www.diariocritico.com

Cayetana, Grande de España

jueves 16 de abril de 2020, 19:22h
El PP está perdido y aproando a estribor. La corriente moderada que les quedaba en activo se ha rendido en silencio a los ultramontanos y solo se salva Feijóo a pesar de los zarpazos para derrocarlo.
Cuantos intentaran recentrar el partido; cuantos buscaran una aproximación a la moderación, han sufrido muertes políticas repentinas y hasta candidatos bien apreciados como Alfonso Alonso han sido sustituidos por ultracerriles como Carlos Iturgaiz.
La otra parte moderada, la de los últimos de Rajoy, dejó la política cuando Casado Blanco, el hombre con la ideología en los apellidos, entró como elefante en cacharrería cortando pies, manos y cabezas a todo pepero dialogante o con planteamientos no belicosos y alejados de la política trincherona.
Casado, un hombre con más carencias que tenencias, es el hombre de paja ideal para las mentes ultras pero bien pertrechadas que le acompañan, circundan y cercan desde FAES, Aznar en la sombra.
Cayetana Álvarez de Toledo es un buen ejemplo: es como cien veces más inteligente que su "jefe", como dos mil veces mejor oradora, sus títulos universitarios son de verdad, ha publicado libros en inglés y español, y ha leído mucho, tanto que hace creer a su pupilo que él manda y decide y hasta tiene ideas, como la del reciente nombramiento de Enrique Timmermans como su Jefe de Gabinete, decidido y ordenado por ella mientras convenció al chico que había sido él.
Cayetana es la cabeza pensante y visible del grupo pro Abascal que le come la oreja al hombre sin criterio: pin parental, 155 permanente, detención de Torra, Sánchez caca... no son ideas del chico con barbita; lo son de FAES y Vox y las implementa ella, Richelieu sin Luis XIII.
Ahora, cuando más unidad necesitamos, Cayetana ha tomado los mimbres rectrices del partido y cada mañana, tarde y noche le da a su pupilo un potito con vitamina Ultra y enriquecido con PSOE-Fobia.
El interés de este PP-Faes no es España, al menos no como la entendemos la mayoría de ciudadanos incluyendo los moderados del PP. Este PP, en manos de un mesías comprado en el chino, hará lo que sea necesario y tan sucio cuanto la opinión pública se lo permita, para lo único que quiere: recuperar el poder que, en su concepción de la política, les pertenece. Y si de paso encuentran en esta pandemia la venganza contra el PSOE por el 11-M, miel, hojuelas y de postre obleas.
La gran esperanza blanca sería Feijóo, pero tiene bastantes problemas que lo tienen atado en su feudo y los del PP genovés no quieren verlo por Madrid ni en pintura; mejor, se dicen, que siga allá así sea a costa de quitar las siglas del PP de todo anuncio oficial y de prohibir soto voce que el chico de la barbita aparezca por Galicia ni a merendar.
Ahora el mundo entero atraviesa esta pandemia atroz que, muy posiblemente, se llevará por delante a casi todos los presidentes del mundo y el bebé de Cayetana llegará a Moncloa, guatepeor para todos.
La cosa es que Casado lo lograría exactamente igual si en lugar de dar patadas contra los muebles decidiera arrimar el hombro, ayudara a crear un clima más tranquilo y apoyara las medidas antipandemia que se están implementando desde el gobierno y que, dicho sea de paso, son las mismas que tomaría él, el mismo hombre que el día 5 de marzo aconsejó oficialmente a los españoles seguir con la normalidad de sus vidas y que hoy se mesa las barbas porque se autorizó el mitin de Vox.
Y es que para comportarse con altura histórica se necesitan varias cosas de las que este hombre carece: preparación, empatía social, lecturas e independencia intelectual.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios