www.diariocritico.com
Espectacular estocada de Bolívar al sexto toro de la tarde.
Ampliar
Espectacular estocada de Bolívar al sexto toro de la tarde. (Foto: Plaza1)

San Isidro: interesante corrida de José Escolar aprovechada sólo a medias

Ovaciones para Fernando Robleño y Luis Bolívar en un toro y otra mala tarde de Rafaelillo

martes 05 de junio de 2018, 22:59h

En la semana de las divisas duras, que este miércoles tienen un paréntesis con la corrida de Beneficencia, José Escolar salvó los muebles, por ahora, tras los sucesivos petardos de Miura y Saltillo. No es que sus bicornes fueran paladines de la bravura y la casta, pero ofrecieron un juego interesante que no supieron aprovechar de forma total los componentes de la terna. Aunque, al menos, Robleño y Bolívar brillaron ante uno de los de su lote, mientras Rafaelillo mostró el mal momento que atraviesa.

El encierro del ganadero madrileño, mostró bella estampa con su habitual pelaje cárdeno, aunque algunos justos de presencia, sin olvidar que este encaste de Albaserrada, una especie de victorinos a la antigua, que al fin y al cabo es de donde proceden, no admite muchos kilos. En general y con los matices que se irán explicando más adelante, a la corrida, que acudió con cierta presteza al caballo aunque allí no se entregaran mucho, le faltaron sendos puntos de casta y de fuerza para haber sacado mejor nota.

De ahí que la tarde, con ser interesante, adoleciera también de un punto de emoción, aunque, eso sí, los bicornes, listos ellos, y noblotes excepto los dos últimos, no perdonaban los fallos, cual corresponde a su divisa. Claro que la emoción han de ponerla también los coletudos con su entrega y ganas de comerse al mundo. Algo en lo que, con altibajos, sí festonearon a medias Fernando Robleño y Luis Bolívar, y nada un Rafaelillo gris y desconfiado.

El madrileño fue el que cascabeleó los momentos de mayor nivel artístico ante su primero, aunque tardó más de media faena en darse cuenta de las opciones que le ofrecía el burel, no muy entregado pero noble y repetidor. Fue entonces cuando Robleño, ya con quietud y cruzándose, alumbró varias series de bellos redondos, incluso con desmayo en algunos. Había tardado tanto que sonó un recado residencial antes de que dejara un espadazo desprendido.

Todo lo cual ya no se lo permitió el quinto, que además de medir mucho y tirar hachazos al cuerpecillo de Robleño, se pasó más tiempo escarbando que embistiendo o lo que fueras aquello, y el coletudo, solvente y experto, tras intentar el lucimiento imposible lo pasaportó.

No era muy diferente la catadura del último, aunque sus problemas eran por el pitón derecho. Pero por el otro, a pesar de que iba siempre con la carita alta, permitió a un arreado Luis Bolívar, que le enjaretó de salida unas excelentes verónicas –para borrar de inmediato la mala imagen que ofreció en el tercero. Luego llegaron varias tandas de naturales largos, emotivos y muy jaleados.

Pero a aquello le faltaba macicez para calar en la parroquia, sin que por ello haya que olvidar cómo el colombiano se atracó con una de las mejores estocadas de la feria. En el tercio de banderillas, brillaron con los palos Miguel Martín y Fernando Sánchez y en la brega Gustavo García ‘El Jeringa’.

Un Bolívar muy diferente, toreando fuera de cacho y ayuno de confianza, había defraudado con el segundo. Claro que el que más dejó que desear fue el otrora aguerrido y valentísimo Rafaelillo, que como había demostrado dos días antes con la miurada, anduvo desconfiado con los de su lote, mansotes aunque manejables, a los que el murciano se habría comido en otras ocasiones.

FICHA

Toros de JOSÉ ESCOLAR: justos der presencia, excepto los dos últimos, con trapío: noblotes en general, excepto los peligrosos 5º y 6º; todos flojos. RAFAELILLO: sllencio; silencio. FERNANDO ROBLEÑO: ovación tras aviso; silencio. LUIS BOLÍVAR: silencio; ovación tras dos avisos. Plaza de Las Ventas, 5 de junio, 29ª de Feria. Dos tercios de entrada.

Crónica del festejo anterior

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios