www.diariocritico.com

Carboneras: si los tontos volaran

miércoles 02 de mayo de 2018, 11:57h

La falta de criterio y la capacidad de hacer siempre lo más inconveniente es cosa inherente a nuestros políticos cualquiera que sea su color, es verdad, no obstante, que en el PP hacen todo lo posible por ser los campeones: desde vicepresidentas de CCAA que, en ejercicio, mangan en supermercados -qué cutrez, por Dios- hasta este nuevo caso del que hoy hablo: un tontejal contrata a un asesino múltiple, sanguinario y sin arrepentir para que potencie la imagen de su pueblo.

Supongo que aquí es de aplicación aquello de que Para el carpintero la madera siempre es la solución y, así, Pascual Díaz Hernández, un miembro insignificante del partido Banda de Gángsters, ha llegado a la conclusión de que nada mejor que el mayor asesino de la mafia colombiana para promocionar un pueblecito hermoso, de buenas gentes y que vota mayoritariamente al PSOE, aunque gobiernan los Independientes de siempre con el PP de siempre.

Durante casi dos décadas en Colombia, los 80 y los 90, no había día en que no explotara una bomba, mataran diez policías -dos millones de pesos por tombo- o saltara por los aires algún restaurante con cincuenta comensales y el empresario que buscaban. Era la época de la guerra infame que Pablo Escobar tenía abierta con el estado colombiano y que, de alguna manera, ganó: en 1991 consiguió sustituir la Constitución y que se aprobara una nueva carta magna que prohibiera extraditar a estos perros a Estados Unidos.

Se hablaba con admiración de los capos de los cárteles, Escobar, Ochoa, Lehder, Rodríguez Orejuela, Chepe Santacruz o Pacho Herrera y nadie osaba maldecirles ni en la intimidad del hogar porque cualquier opinión disonante acababa en los oídos del implacable Patrón.

Fueron muchas las cosas que vi por entonces pero contaré solo una de mi padre: tenía una reunión en Cali con uno de sus clientes y estaba en la cola con la tarjeta de embarque preparada, a punto de acceder al avión Boeing 727-21 matrícula HK-1803 operado por Avianca y en el que también debía volar el candidato presidencial César Gaviria. Recibió una llamada notificándole que la persona con la que debía entrevistarse en Cali se encontraba indispuesta así que anularon la reunión. Mi padre abandonó la cola y regresó a su despacho en Bogotá. Similar es la historia de Gaviria.

En el avión un sicario joven, a la busca de una oportunidad de ascender en la organización, se dejó convencer por Carlos Mario Alzate Urquijo (a) el Arete (el pendiente) para llevar un maletín supuestamente con una grabadora para escuchar a dos testigos protegidos. Era una mentira, claro, ya que el sicario en ciernes iba de “suizo” que es como llamaban entonces al engañado suicida que accionaría la bomba. El Arete era uno de los hombres de Popeye.

Mi padre y César Gaviria se salvaron porque el azar así lo dispuso. Los otros 107 pasajeros murieron atrozmente, incluyendo al suizo imbécil. En España, era la una de la tarde, camino de las dos. Mi madre estaba cocinando y escuchando las noticias cuando oyó el comunicado, “...a las 7:16 de la mañana -acababa de ocurrir- ha explotado el avión de Avianca que hacía el tramo Bogotá-Cali”. Yo estaba con ella y el susto, el desmayo y la desesperación llegaron juntos y no se fueron hasta que media hora larga después conseguí localizar a mi padre que, en su despacho, ni se había enterado del atentado.

Aquella Colombia era dura, tenebrosa y muy insegura gracias a las bestialidades de un loco armado, inteligente y sin escrúpulos, Escobar, que se rodeó de personas con idénticas características y muy leales, uno de ellos fue John Jairo Velásquez (a) Popeye, un hombre muy inteligente, culto y de buena familia que ha confesado haber asesinado por su propia mano a más de 300 personas y haber ordenado el asesinato de más de 3.000. Este ejemplo de vida, este dechado de virtudes, es el celebrity que los tipejos del ayuntamiento de Carboneras, Almería, han elegido para promocionar su ciudad.

Dos preguntas solamente:

1) ¿A nadie en ese consistorio le rechina que se gaste el dinero público para pagar a un asesino?

2) ¿Cree este consistorio de energúmenos que Carboneras merecerá plata cuando reciba plomo?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Carboneras: si los tontos volaran

    Últimos comentarios de los lectores (4)

    48530 | Manuel Pascua - 03/05/2018 @ 09:46:54 (GMT+1)
    Javier, el gasto público no es solo el coste del video, su producción, el caché de Popeye o los gastos de distribución. También es gasto público los recursos que el consistorio de Carboneras ha tenido que desplegar para paliar las consecuencias de esta insensatez, horas hombre de concejales y personal administrativo, mails de desmentido o disculpa, cambios en las agendas oficiales, etc. Que un asesino que ha participado en la creación de hornos crematorios, en el asesinato de 3.000 personas por orden suya y de 350 (reconocidas por él) por su propia mano llame "Guerrero Pascual" al concejal de marras de Carboneras es ya de por sí tal lacra en el nombre, fama e imagen de un pueblo que muchos euros habrá que gastar para superar el desgaste y la fama de pro-mafiosos que la tontada va a dejar. El lumbreras que parió la idea se justifica en la COPE (más gasto público indirecto) diciendo que "Recibí los vídeos, los vi con mis camareros (¿¡!?) y uno me dice, tiene muchos seguidores, este hombre es una pasada, ponlo en tu Facebook, y así lo hice, pero desconocía quién era este hombre". De verdad, no es más tonto porque no hay moldes especiales: ¿No sabía quien era Popeye? ¿Qué sandia excusa es esa? ¿Un concejal de turismo y Nuevas Tecnologías que pone la imagen del pueblo de la que es garante y vigilante en soilfa con el primero que pasa y sin la más mínima investigación? ¿Es tonto o está vendido? Prefiero creer lo primero: un concejal bobo asesorado por "sus camareros", un hombre mediano que no hace bien su trabajo, que no es profesional y que más le valdría dedicarse al camarerato antes que a la política. Por supuesto, para él, del PP, Dimitir es una opción que no contempla porque para qué dejar el carguete si mola mucho salir en los medios, manejar dineros ajenos sin ton ni son ni sensatez y ser invitado a comer canapés en cualquier sarao de medio pelo. Eso en un consistorio cuyo alcalde ha sido inhabilitado en sentencia firme y que ayer tarde hubo de presentar su dimisión. Desde luego, Carboneras, qué mal te quieren quienes deberían cuidarte.
    48524 | Manuel Pascua - 02/05/2018 @ 19:05:30 (GMT+1)
    Por el video no has pagado, para todo lo demás master card. ¿Crees que los planes de desarrollo turístico a medio plazo son coherentes con ese video disparatado? ¿O es que no hay un plan a medio plazo? ¿Cuánto costará arreglar la imagen de Carboneras cuyo concejal de turismo ríe las gracias de un asesino que el solito ha matado la mitad que ETA y es responsable de la muerte de 3.5 veces los asesinatos de ETA? ¿Los recursos de personas y medios dedicados hoy a control de daños son gratis? ¿Es eso lo que hace un concejal de turismo y nuevas tecnologías? ¿Tan poco conocimiento tiene de la industria turística y de los riesgos de las TIC? Parece que alguien no ha entendido lo que son el turismo, las nuevas tecnologías y el presupuesto municipal. Gracias por leer y comentar.
    48522 | Manuel Méndez - 02/05/2018 @ 15:53:54 (GMT+1)
    Manuel Pascua Mejía no eres más tonto porque no te entrenas...no tienes ni zorra idea de lo que publicas..vaya un periodista.. así nos va....no se ha pagado ni un € por ese vídeo...y la Plata y el plomo te lo puedes meter por el culo...capullo
    48518 | javier pascual - 02/05/2018 @ 14:04:01 (GMT+1)
    No se ha gastado un euro de dinero público.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.