputado 68.

Por contra, el bloque 'constitucionalista', también de dudosa amistad y capacidad de entendimiento, sólo sumaría 59 o 60 escaños, con Ciudadanos, PSC y PP.

Sólo un partido rompería esa bipolaridad del actual espectro político catalán: los 'comunes' de Ada Colau, tan ambiguos a la hora de apoyar una u otra cosa como de mojarse en política. Supuestamente no investirán a un president independentista, o eso se dijo, y buscará un Govern transveral. Esa fórmula casi imposible, ya se ha especulado muchas veces, pasaría por que se entendieran socialistas, 'comunes' y republicanos de ERC. Intentar revivir los tripartitos de Maragall y Montilla, algo prácticamente imposible.

Así las cosas, si no se consigue una fórmula que una a los suficientes diputados catalanes, habría nuevas elecciones, algo que le daría la razón y más poder a Rajoy desde Madrid, que ganaría tiempo contra el proceso soberanista, ya con todos sus líderes en prisión o a la espera de juicio. Es de suponer que en caso de unas nuevas elecciones descendería más el apoyo a los independentistas, por agotamiento, y que Ciudadanos ampliaría horizontes.

Pese a todo, no parece que una gran mayoría absoluta pueda ser alguna vez obtenida por alguno de estos bloques. Cataluña está condenada a entenderse entre no-iguales, como ocurre en la sociedad. Aparcar diferencias y sobre todo, aparcar el procés soberanista, será la única solución para un futuro de estabilidad y prosperidad para una tierra que puede y debe seguir siendo un motor económico español.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios