www.diariocritico.com
Arbolito de Navidad

Arbolito de Navidad

En vísperas de Navidad es necesario referirnos a ese arbolito universal que en estos días fulgura lleno de luces en miles de hogares en todo el mundo, para celebrar, junto a la réplica de un pesebre, el nacimiento del Redentor de la humanidad.

El arbolito de Navidad, en diversos tamaños y colores, con distintos adornos, guirnaldas y luces, alegra el interior de casas, centros comerciales, escuelas, calles y plazas, como un símbolo de unidad bajo un mismo sentimiento de paz, amor y felicidad… que lamentablemente no llega a todos los planos de la vida.

En la vida de nuestro país, mientras el presidente por una parte pregona ser un hombre democrático y de convicciones cristianas, por otro lado ataca, ofende, descalifica e insulta a quienes se oponen a sus proyectos o difieren de sus criterios.

Mientras en las entrevistas con corresponsales de la prensa extranjera declara que en Ecuador existe “absoluta libertad de prensa”… en cambio, cuando se refiere a los medios de comunicación, señala que son “una porquería”, y que están manejados por grupos de “mafias” y “bestias salvajes”.

Mientras en sus campañas electorales ofreció impulsar una mayor participación ciudadana… en el ejercicio de su Gobierno sus partidarios, y garroteros aliados, dan “su merecido” a quienes se desvían de los mandatos gubernamentales.

Mientras hace alarde de querer mejorar los servicios de salud, educación y vivienda… por otra parte ataca los esfuerzos de diversas organizaciones ciudadanas y municipales que han logrado eficazmente sustituir al Estado central, que abandonó tales servicios o los presta en forma deficiente.

Mientras por una parte dice aumentar el nivel de vida de los ecuatorianos… en la realidad, junto a sus asambleistas propios y arrimados, impulsa un régimen de enfrentamientos sociales y de exacción para deteriorar la vida de quienes con honestidad, esfuerzo y sacrificio han logrado algún grado de comodidad y seguridad familiar.

Es importante en estos días de Navidad recordar que el mensaje de Jesús sustituyó las normas de violencia anteriores que disponían cobrar “ojo por ojo, diente por diente y fractura por fractura”... dando desde entonces un ejemplo de vida fundamentado en la paz, el amor, la humildad, el perdón y el respeto al prójimo, que están simbolizados en el pesebre del nacimiento... y no en la materialidad que muchos ponen en el arbolito de Navidad.

Artículo publicado en el diario ecuatoriano HOY , tomado con la autorización de su autor, el abogado Vladimiro Álvarez Grau. Catedrático, Jurista, ex Ministro de Gobierno, ex diputado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios