www.diariocritico.com

Futuristas

viernes 23 de noviembre de 2018, 12:37h

Nunca se vio un Gobierno tan corto de presente y tan largo de futuro. Está basado en una facción parlamentaria tan escasa y unas alianzas circunstanciales tan imprecisas que es incapaz de aprobar unos Presupuestos Generales para el próximo ejercicio cuando solo falta un mes para concluir el año. Sus ministros circulan con cara de exministros rectificando errores o disculpando sus evasiones fiscales. Las fechas electorales se barajan cada día por los analistas como el horóscopo de los astrólogos de las páginas de pasatiempos de los periódicos. Es un Gobierno carente de raíces de estabilidad porque nació de un compromiso negativo para desplazar a un adversario sin ningún programa convenido para sustituirlo, salvo la promesa incumplida de llamar a los ciudadanos a las urnas.

Este panorama de provisionalidad contrasta espectacularmente con sus pretensiones de inquietar a los ciudadanos con proyectos fuera de su alcance. Es sintomático su empeño de desenterrar a los muertos sin saber dónde podrá volver a enterrarlos o a organizar campeonatos mundiales para el año 30 sin haber hablado con las federaciones de futbol correspondientes. Pero las anécdotas se convierten en algo más que tropezones cuando pretenden alterar las previsiones energéticas o el ritmo de programación de las plantas industriales. Se le ocurre a este Gobierno de pitiminí que no debe prolongarse la vida útil de los reactores nucleares que operan en España de modo que el parque sea clausurado antes de 2030. No se sabe con qué va a sustituirlos ni a qué precio, ni qué generadores estables de energía se proponen que no dependan de la meteorología o de la importación de energía extranjera para paliar el déficit de producción nacional, cuando se sabe que la vida útil de estas centrales se puede alargar más allá de cuarenta años siguiendo los requisitos del Consejo de Seguridad Nuclear. Estos propósitos de desperdiciar las inversiones realizadas por gestores anteriores más preparados y calculadores que esta tropa de aficionados encaramados en responsabilidades de Estado, son señales de hasta donde serían capaces de arruinar el nivel de vida de los españoles si estos visionarios permaneciesen mucho tiempo en el poder.

Cumplida la descarbonización total y mal vista la combustión de petróleo nos encontraremos con la potencia industrial reducida al giro quijotesco de los molinos de viento. ¿Pero qué producción industrial se puede esperar de un país que renuncie por adelantado a la evolución de la las fuentes de energía en competencia con el resto del mundo? La producción de vehículos también está puesta en cuarentena por estos futuristas que cuentan con los automóviles eléctricos rodando por todos los caminos a un coste indefinido, surtidos por una red de suministros extendida por todos los terrenos, inclusive las explotaciones agrícolas, los barcos de pesca y los transportes pesados. Estos creyentes en que el progreso es una visión ideológica y no el desarrollo tecnológico planificado económica y científicamente, lanzan sus predicciones caprichosas desde la resonancia que les proporciona el altavoz administrativo en que se encuentran circunstancialmente, sin miedo al impacto deprimente que causan sus ocurrencias en el mercado real del trabajo, como condenar el diésel o estrechar las calles. Son dignos émulos de aquellos que fueron capaces de llevar a la penuria a una nación con las mayores reservas petrolíferas en la edad de oro de los motores de combustión.

El presidente Sánchez declara que “mi intención de llegar a final de legislatura será acortada” pero sigue fantaseando sobre el futuro mientras sus aliados y sus colegas le están pidiendo que marque la hora del final del partido. Sus presupuestos no van a ser aprobados ni por el Senado ni por el Congreso pero, tampoco gustan ni a la Comisión Europea, ni a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Industrial, ni al Fondo Monetario Internacional. Con tan poca capacidad de convicción para hacer las cuentas del año próximo ¿Cómo se atreve a divulgar fantasías futuristas?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios