www.diariocritico.com

Mientras el mundo cambia

lunes 04 de marzo de 2019, 09:32h

Con ocasión del Mobile World Congress, la atención de los medios se centra en las novedades de la tecnología móvil. El protagonismo del Congreso fue para el 5G que llegará a los teléfonos este mismo año. Sin embargo, conforme la tecnología ocupa un lugar cada vez mayor de nuestro tiempo, hay quien promueve lo contrario. Entre los expositores del MWC había una empresa española, Mobile Free Life, ofreciendo cursos a las empresas acerca de cómo utilizar menos el teléfono móvil. De paso promueven una nueva edición del “día mundial sin móvil” que se celebra cada 15 de abril.

En el otro extremo están los buscadores de un nuevo unicornio tipo Apple o Facebook. Las plataformas de crowdfunding surgidas por primera vez en 2011 y que permiten participar en proyectos desde cantidades muy modestas, atraen cada vez a inversores más jóvenes que han crecido con el uso de aplicaciones de todo tipo. No son pequeñas las cantidades que se levantan en rondas de crowdfunding, que según algunas estadísticas promedian desde 2011 un importe cercano a los 700.000 euros. Hay casos singulares como el que en 2016 fue capaz de levantar 1 millón de libras en 96 segundos. El número de inversores entre 18 y 24 años que invirtieron en proyectos de todo tipo a través de Crowdcube, una de las más conocidas, se ha cuadriplicado desde 2016, y la suma invertida por este segmento de edad se ha quintuplicado, desde los 380 euros a casi 2.000 euros.

Gran parte de las iniciativas que se financian son de tecnología, aunque las hay de todo tipo. El London Stock Exchange, creó hace más de dos décadas el AIM (Alternative Investment Market) para pequeñas compañías con fuerte potencial de crecimiento. Hoy son más de 900 empresas las que lo conforman para las que se ha levantado financiación por más de 112.000 millones de libras.

De las empresas de tecnología, una buena parte ponen su atención en la inversión. WSJ titulaba estos días: “Los bancos están pagando cacahuetes por los depósitos. Los robo advisors están pagando tipos más altos”. Los gestores automatizados ponen el foco en una de las fuentes de rendimiento tradicional de los bancos, el pasivo que no remuneran. En EE.UU. están ofreciendo a los ahorradores más de un 2% anual comparado con el 0,10% que pagan los bancos tradicionales. Eso sí, se traslada al ahorrador la responsabilidad de conocer las garantías con las que cuenta su depósito. ¿Protección legal? Hay una parte de experimentación permitida por el regulador y otra parte a la que sencillamente no llega. ¿Acaso los jóvenes inversores en crowdfunding saben cómo y cuándo van a recuperar su dinero? La tecnología es un facilitador, pero esperar que se nos ofrezca la seguridad del pasado con lo atractivo del futuro es pecar de iluso. La Inteligencia Artificial abarata el acceso a modelos de inversión a ahorradores que por volumen no podían aspirar a contar con asesoramiento. Un asesor humano puede cobrar entre un 1% y un 2%, mientras que el robot cobra un 0,25%.

Estos cambios ayudan a explicar porque la banca mundial cotiza tan por debajo de su valor en libros. No sabemos si un día se invertirá la ecuación y el asesoramiento humano será más barato, pero cuando se pronostica un Coeficiente Intelectual de 10.000 para los robots en 30 años…

Y así, mientras el mundo cambia, los bancos centrales se centran en apoyar a los bancos tradicionales. ¿Lo hará el BCE esta semana? Parece que todavía no, pero más LTROS parecen inevitables. Como con Mobile Free Life, siempre hay alguien en el otro extremo.

José Manuel Pazos

Consejero Delegado del Grupo Omega Financial Partners
www.omegafinancialpartners.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.