www.diariocritico.com

Violencia y odio son su premisa

Para ETA no hay Navidad

Para ETA no hay Navidad

El explosivo del lunes estalló en la parte trasera de las oficinas del partido socialista en la población de Balmaseda, cerca de la ciudad portuaria de Bilbao, dijo una vocera de la policía. La policía dijo que había evacuado a residentes de casas vecinas luego que la organización de ayuda en las carreteras DYA recibió una llamada de una persona que habló en nombre de la ETA.

La banda terrorista no respetó las fiestas de la Navidad e hizo estallar a última hora de la noche del 24 una bomba que no causó heridos, solo daños materiales.

La bomba de cinco kilos (11 libras) dañó las oficinas del gobernante partido Socialista en la población de Balmaceda en la región vasca una hora después que las autoridades recibieron una llamada de advertencia del grupo separatista armado ETA, dijo el martes un funcionario. No se informó de heridos.

La explosión, ocurrida poco después de las 9:00 de la noche del lunes, coincidió con el tradicional discurso de vísperas de Navidad del rey Juan Carlos en el cual el monarca convocó a la unidad de los partidos políticos a fin de combatir el terrorismo.

El Partido Socialista y el Partido Popular, el principal de oposición, han ofrecido distintos planes para combatir a la ETA, una organización armada que ha matado más de 800 personas desde que inició su lucha por la independencia de la región vasca desde fines de la década del sesenta. Los miembros de la ETA querrían crear una patria que una un área del norte de España con otra del suroeste de Francia.

El explosivo del lunes estalló en la parte trasera de las oficinas del partido socialista en la población de Balmaseda, cerca de la ciudad portuaria de Bilbao, dijo una vocera de la policía. La policía dijo que había evacuado a residentes de casas vecinas luego que la organización de ayuda en las carreteras DYA recibió una llamada de una persona que habló en nombre de la ETA.

La explosión ocurrió cuando familias y amigos se reunían en diferentes partes de España para celebrar la Navidad. A las 21.08 horas, en el momento en el que el Rey Juan Carlos pronunciaba su discurso navideño y apelaba a unidad contra el terrorismo, se produjo una fuerte explosión en la casa del pueblo ubicada en la Calle de la Estación que pudo ser escuchada a varios kilómetros de distancia, aunque muchas personas la confundieron con cohetes navideños.

La consejería vasca de interior confirmó que el artefacto era similar al que estalló el pasado día 16 en los juzgados de paz de Sestao y contenía 5 kilos de un explosivo aún sin determinar con temporizador.

La deflagración respetó la fachada de la sede socialista pero arrasó su interior. También reventó ventanas, cristales, persianas y mobiliario, desencajó puertas y provocó grietas y caída de techos en numerosas viviendas cercanas a la casa del pueblo. Una mujer fue atendida de una crisis nerviosa pero no hubo heridos.

Ante el temor a que ETA pudiera haber colocado más artefactos, la ertzaintza mantuvo el cordón policial durante toda la noche y no lo levantó hasta que terminó de peinar la zona afectada.

Terror en Navidad

Los daños sufridos en el interior de 16 viviendas obligaron al desalojo temporal de sus inquilinos. Sin tiempo a sentarse a disfrutar de la cena de Nochebuena, los cerca de 30 vecinos abandonaron su hogar con lo puesto y expresaron su «hartazgo» ante lo ocurrido.

«No respetan ni la Navidad. Ha sido terrible. Podíamos haber muerto todos», dijo un vecino. Al lado, su mujer abrazaba a un hijo de corta edad y denunciaba que «sólo saben hacer daño. Han sido las navidades más tristes de mi vida y esto no se olvidará fácilmente».

Su vuelta a casa dependerá del informe de habitabilidad que elaboren los técnicos.

El ayuntamiento, con el alcalde del PNV Joseba Zorrilla al frente, se puso en movimiento de inmediato y ofreció a los afectados pernoctar en un hotel. Los técnicos aprovecharon las primeras luces del día de Navidad para evaluar daños e intentar paliar con la mayor celeridad posible las consecuencia del ataque terrorista. Las víctimas directas buscaron el cobijo de familiares y amigos en un intento de amortiguar el dolor en fiestas señaladas.

La Casa del Pueblo objeto del atentado fue visitada por decenas de vecinos que, en corros, se felicitaban por la «suerte» de no lamentar «más daños que los materiales». Hasta el lugar se acercaron el presidente del PNV, Iñigo Urkullu y el portavoz del PSE, Rodolfo Ares.

Condena

A mediodía se reunió la junta de portavoces de Balmaseda que aprobó un comunicado de condena que fue leído por el alcalde, Joseba Zorrilla. Además de expresar la «solidaridad y apoyo» a las víctimas, el consistorio señaló que «quienes representamos al pueblo en el ayuntamiento de Balmaseda condenamos rotundamente el atentado que los terroristas de ETA han cometido en nuestra villa».

El ayuntamiento convocó a los vecinos a concentrarse en silencio, a la siete de la tarde, ante el consistorio para expresar el rechazo a ETA y el apoyo a sus víctimas.

El Gobierno vasco denunció que ETA «y quienes siempre ponen la violencia por encima de la razón y el pensamiento de la libertad» decidiera en Nochebuena «sembrar el terror, el miedo, la intimidación y la amenaza que expanden la bombas y terrorismo callejero». El gobierno Ibarretxe reconoció que «las palabras son débiles» para expresar «el sentimiento de indignación y repulsa» para las acciones violentas. «Simplemente baste decir que dan asco», señaló el Ejecutivo autónomo, para quien «el universo es que hallan comprensión los autores de estos actos es tan escaso que no entra ni un sólo rayo de la ilusión y esperanza que este pueblo tiene para que Euskadi se desarrolle en paz, libertad y democracia».

El portavoz del PSE, Rodolfo Ares envió un mensaje a la ciudadanía para que «tenga la seguridad de que quienes cometen esta barbarie y estos atentados serán perseguidos y puestos a disposición de la justicia para que respondan de todos sus crímenes» y atribuyó el atentado a «unos terrorismo sin alma» que han aprovechado «una noche muy especial».

El presidente del PP en Vizcaya, Antonio Basagoiti señaló que ETA demuestra que «es lo peor de lo peor» porque «hasta los peores guerrilleros, terroristas o mercenarios respetan la Nochebuena cosa que ETA y su entorno no son capaces de respetar».

La izquierda abertzale, a través de sus diferentes siglas (Batasuna, EHAK o ANV) guardó, una vez más, silencio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios