www.diariocritico.com

A tres años de la tragedia

Cientos de personas marcharon por las víctimas de Cromañón

Cientos de personas marcharon por las víctimas de Cromañón

Cientos de personas, marcharon de Plaza de Mayo a Plaza Miserere, luego de que el cardenal Bergoglio oficiara una misa en la Catedral de Buenos Aires en homenaje a las 194 víctimas fatales del incendio de Cromañón, ocurrido hace tres años.
Terminado el oficio religioso, sobrevivientes de la tragedia, amigos y familiares de los fallecidos se concentraron en Plaza de Mayo junto a cientos de jóvenes que a las 20.15, marcharon a Plaza Miserere, en el barrio porteño de Balvanera, donde funcionaban las instalaciones del boliche donde ocurrió el siniestro.

En la iglesia fueron más los adultos -padres, madres y parientes cercanos de los fallecidos-, pero en la marcha predominaron los jóvenes que encabezaron la columna, que se encaminó al "santuario de los pibes de Cromagnon" con una bandera argentina con fotografías de las 194 víctimas fatales.

Las imágenes de los chicos muertos se repitieron en las remeras y en los carteles que llevaron sus padres y sus compañeros que, antes de salir para Miserere, escucharon a la presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, y a una de las integrantes de la Asociación Ex Detenidos y Desaparecidos de la éltima Dictadura Militar, quienes apoyaron la manifestación.

"A tres años de la masacre, Cromagnon sin justicia se suma a nuestro dolor", dijo Cortiñas y le pasó el micrófono a uno de los voceros del Movimiento de Padres de Cromagnon que en un extenso documento, rememoró a tragedia, repudió la excarcelación de Omar Chabán y exigió "juicio y castigo ejemplar para los responsables del incendio" de hace tres años en la calle Bartolomé Mitre.

Unas horas antes, y a poco meses de comenzar el juicio oral, el cardenal Jorge Bergoglio pedía "justicia transparente" para juzgar la tragedia, en una breve homilía que dio en la Catedral Metropolitana.

El pasaje del evangelio elegido para el oficio fue el relato de la orden del rey Herodes de matar a Jesús recién nacido, figura que el cardenal utilizó para establecer un paralelo con la tragedia y hablar de "las madres de los chicos asesinados".

"Herodes fue uno de los tiranos en la lista de los que usan a los chicos como carne de cañón para sus propios intereses", dijo.

"Esta figura me hace pensar en nuestros hijos, los que están y los que no están y en los intereses escondidos, cómplices de esta tragedia", continuó el prelado y mencionó "el llanto de los padres, que no llegó a toda la ciudad, que no se contagió por falta de solidaridad".

Bergoglio, que en ningún momento mencionó nombres, aludió "a la poca compasión de una Buenos Aires que todavía no lloró la tragedia, una ciudad egoísta y que quizás lo único que atina a decir es `gracias a Dios que a mí no me tocó’" y pidió para que la urbe "llore y tenga hambre y sed de justicia".

Una vez terminada la ceremonia, el cardenal y otros sacerdotes salieron a las puertas de la catedral y saludaron personalmente a los familiares de los muertos en la tragedia de hace tres años que en su mayoría, se dispusieron a marchar a Plaza Miserere.

Llegaron alrededor de las 22 y se ubicaron en el santuario, donde el Movimiento de Pdres de Cromagnon repitió el pedido de justicia y descubrió tres murales que hicieron sobrevivientes y familiares cercanos a los jóvenes muertos.

Un soporte de piedra con 194 estrellas; una esfera partida en dos, con ángeles hechos en yeso y zapatillas de distintas tallas (símbolo de los chicos que no pudieron salir y murieron en el local); y un cartel que reza "ni olvido ni perdón" son las tres obras con las que los jóvenes recordaron este domingo a los compañeros fallecidos.

Una de las primeras en llegar al santuario fue la madre de David Chaparro, Miriam. "No veo la hora de que llegue el juicio -afirmó la mujer-, porque entonces se van a saber muchas cosas y los responsables, van a pagar con la cárcel".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios