www.diariocritico.com

Archivada la querella por torturas de una víctima del franquismo contra 'Billy el Ñiño'

lunes 12 de febrero de 2018, 15:33h
En 1974, cuando Felisa Echegoyen tenía 26 años, fue detenida y torturada por Juan Antonio González Pacheco, alias 'Billy el Niño'. 44 años después, en los que Felisa no ha dejado de luchar por la justicia, verdad y reparación de los crímenes del franquismo, el juzgado de Instrucción nº 39 de Madrid ha archivado la querella que presentó por un delito de torturas, en un contexto de crímenes de lesa humanidad. La juez considera prescrito el delito y extinguida la responsabilidad criminal de 'Billy el Niño', en un auto que ha desatado la indignación de CEAQUA, aunque lejos de abandonar la batalla, han anunciado nuevas querellas y recursos.
Archivada la querella por torturas de una víctima del franquismo contra 'Billy el Ñiño'
Ampliar
(Foto: Amnistía Internacional)

Este digital pudo conocer el testimonio de varias víctimas de los crímenes del franquismo, entre ellas, Felisa Echegoyen, una valiente e incansable activista madrileña nacida en 1948 en el seno de una familia humilde. Tras una infancia y adolescencia marcadas por la dictadura, Felisa comenzó a militar en la Liga Comunista Revolucionaria (LCR), y posteriormente en CCOO y en asociaciones de vecinos.

Su historia se remonta al 8 de octubre de 1974. "Mi marido salió de casa por la mañana y fue detenido, así que yo estaba sola cuando llegaron por la tarde ('Billy el Niño' y 4 inspectores de la Brigada Político Social). Llamaron a la puerta, me gritaron que abriera; yo me escondí pero, al momento, tiraron la puerta abajo y entraron. Entonces empezaron a pegarme y me pusieron en la ventana; en ese momento creí que me iban a tirar. Estaba aterrorizada porque si bien 'Billy el Niño' no era un hombre de gran tamaño, imponía y daba miedo. Me llevaron a la Dirección Nacional de Seguridad donde estuve 3 días". Felisa fue detenida junto a su marido y otros 6 compañeros y compañeras. Ella fue acusada de asociación ilícita, y otros compañeros fueron acusados también de propaganda. "A mí no me acusaron de propaganda porque la había quemado y hecho desaparecer".

Felisa recuerda como una horrible pesadilla los 3 días que permaneció en la Dirección Nacional de Seguridad. "Secuestrada, sin acceso a nada y a expensas de lo que quisieran hacer conmigo. Estaba en la celda el tiempo que me dejaban, aunque apenas podía dormir porque más o menos cada dos horas, de día y de noche, me llevaban a interrogar. Los interrogatorios eran amenazas continuas, insultos, acusaciones y golpes. Me decían continuamente que todos los compañeros habían 'cantado' en mi contra. A 'Billy el Niño le gustaba humillar, y me decía que mi marido me engañaba con otras compañeras y que yo no era nadie; eso, entre porrazo y porrazo".

Los interrogatorios eran tan violentos que terminaron con Felisa en ‘estado de shock’."Cada vez que le veía me entraba un vaivén del torso hacia delante y hacia atrás y mis piernas no dejaban de temblar, así que los propios policías hacían gestos a 'Billy el Niño' para que no entrara en mis interrogatorios, y ya no volvieron a pegarme". Pese a la crueldad y violencia, Felisa no llegó a 'cantar' porque sabía que era peor hacerlo, para ella y para la Liga Comunista Revolucionaria.

De la Dirección de Seguridad Nacional, Felisa fue llevada al Tribunal de Orden Público para declarar ante el juez. "En el juicio te decían de qué se te acusaba, que en mi caso era de pertenecer a la LCR, y me dijeron que habían encontrado propaganda en el tejado de mi casa. En casa tenía, por un lado, propaganda de la LCR, que la quemé en el salón esa mañana, con lo que quedó una marca en el suelo, y, por otro lado, propaganda de otros partidos que dejé en el tejado, con la mala suerte de que me vio una vecina, que se chivó a la policía. Yo negué todas las acusaciones, pero entre el chivatazo de mi vecina y la mancha el suelo de casa, era muy evidente".

Felisa fue condenada a dos años de cárcel por asociación ilícita, aunque no llegó a entrar en prisión porque se le aplicó, como a sus compañeros, el indulto general que se decretó con motivo de la proclamación de Juan Carlos I como Rey de España. Aunque no cumplió esa condena en prisión, tuvo que pagar una fianza de 25.000 pesetas para salir en libertad provisional hasta que se celebró su juicio.

El archivo de la querella

El día 14 de noviembre de 2017, Felisa presentó una querella criminal contra 'Billy el Niño' por un delito de torturas. La jueza Belén Sánchez Hernández ha archivado esta querella al considerar que el delito de torturas se encuentra prescrito ya que no se considera un delito de lesa humanidad "al faltar el requisito de tratarse de un ataque organizado y sistemático contra un grupo de población".

El conocido como 'Billy el Niño' era un miembro destacado de la Brigada Político Social que sometió de forma sistemática y generalizada a torturas a cientos de personas por el simple hecho de ejercer oposición política al régimen dictatorial. Para la Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo (CEAQUA), "dicho extremo, en sí mismo, constituye delito de lesa humanidad, tal y como se establece en pactos y convenios internacionales y es expresamente reconocido por diferentes Tribunales nacionales e internacionales".

"Resulta sorprendente y totalmente rechazable que la jueza niegue la mayor, esto es, la represión que durante la dictadura franquista sufrieron, de forma organizada, planificada, generalizada y sistemática, todas aquellas personas que se oponían al régimen dictatorial, entre las que se encontraba la querellante. Debemos recordar que la querella criminal fue acompañada de un informe pericial, firmado por cuatro expertos en Historia, de diferentes Universidades del Estado español, por medio del cual quedaba totalmente acreditado el elemento de contexto al que hacemos mención en el apartado anterior (ataque organizado y sistemático contra un grupo de población civil)", denuncia CEAQUA.

CEAQUA tacha de "sumamente grave" esta resolución judicial que "niega que la represión ejercida por la dictadura franquista fuera constitutiva de crímenes contra la humanidad, ignorando los principios más básicos del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, del Derecho Penal Internacional e incluso de nuestra norma constitucional".

La asociación ya ha anunciado que recurrirá este auto y agotará las instancias necesarias, incluidas las internacionales porque "la impunidad mantenida en relación con los graves crímenes cometidos por la dictadura franquista no es compatible con un Estado democrático".

"Continuaremos con la presentación de querellas, con la tramitación de las ya presentadas y con nuestro trabajo, que no es otro que el conseguir el reconocimiento pleno y efectivo de los derechos humanos que asisten a la víctimas de la dictadura franquista: verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición".

- Flor y Felisa, ejemplos de la lucha contra el olvido de los crímenes del franquismo

- PP, PSOE y Ciudadanos blindan la ley de Amnistía para no juzgar ahora a torturadores franquistas

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.