www.diariocritico.com

Es inminente una renovación total del equipo de Gobierno

Renuncia de Velasco abre un paréntesis de crisis

Renuncia de Velasco abre un paréntesis de crisis

A las 20:30 horas del jueves, un emocionado Belisario Velasco oficializó lo que durante esa tarde había corrido como un secreto a voces: su renuncia al Ministerio del Interior.

La decisión la informó a la Presidenta Michelle Bachelet durante una extensa reunión que sostuvieron en la tarde.

"Días atrás sentí que había cumplido una etapa en el Ministerio del Interior y, por esos mismos días, la Presidenta señaló que iba a iniciar un segundo tiempo. Tuvimos una reunión muy grata, en la cual le manifesté mi renuncia indeclinable al cargo de ministro del Interior y, dadas las características, fue aceptada", señaló el renunciado en el Patio de los Cañones.

A renglón seguido, en una escueta declaración, el ex jefe de gabinete agradeció la confianza que en él depositó la Jefa de Estado al nombrarlo el 14 de julio de 2006 en reemplazo de Andrés Zaldívar.

"Traté de hacerlo lo más eficiente posible y de entregar experiencia y buen sentido en la causa que ella tan dignamente preside. Estoy muy agradecido de la Presidenta, de la gente que trabajó conmigo. Sólo tengo palabras de agradecimiento, me voy tranquilo, contento por lo que he hecho, pensando siempre que podría haber hecho más", señaló.

La dimisión no resultó sorpresiva, pues Velasco era considerado un nombre fijo para salir en un cambio de gabinete. Sin embargo, el modo no era el que había diseñado la mandataria. En rigor, Velasco se marginó por una serie de situaciones vividas en las últimas semanas.

La gota que rebalsó el vaso se produjo el miércoles 2 de enero, cuando trascendió que el ministro no participó en el comité político donde Bachelet aprobó la decisión de financiar Transantiago con un préstamo del BancoEstado, pero sí asistió el ministro portavoz, Francisco Vidal.

Algo parecido ocurrió en diciembre, cuando tampoco estuvo en el almuerzo que la Presidenta ofreció a los periodistas de La Moneda y donde tradicionalmente asiste el comité político.

Si bien al asumir Vidal en la Segegob, el 5 de diciembre, Velasco advirtió que la dirección política seguía en Interior, con el correr de los días se le hizo claro que el "empoderamiento", como se dice en palacio, lo tenía Vidal. Esto fue paulatinamente alejando a Velasco.

Su renuncia se produjo en medio de la agudización del conflicto indígena, tras la muerte del estudiante mapuche Matías Catrileo Quezada en un enfrentamiento con Carabineros. El hecho inclinó la determinación que Velasco venía analizando hace varios días y que el jueves evaluó con su asesor jurídico Exequiel Silva antes de hablar con la Presidenta.

Bachelet, luego de aceptar la renuncia, se reunió con el ministro portavoz, a quien comunicó que como ministro del Interior suplente (figura legal que se utiliza cuando un secretario de Estado dimite) asumía el subsecretario Felipe Harboe.

De esta forma, la Jefa de Estado tiene más tiempo de analizar quién será su próximo jefe de gabinete, pues requiere un dirigente políticamente fuerte, capaz no sólo de ordenar y coordinar al comité político, sino que también de no verse sobrepasado por Vidal, salvo que haya un paso de éste a Interior.

Vidal dijo ayer que él no se haría cargo de "ninguna especulación", pues la labor que ha realizado como vocero "es la tarea encomendada por la Presidenta y se acabó".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios